Sahara. 
 La ONU ha sido incapaz de resolver el problema     
 
 Informaciones.    11/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

SAHARA

LA O.N.U. HA SIDO INCAPAZ DE RESOLVER EL PROBLEMA

* LA ASAMBLEA GENERAL APROBÓ LAS DOS RESOLUCIONES CONTRADICTORIAS

* EL BLOQUE SOCIALISTA APOYO ESTA VEZ LA POSICIÓN ARGELINA, PERO LOS

PAÍSES DE LA C.E.E. FAVORECIERON LA TESIS MARROQUÍ

NUEVA YORK, 11. (Corresponsal de INFORMACIONES.)

LA O.N.U. ha sido incapaz de solucionar el problema del Sahara. La Asamblea General ha aprobado las

dos resoluciones contradictorias y ha puesto punto final a la cuestión. La ratificación por la Asamblea de

las dos resoluciones presentadas por su IV Comisión - la considerada pro Argelia y la defendida por los

firmantes del Acuerdo de Madrid - abre las puertas a que Marruecos y Mauritania sustituyan a España en

el territorio, mientras da pie a Argelia y al Frente Polisario a que pasen a la acción para oponerse a los

propósitos de sus dos países vecinos.

Esta conclusión, sin precedentes en la historia de descolonización mundial, fue posible quizá ante la

división radical de los países africanos, al apoyo decidido del occidental al Acuerdo de Madrid, a la

indecisión en un primer momento del bloque socialista y, sobre todo, a la determinación del Gobierno

español de abandonar el territorio a la mayor brevedad posible. Todo este conjunto de circunstancias hizo

que sorprendentemente los 144 países de la comunidad mundial apoyaran por 88 votos a favor, ninguno

en contra y 41 abstenciones la resolución proargelina favorable a la libre determinación del pueblo

saharaui (vía referéndum); luego ratificaban por 56 votos a favor, 42 en contra y 34 abstenciones la

manera de descolonizar, organizada por el Acuerdo de Madrid, suscrito el pasado 14 de noviembre entre

España, Marruecos v Mauritania.

El hecho de que la segunda resolución, que en su texto «toma nota» del repetido acuerdo tripartito, prevea

una forma indeterminada de consulta a la población por Marruecos y Mauritania, se entiende dentro de

una dinámica de bloques perfecta, en la que sólo fue excepcional la excisión del bloque árabe-africano en

el cual los intereses ideológicos y los económicos - estratégicos se partieron en dos bandos, con gran

regocijo de ciertas potencias. La Unión Soviética, que en primer momento titubeó y se abstuvo en la

disputa, comprendió ayer la situación y, tras una explicación incoherente de su cambio de voto, se inclinó

del lado argelino. El bloque socialista le siguió, pero fue insuficiente para compensar los cómodos votos

de la C.E.E. repartidos para ambos, los del continente hispanoamericano, orientados por Madrid, y los de

los países árabes moderados en favor de Marruecos.

Para modificar este escenario establecido de antemano de nada sirvieron las últimas noticias que llegaban

ayer a las Naciones Unidas sobre la deteriorización real de la situación dentro del territorio, el aparente

cerco de fuerzas del Frente Polisario a unidades del Ejército marroquí en la ciudad sagrada de Smara y las

denuncias argelinas de que su país se estaba llenando de refugiados saharuis en los últimos días,

obligando a la intervención desde hoy del alto comisariado de las Naciones Unidas. Un nuevo forcejeo

verbal entre Marruecos y Argelia sobre estas acusaciones y sobre la división de lealtades de la Yemaa,

contemplada como cauce consultor de la población nativa en el Acuerdo tripartito de Madrid, se produjo

también ayer antes de las votaciones, pero no inclinó la balanza.

Una última cuestión permanece inconclusa en todo el problema: la resolución proargelina, aprobada ayer

por mayoría de votos, contempla en su texto la alternativa de que las Naciones Unidas se sigan ocupando

de la suerte del territorio en la sesión del próximo año de su Asamblea General Desde el punto de vista

normativo, el problema del Sahara continúa y la única duda es si Marruecos y Mauritania conseguirán

acallarlo. Si no lo logran será España, como potencia colonial, quien acarree las responsabilidades.

INFORMACIONES

11 de diciembre

 

< Volver