Autor: Valverde, Alberto. 
   Sahara: la ONU ratifica de hecho el acuerdo de Madrid     
 
 Informaciones.    05/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

SAHARA: LA O. N. U. RATIFICA DE HECHO EL "ACUERDO DE MADRID"

* LA CUARTA COMISIÓN APROBÓ LA RESOLUCIÓN PRO MARROQUÍ Y LA

RESOLUCIÓN PRO ARGELINA, A PESAR DE SER CONTRARIAS

* LA POSICIÓN DEL BLOQUE SOCIALISTA Y DE LA C.E.E. FAVORECIÓ LA TESIS DE

MARRUECOS

NACIONES UNIDAS, 5. (INFORMACIONES, por Alberto Valverde.)

EN dos decisiones contradictorias, la IV Comisión de las Naciones Unidas ratificó ayer de hecho el

«acuerdo de Madrid» sobre el Sahara, firmado en Madrid el pasado 14 de noviembre por España,

Marruecos y Mauritania, al tiempo que dio la razón a Argelia para seguir considerándolo nulo e

inexistente. La citada Comisión de la Asamblea General decidió aprobar finalmente los dos proyectos de

resolución, contrarios, en una sesión vespertina en la que se llegó a la sorprendente conclusión gracias a

un complicado sistema de votaciones y de cuestiones de procedimiento.

Aun así, la resolución «africana» o pro argelina, consiguió el respaldo de una mayoría de votos (84 a

favor, tres en contra y 42 abstenciones), pero sin lograr impedir que el proyecto tunecino, que defendía la

tesis marroquí o del «acuerdo de Madrid», fuera también aprobado por 48 votos a favor, 32 en contra y 52

abstenciones. De esta forma, la cuestión saharaui queda zanjada a nivel diplomático internacional, pero

sólo para abrir paso a la serie de acciones políticas, económicas y bélicas que, según se predice en medios

de la O. N. U., se sucederán desde hoy en el territorio.

La cuestión saharaui, con sus dos resoluciones, va ahora al Pleno de la Asamblea General, donde los

países africanos y Argelia pueden intentar un mecanismo de bloqueo de la resolución tunecina. Este

consistiría en obtener primeramente un voto de procedimiento previo que convirtiera el tema del Sahara

en «cuestión importante». Si la moción se aprueba, la resolución definitiva deberá obtener mayoría de dos

tercios. Existen indicaciones de que Argelia piensa intentar esta estrategia la próxima semana.

ESPAÑA

España, que como potencia administradora ha comenzado a desmantelar sus instalaciones en el territorio

y cuya salida de hecho se da por segura para antes de una semana, votó a favor de la resolución pro

marroquí, mientras se abstuvo en la africana. Ambas resoluciones contemplan una similitud en el espíritu

o doctrina para la descolonización, hablando del principio de libre determinación de los saharauis, pero

sus modalidades prácticas son tan distintas que el resultado final es contrapuesto. La diferencia central -

según un análisis de las resoluciones - se sitúa en la forma de consulta de la población y en el lugar donde

recae la responsabilidad de celebrar tal consulta o referéndum. La tunecina «pide» a la Administración

temporal (Marruecos, Mauritania y España) que celebre tal consulta «en presencia de un observador de la

O. N. U.», mientras la africana o pro argelina» pide» a la potencia administradora (España) que lleve a

cabo, inmediatamente, tal referéndum, en colaboración de las partes interesadas (lo que incluye a Argelia)

y con asistencia del secretario general de la O. N. U. y el «Comité de los 24» o de Descolonización.

RESPALDO AL ACUERDO DE MADRID

Según diplomáticos expertos en descolonización, no cabe duda que después de las decisiones

contradictorias de ayer, la IV Comisión y la O. N. U. no han hecho más que legalizar en alguna forma la

instauración de una administración temporal en el Sahara sin establecer una forma concreta o mecanismo

exacto de control internacional del territorio o de las acciones y decisiones que allí se adopten una vez

España se haya retirado oficialmente del Sahara el próximo 28 de febrero. En tal sentido, cabe interpretar

la adopción de las dos resoluciones como una «victoria» de la tesis de los países firmantes del «acuerdo

de Madrid». Si bien es cierto que se continúa sin despejar la incógnita de lo que ocurrirá en el futuro en la

región. Al contrario, la puerta se ha dejado abierta para que Argelia, la gran perjudicada de hecho,

emprenda un camino diverso del entendimiento diplomático con el apoyo y justificación de más de la

mitad de la comunidad internacional.

EL BLOQUE SOCIALISTA SE ABSTUVO

Pero un examen de los votos expresados ayer sobre las dos resoluciones permite comprobar que Argelia

no cuenta con el apoyo claro del bloque socialista ni soviético, que, según expresó anoche un diplomático

relacionado con la cuestión, «abandonó» el barco africano y argelino en el momento en que más

necesitaba su respaldo. Tanto la Unión Soviética como una mayoría de países socialistas (con excepción

de Cuba) se abstuvieron en la votación segunda sivos, Gran Bretaña (que lue quí, permitiendo su

aprobación.

LA C. E. E., A FAVOR DE MARRUECOS

Similares combinaciones de votos fueron realizadas por los países europeos pertenecientes a la

Comunidad Económica, cuyo cómodo voto favorable a ambas resoluciones (a pesar de ser contrarias)

permitió a la más débil contar con los «síes» que le hacían falta para superar a los «noes».

La maniobra de los países de la C. E. E. fue doble en favor de Marruecos. En la sesión de la mañana,

cuando se esperaban los dos votos decisivos, Gran Bretaña (que luego se abstuvo en la votación de la

resolución marroquí en defensa de su tesis gibraltare-ña), bloqueó una eventual victoria argelina al

solicitar la suspensión de la sesión «ante la ausencia de instrucciones de su Gobierno».

 

< Volver