XXVII Congreso del PSOE. 
 Hacia una nueva estrategia del socialismo  :   
 El margen de credibilidad del Gobierno ha aumentado (Felipe González). 
 Arriba.    07/12/1976.  Página: 12-13. Páginas: 3. Párrafos: 27. 

XVII Congreso del PSOE

Hacia la nueva estrategia del socialismo

«El margen de credibilidad del Gobierno ha aumentado» (Felipe González)

«El Gobierno y la oposición van a encontrarse» (Willy Brandt)

«El margen de credibilidad del Gobierno Suárez ha aumentado», manifestó el primer secretario del

PSOE, Felipe González, durante su discurso en el XXVII Congreso del Partido Socialista Obrero

Español. Felipe González dejó entrever una nueva estrategia del socialismo al proponer un compromiso

constitucional que una o las fuerzas de la oposición.

Al Congreso, que se realiza en perfecto orden y con una destacada organización, asisten tres mil personas,

entre delegados, invitados extranjeros, observadores y Prensa. Entre las personalidades asistentes al acto

de apertura, durante el cual se dirigieron a los congresistas, cabe destacar la presencia de Willy Brandt,

François Mitterrand, Pietro Nenni, Olof Palme y Michael Foot.

Por otra parte, Willy Brandt mantuvo ayer una rueda de Prensa en la que subrayó que «estoy seguro que

el Gobierno y la oposición van a encontrarse.»

GRUPOS POLÍTICOS

XXVII Congreso del PSOE

HACIA UNA NUEVA ESTRATEGIA DEL SOCIALISMO

«El margen de credibilidad del Gobierno ha aumentado» (Felipe González)

MADRID. (De nuestra Redacción.)—«El margen de credibilidad del Gobierno Suárez ha aumentado en

función de su aproximación, aunque sea en los niveles verbales, a la terminología y a las concepciones de

la propia oposición democrática, y en función de su capacidad de ofrecer un proyecto político concreto»,

dijo ayer en su discurso el secretario general del PSOE, Felipe González, ante más de tres mil personas,

entre delegaciones internacionales, federaciones y militantes socialistas, que asistieron al acto de apertura

del XXVII Congreso del Partido Socialista Obrero Español, en el salón Dos Castillas, del hotel Meliá

Castilla.

El salón central del Congreso, con capacidad para dos mil personas, estaba totalmente lleno en la sesión

plenaria. Socialistas jóvenes y viejos aplaudían la llegada de los líderes del socialismo europeo y de otros

continentes. Aplausos y gritos de ¡Willy, Willy!, ¡Palme!, ¡Nenni!, se entremezclaban con ¡Viva el

socialismo!, ¡UGT! y ¡Socialismo es libertad!

Reflejo de la importancia de este Congreso fue la presencia de más de 150 periodistas, entre españoles y

extranjeros, y la televisión de varios países.

Una gran pancarta en la que se leía; "Socialismo es libertad-XXVII Congreso-PSOE" presidía la tribuna

en la que estaban los miembros de la comisión ejecutiva; Felipe González, Alfonso Guerra, Guillermo

Galeote, Manuel Turrión, Enrique Múgica, Alfonso Fernández, Luis Yáñez y Nicolás Redondo.

Apertura del Congreso

Después de unas palabras de salutación a los congresistas a cargo de Alfonso Guerra y del miembro del

Comité Provincial de Madrid del partido Eduardo Perrera se leyó el dictamen de la ponencia de la

comisión de credenciales para dar cuenta de las delegaciones presentes. En ese momento se pasó a

nombrar la Junta presidencial del Congreso, que quedó constituida de la siguiente forma; presidente,

Ramón R u b i al; vicepresidente, Gregorio Peces Barba; vicesecretario de actas, Sócratas Gómez y

Matías Camacho; primer secretario de notas, José López López; segundo secretario de actas, Emilio

Bargón. Seguidamente, y a propuesta de un congresista, se guardó un minuto de silencia por todos los

muertos en lucha por la libertad.

