España mantendrá una representación consular cuando conluya nuestra presencia  :   
 El secretario general del Gobierno, llamado a Madrid para recibir instrucciones. 
 Informaciones.    05/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ESPAÑA MANTENDRÁ UNA REPRESENTACIÓN CONSULAR

CUANDO CONCLUYA NUESTRA PRESENCIA

EL AAIUN; 5. (CIFRA.)

UNA misión especial española permanecerá de manera continua en el Sahara cuando

España dé fin a su presencia en el territorio. La delegación tendría rango consular y a su frente

quedaría un alto funcionario de la actual Administración española en el Sahara.

EL SECRETARIO GENERAL DE GOBIERNO, LLAMADO A MADRID PARA RECIBIR INSTRUCCIONES

Relacionado con este y otros temas, ha sido llamado a Madrid el secretario general del Gobierno, coronel

Rodríguez de Viguri, que se cree traerá instrucciones concretas sobre medidas adoptadas una vez cese

nuestra presencia.

La próxima semana quedará ya reducida al mínimo la administración española y únicamente

permanecerán algunos funcionarios en sus puestos, reagrupados en torno a la Secretaría General.

Con vistas a esta presencia española, se comenta en círculos generalmente bien informados que el

periódico «La Realidad» volverá a salir a la calle en idioma trilingüe»: español, hassania y árabe marroquí

Con idéntico criterio Iberia no suspenderá sus vuelos regulares que se cubrirán vía Canarias.

Para la última fase de salida del territorio, determinadas unidades administrativos funcionarán a «larga

distancia», desde Las Palmas, donde se están instalando ya algunas oficinas que sirvan de enlacé con El

Aaiún.

«Permaneceremos aquí mientras Roma no diga lo contrario», ha dicho monseñor Erbiti, prefecto

apostólico del Sanara. «Si el territorio conserva su unidad, nuestra prefectura podrá continuar como hasta

ahora; caso contrario, puede ser disuelta y anexionada a las partes interesadas.» (Nvakchott, en su zona

sur, y Rabat, en la norte.) En todo caso, la decisión de Roma aún está por pronunciarse, y monseñor Erbiti

continúa en su iglesia de El Aaiún.

El último punto de partida de las fuerzas españolas será Villa Cisneros, que con El Aaiún reúnen las

mejores condiciones para su embarque, y se espera que dentro de dos semanas hayan salido la mayoría de

las unidades militares que tienen punto de destino en la Península. A algunos de los soldados de

reemplazo, próximos a licenciarse, se les está concediendo un permiso ilimitado.

SUMISIÓN Y EXILIOS

En la capital del Sahara se mantiene la misma situación de días pasados; grupos de saharauis siguen

dando conformidad a la presencia marroquí: un grupo integrado por 63 nativos han salido en un avión

militar de transporte tipo «Hércules» con dirección a Marruecos para participar en una peregrinación a La

Meca, días antes de que comience la pascua musulmana. Entre los. asistentes figuran los alcaldes de El

Aaiún y de Smara y el señor Abdel-hi Uld Side ein Hamed.

Otros han abandonado desconfiados el territorio, como el secretario general del P.U.N.S. señor Duhe

Sidma, del que se dijo que se había trasladado al sur con su familia, aunque posteriormente se ha sabido

que se encuentra en Las Palmas trabajando de practicante en una clínica.

De acuerdo con el plan de ayuda que España presta a la población saharaui, ayer mañana se inició la

distribución de alimento para la población nativa, especialmente aceite, arroz y harina. La Administración

marroquí ha distribuido también comida y algunos productos alimenticios, llegados por avión.

En los barrios altos de la ciudad se han cometido pillajes y numerosos robos en viviendas de españoles,

rompiendo cristales y violentando cerraduras, y han desaparecido considerables cantidades de dinero v de

enseres domésticos, a pesar de la vigilancia armada española en las calles. También se han denunciado la

desaparición de algunos saharauis con significación política, que se dice han sido secuestrados.

Según fuentes saharauis, miembros de la representación marroquí han sido asistidos en el Hospital

Provincial de El Aaiún por personal nativo, pese a los rumores que aseguran que en Smara su

comportamiento con la población nativa ha podido ser excesivamente duro.

5 de diciembre de 1975

INFORMACIONES

 

< Volver