La Vanguardia Española. 
 Definiciones y indefiniciones socialistas     
 
 El País.    10/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La Vanguardia Española

Definiciones e indefiniciones socialistas

El congreso del PSOE ha terminado con la elección de Felipe

González como secretario general, con la recomendación de la llamada «abstención activa» curiosidad

semántica que se va difundiendo en los comunicados, y, final pero decisivamente, el anuncio de que «la

participación del PSOE en cualquier tipo de elecciones se hará por decisión del comité nacional del

partido». Si el PSOE decide participar, concurrirá «con listas propias o individualizadas».

La curiosidad que durante estos días había, lo señalamos ya, consistía en ver qué clase de socialismo iba a

prohijar el PSOE en su versión «renovada».

Las divisiones en el socialismo español son algo poco menos que crónico, y en la República y durante la

guerra civil tuvieron sin duda enorme trascendencia. A la República le faltó una participación más activa,

eficaz y responsable de un partido socialista que, recogiendo las aspiraciones y las energías de las clases

trabajadoras, consolidara las instituciones y evitara lo que con la guerra fue ya primero proliferación del

anarquismo y luego sustitución por el comunismo.

Un socialismo indefinido es un socialismo dividido. Y un socialismo dividido es un socialismo débil, que

deja un hueco políticamente incómodo para los países, salvo donde la mayor parte de los trabajadores

están detrás del partido, como en Gran Bretaña. Alemania manta Federal y Suecia, Ahí hay socialismo de

gobierno (...)

Barcelona, 9 de diciembre

 

< Volver