El congreso. 
 El bello Polisario     
 
 Arriba.    12/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

12/12/76

EL CONGRESO

EL BELLO POLISARIO

La Bíblia en pasta ha sido el congreso del PSOE, sólo en pòsters, 800.000 pesetas, y había

todo tipo de florituras de consumo político: que si un llavero con «Pablo», que si una insignia

damasquinada con la rosa y el puño, que si libros, que si revistas, ¡una preciosidad, vamos! Si

Pablo levantara la cabeza, a lo mejor decía aquello de: «Mi casa es un templo de política,

etcétera», luego se comentaba mucho también aquello de que «Felipe, de cerca, defraudaba»,

y que no era tan «Nadiusko» como en las fotos.

A Felipe le salió un «rival-beaute», que era el del Frente Polisario, a decir de muchas era un

«bombón» y le decían eso de «quítate del sol del Sàhara que los bombones al sol se derriten»,

y es que después de la experiencia Sandokán, las mujeres han socializado el piropo, que ya

era hora. También hubo pitorreo sobre una mujer: «La Sarita Montiel», que aunque pretendía

haberse socializado, dio risas, y fue cuando se leyó su nombre entre un grupo de

personalidades que se solidarizaban con el Congreso, entre Lain Entralgo y Lola Gaos, Sarita

«sex-simbol», «sex-socialista» provocó el jolgorio.

Por lo demás, los de «Cambio» andaban a lo Woodward y Bernstein, con gran «suite»

alquilada en primera planta, que parecian «talmente» sacados de un tapiz persa. Comentaron

algunos socialistas de porque el hotel les había tratado divinamente y que estaban muy

contentos. Incluso se habían repartido cafès gratis a la llegada. En cambio, creo que la «turista-

viuda-rubia y normalmente americana» estaba dispuesta a echarse al monte de

indignación. Más de una frívola comentaba que la fiesta de >Felipe> había estado mucho mejor

que la de «Blas».

 

< Volver