A continuación de las intervenciones de Willy Brandt y Olof Palme, se dio cuenta de la lista de asistentes

de las agrupaciones internacionales, que representaban a los partidos socialistas de los siguientes países:

Alemania, Argentina, Austria, Bélgica, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Holanda,

Inglaterra, Irlanda, Israel, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza, Venezuela, Rumania,

República Dominicana, Turquía, Uruguay, Yugoslavia, Argelia, Cuba, Guinea Ecuatorial, Méjico y

Panamá. También asisten miembros del Parlamento Europeo, Internacional de Juventudes Socialistas,

Frente Polisario y Organización para la Liberación de Palestina. Asimismo, se recibieron telegramas de

adhesión de Japón y Marruecos.

Intervención de Willy Brandt

La primera intervención fue la del presidente de la Segunda Internacional Socialista, Willy Brandt, quien

comenzó su intervención saludando, en nombre de su partido, a los congresistas presentes, «En vosotros,

compañeros y amigos —anadió Brandt—, se concentran en este momento muchas esperanzas y

expectativas, las cuales significan, al mismo tiempo, una grave e histórica responsabilidad, a saber: la

responsabilidad de colaborar, sin traumas ni rencores, en la construcción de una España democrática

como parte integrante e irrenunciable de una Comunidad de Estados Europeos. Europa os espera.»

"Sin la participación de un gran partido socialista, sin el Partido Socialista Obrero Español —dijo más

adelante— no se alcanzará una paz duradera en lo político y en lo social, que, como muy bien sé, tanto

anhelan la mayoría de los españoles. Por esta razón no me parece exagerada que la opinión pública de

España y de Europa considera vuestro Congreso como un acontecimiento histórico. Con este Congreso

comienza un nuevo capítulo de la historia política de España. Comienza a hacerse realidad política

concreta el proceso de democratización de España.

Por último, el ex canciller alemán afirmó que "para nosotros el principio de solidaridad internacional que

sentimos en estos momentos con especial intensidad hacia vosotros, no es instrumento de manipulación o,

incluso, de supremacía de un partido hermano sobre otro. En la misma medida en que el socialismo

democrático rechaza tajantemente la existencia de una meta, considera el valor propio y la autonomía de

cada partido como una cualidad inalienable". "En el difícil camino hacia la libertad y la democracia —

concluyó— podréis contar con nuestra inquebrantable solidaridad."

Olof Palme

A continuación intervino el presidente del Partido Socialdemócrata Sueco, Olof Palme, quien manifestó

su profunda emoción por encontrarse por primera vez en España, y que se celebre el Congreso

abiertamente. "La defensa de la democracia —añadió— nos une a todos los socialistas democráticos del

mundo; para nosotros la democracia es una cuestión de dignidad humana."

A lo largo de la intervención del líder socialista sueco fue muy ovacionado. Finalmente, Olof Palme dijo

que "España es una parte integrante de Europa» y Europa necesita de España. Ahora lo que hay que hacer

es derribar definitivamente las murallas políticas y sociológicas.

Discurso de Felipe González

Seguidamente tomó la palabra el secretario general del Partido Socialista Obrero Español, Felipe

González, quien señaló la importancia que para el socialismo y para España tiene que se celebre, después

de cuarenta y cuatro años, un Congreso en el interior. Asimismo, el secretario general del PSOE dijo que

el objetivo del partido es la conquista de la libertad, de un régimen democrático—añadió—que el actual

panorama sociopolítico está configurado por el creciente deterioro económico, la evasión de capitales, la

corrupción, la intranquilidad social, las presiones de la ultraderecha y el deseo de libertad constante y

pacíficamente manifestado por el pueblo.

Por otra parte, Felipe González analizó la actual crisis por la que atraviesa Coordinación Democrática,

como una crisis de adaptación. Después, y refiriéndose al PSOE, dijo: "Nuestra tarea es seguir luchando

por la libertad. El PSOE está dispuesto a negociar con el Gobierno el proceso de tránsito a la democracia»

pero no puede negociar con el Gobierno los objetivos democráticos. Como fórmula para resolver el

proceso constituyente de una manera posible con otros grupos, el PSOE propone un compromiso

constitucional con objeto de aunar las fuerzas de la oposición para garantizar la liquidación de los

residuos autocráticos."

