Sahara. 
 Declaraciones del señor Martín Gamero     
 
 Informaciones.    05/01/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

DECLARACIONES DEL SEÑOR MARTÍN CAMERO

El ministro de Información y Turismo, don Adolfo Martín Gamero, concedió una entrevista al periódico

marroquí «al Alam», del Partido En Istiqlal, cuyo texto es el siguiente:

- ¿Cómo definiría el segundo Gobierno Arias: de apertura o de transición?

- Más importante que identificarlo, de entrada, como segundo Gobierno Arias, es el hecho de que este

Gobierno sea el primero de la Monarquía, encarnada en el Rey Juan Carlos I, con todo lo que semejante

primogenitura comporta de promesa y compromiso históricos. Por lo demás, creo que los términos

«apertura» y «transición» no se contraponen. Estamos abriendo un camino político para transitar por él de

acuerdo con el rumbo trazado por la declaración programática en la que se estableció la línea de actuación

que este Gobierno se propone seguir.

El señor Fraga ha condenado a los «extremistas de un lado y otro . ¿Hasta qué punto los inmovilistas

amenazan el programa del nuevo Gobierno?

- Supongo que usted quiere decir que los inmovilistas son extremistas comparables a los revolucionarios:

aquéllos, por defecto, y éstos, por exceso de movimiento A buen seguro, unos y otros constituyen un

estorbo en toda sociedad Jurídicamente organizada, en cualquier Estado de Derecho. Pero lo importante,

en el caso español, es que nuestro ministro de la Gobernación (Interior) haya manifestado que la ley será

aplicada sin excepción a quienes pretendan infringirla y perturbar el orden, vengan de donde vengan, y lo

más importante, a fin de cuentas, es que el primer Gobierno del Rey Juan Carlos I no sea inmovilista,

como ya lo ha comprobado todo el mundo, dentro y fuera de España.

EL «PARLAMENTO DE PAPEL»

- Algunos de sus colaboradores han calificado a la Prensa como un «parlamento de papel». ¿Cómo

entiende la función de la Prensa en el desarrollo político de un país?

- No se habría dicho de la Prensa que es el «cuarto poder» si no tuviera, como tiene, una intervención

decisiva en la vida pública, y yo no seria ministro de Información si no creyera, como creo, en la

magnitud de su misión social, que, dicho sea de paso, estoy dispuesto a favorecer y estimular El papel de

la Prensa es esencial en el desarrollo político como reflejo precisamente de un contraste de pareceres, que

constituye el mejor exponente de que ese desarrollo político se produce. A este respecto debo decir que

los medios informativos españoles han sabido estar, en esta hora crucial de nuestra patria, a la altura de su

honroso y difícil cometido.

ESPAÑA ISRAEL

- Se habla mucho del probable establecimiento de relaciones diplomáticas entre España e Israel. ¿Cuáles

son las perspectivas?

- Este es un tema de la competencia del ministro de Asuntos Exteriores. Pero, de todos modos, la última

información que poseo al respecto es que se han desmentido categóricamente unos supuestos y recientes

contactos del señor Areilza con alguna relevante personalidad israelí, en Suiza.

ESPAÑA-MARRUECOS

- Las circunstancias no le han permitido hablar de sus gestiones en pro del entendimiento hispano

marroquí. Sin embargo, todos sabemos que su labor ha sido inmensa, ¿Cuáles son sus impresiones al ver

que estamos al borde de una nueva era de la» relaciones bilaterales?

- Tarde o temprano, en la Historia sólo triunfa lo auténtico, y la autenticidad de marroquíes y españoles,

en su trato común y reciproco, tiene su mejor expresión en la certera sentencia de Su Majestad el Rey

Hassan II en el sentido de que ambos pueblos «están condenados a entenderse». Por supuesto, este

entendimiento no va, ni tiene que ir, contra nadie, sino al contrario, contribuye a la paz y estabilidad de la

región, de acuerdo con los principios y recomendaciones de la O.N.U. y con la propia vocación

internacional de Marruecos y España.

- ¿Cual es su opinión sobre el comportamiento de la Prensa marroquí en torno a las relaciones hispano-

marroquíes?

- No miremos al pasado, y, por otra parte, sepamos distinguir el periodismo de la propaganda. De cara al

futuro, el comportamiento de los medios de comunicación social, tanto marroquíes como españoles, será

decisivo para robustecer los vínculos de comprensión, amistad entendimiento y cooperación.,

- ¿Cómo va la realización de los acuerdos conténtelos en la declaración de Madrid del 14 de noviembre

de 1975?

- Teniendo en cuenta que desde la fecha de esa declaración han ocurrido grandes acontecimientos en

España (la muerte de Franco, la entronización del Rey, la formación del primer Gobierno de la

Monarquía, etc.), es explicable que ciertos aspectos de aquellos acuerdos no se hayan materializado ni

ritmo que todos deseábamos. Ahora, estoy seguro que será cuestión de pocas semanas.

- El presidente El Fassi había dicho desde los años sesenta que una vez solucionado el problema del

Sahara se abriría un sinfín de posibilidades de cooperación entre nuestras naciones, a causa de las

afinidades existentes entre nuestros miedios. ¿Cuál es el peso de esas afinidades en la concretización del

entendimiento hispano-marroquí? ¿Cuáles son las perspectivas?

- No cabe duda que las afinidades étnicas, espirituales y culturales componen una sólida trama, sobre la

cual se han tejido, a lo largo de muchos siglos, unos lazos permanente e inmarcesibles por encima de

fugaces desavenencias familiares y vecinales. Gracias a Dios, estos vínculos de hermandad y solidaridad

han resistido a los cambiantes fenómenos superficiales de la política, porque a una y otra orilla de un mar

que no nos separa, población, vivienda, urbanismo, paisaje, arte y cultura, expresan una evidente

continuidad: España guarda entrañablemente muchos valores árabes e islámicos, del mismo modo que

Marruecos está impregnado de tradiciones ibéricas. Pero ahora, además de los afectos que existen,

tenemos que promover intereses comunes, siguiendo la pauta marcada por Su Majestad Hassan II en el

sentido de que la cooperación hispano - marroquí no debe tener más límites que los de nuestra ambición.

Yo estimo que las perspectivas son inmensas si sabemos poner nuestros esfuerzos materiales al nivel que

suelen alcanzar las efusiones líricas y sentimentales. Hemos tenido poetas, literatos e incluso científicos

comunes. Ya va siendo hora de que también tengamos en común hombres de negocios, industriales y

técnicos hispano-marroquíes, sin olvidar, desde luego, a intelectuales y profesores.

5 de enero de 1978

3

 

< Volver