El secretario general del PSOE, analizó la situación económica social por la que atraviesa España, y

señaló los objetivos del PSOE y la importancia que tiene una reforma fiscal profunda para sacar adelante

la economía española. Finalmente, Felipe González pidió a los militantes del partido un estricto

cumplimiento de la disciplina y reafirmó la creencia del socialismo democrático en el sufragio universal

como expresión de la voluntad popular.

Pietro Nenni

La sesión de tarde empezó a las cinco con la lectura del segundo dictamen de la Comisión de

Credenciales que dio fe de la asistencia de más delegaciones. A continuación tomó la palabra para saludar

al Congreso Pietro Nenni, presidente del Partido Socialista Italiano, quien, después de transmitir un

fraternal saludo al Congreso en nombre del PSI, se refirió a los acontecimientos en España durante y

después de la guerra civil, y dijo: "Están detrás de vosotros cuarenta años de clandestinidad política, de

cárcel, de exilio y, para algunos, de vacío político, pero la palabra socialista no ha dejado de romper

nunca el silencio impuesto." Nenni fue ovacionado en varias ocasiones a lo largo de su discurso. Al final

de la misma, y de manos del primer secretario del PSOE le fue entregada una efigie de Pablo Iglesias.

Previamente, Pietro Nenni había hecho entrega al presidente del Congreso, Ramón Rubial, y a Felipe

González de sendos ejemplares de su obra " España".

Michael Foot

Después de la intervención de Nenni, lo hizo el ministro inglés y jefe del Partido Laborista inglés,

Michael Pool. El líder inglés dijo que, "a pesar de no saber hablar el castellano como Felipe González, yo

hablo la lengua del socialismo democrático". Después se extendió en analizar la estrategia de los

movimientos izquierdistas, rogando porque "no se cometiesen los mismos errores de los años treinta".

Seguidamente intervinieron los representantes de los Partidos Socialistas de Austria, Bélgica, Venezuela,

Portugal y Holanda, representada por la secretaria del Partido Socialista Holandés, Ina Vanden Heuvel.

Se produjo a continuación la intervención del representante del Partido Laborista de Israel, y, en ese

momento, la delegación de la Organización para la Liberación de Palestina abandonó la sala,

acompañados por los representantes de Frente Polisario y del Frente Nacional de Liberación Argelino,

que volvieron a la sala cuando finalizó el discurso de Izhak Ben Aharon.

Mitterrand

Finalmente intervino François Mitterrand, que recibió una gran ovación. El socialista francés dijo que

"todavía hay Pirineos, pero, si queréis, podemos franquearlos por el camino de las ideas comunes". En sus

palabras destacó la solidaridad del socialismo francés con el español y la certeza de que España puede

volver a Europa de la mano de la libertad y el socialismo.

Segunda jornada

(De nuestra Redacción.)—La segunda jornada del XXVII Congreso del Partido Socialista Obrero Español

(PSOE) se caracterizó por la celebración, a puerta cerrada, de reuniones por comisiones para estudiar las

distintas ponencias presentadas al Congreso.

Esta misma tónica de estudio de las ponencias a puerta cerrada continuará durante la jornada de hoy,

hasta que el día 8 se celebre la jornada pública de clausura.

Las ponencias que fueron objeto de estudio en la jornada de ayer trataron de política, nacionalidades,

organización y estatutos; política internacional, formación y documentación, información. Prensa y

propaganda; administración sindical y una última que trata varios temas como emigración, política

agraria, situación de la mujer en la sociedad actual, política municipal y programa económico social.

Fue aprobada la gestión de la Comisión Ejecutiva del Partido Socialista Obrero Español desde el anterior

Congreso con una abstención, según el comunicado distribuido a primera hora de la tarde de ayer por este

partido.

En informe de dicha gestión fue defendido por el primer secretario del PSOE, Felipe González Márquez,

tras lo cual se sometió a un turno de crítica entre los militantes, en el que intervinieron once de las

cincuenta delegaciones presentes.

La aprobación se hizo por unanimidad con una abstención, y fue seguida de los aplausos de los delegados

puestos en pie, a los que correspondieron los miembros de la ejecutiva.

 

< Volver