AP enjuicia la declaración del Gobierno. 
 El proyecto de constitución debe salir de las Cortes     
 
 Ya.    20/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

YA

INFORMACION NACIONAL

AP ENJUICIA LA DECLARACIÓN DEL GOBIERNO

EL PROYECTO DE CONSTITUCIÓN DEBE SALIR DE LAS CORTES

Su preparación no es función del Gobierno Elecciones municipales sin improvisaciones La devaluación

no ha ido acompañada de todas las medidas complementarias aconsejables Peligro de que la inversión

privada siga estancada por falta de estímulos a los empresarios y de alicientes para el ahorro Falta de

concreción sobre la política de precio y rentas.

La Junta Directiva Nacional de Alianza Popular, a la vista de la declaración programática del Gobierno, y

después de considerar los ampliaciones facilitadas por la presidencia y otros miembros de la misma, ha

hecho pública la siguiente exposición de sus puntos de vista:

A) En lo relativo a política de reforma constitucional, Alianza Popular entiende que, decidida la

elaboración de una nueva Constitución, no es función del Gobierno la preparación del proyecto, sino que

éste debe ser hecho por las propias Cortes, a través de una comisión especial, que podría ser incluso una

comisión mixta de senadores y diputados. El Gobierno representa a una coalición electoral que ha

obtenido la tercera parte de los sufragios emitidos. No le corresponde, por lo tanto, tan sólo "oír"

oficiosamente a los demás partidos para pretender interpretar así "aspiraciones mayoritarias", ni

acrecienta la credibilidad democrática del proyecto la intervención de una selección, siempre discutible,

de especialistas. Las Cortes, sobre todo en materia constitucional, pueden y deben ejercer tu propia

iniciativa, y e1 grupo parlamentario del Gobierno puede usar de las mismas oportunidades que los demás.

B) En cuanto a la institucionalización de las regiones, la declaración del Gobierno coincide básicamente

con el programa de Alianza Popular. Debe quedar bien claro, no obstante, que las autonomías regionales

deben ser instituidas sobre la base de una ley general de regiones, al servicio de la unidad nacional de

España, desde el principio de igualdad y solidaridad entre aquéllas, sin privilegios para nadie y

excluyendo todo desenlace federalista.

C) Sobre las elecciones municipales, entendemos que fue un error el aplacamiento de las mismas, y que si

han de celebrarse sobre nuevas bases, ha de ser sin improvisaciones, es decir, conociéndose la totalidad

del nuevo texto articulado de Régimen Local y la normativa electoral aplicable, con pleno respeto, entre

tanto, a las actuales corporaciones.

D) Las ideas básicas expuestas en materia de política exterior con aceptables. Conviene hacer, sin

embargo, algunas puntualizaciones. No se ve, por ejemplo, razón alguna para reducir el debate

parlamentario al tema de la NATO. Lo que el Gobierno debería ofrecer es un debate general sobre

política exterior, se estima imprescindible un amplio debate sobre las negociaciones con las comunidades

europeas. Y en relación con el tema de Gibraltar, Alianza Popular pide la seguridad de que el "status quo"

en la zona, que en definitiva consiste en la estricta aplicación del Tratado de Utrecht, no sea alterado

mientras no cambien efectivamente las razones que llevaron a su establecimiento.

Medidas económicas

En cuanto al programa económico, todo juicio sobre el mismo—señala Alianza. Popular—no podrá ser

cabalmente formulado hasta que efectivamente, se conozcan en su integridad las medidas que proponga el

Gobierno. A reserva, pues, de emitirlo en su momento, deben señalarse ahora algunas preocupaciones.

1.º La tardanza en la adopción de medidas determinadas por una excluyente atención a1 problema

electoral, que ha dado lugar a que se agravara la situación y a una fuerte sangría de divisas, que en los dos

últimos meses ha supuesto una pérdida de reservas del orden de los 1.300 millones de dólares. Nos hemos

visto obligados a una devaluación que no ha podido ser acompañada simultáneamente de todas las

medidas complementarias aconsejables.

2º. El riesgo de que las medidas que se adopten recaigan inmoderadamente sobre la clase media y

trabajadora, habida cuenta que la prioridad dada a la política recaudatoria y el control fiscal de que

aquellas clases son objeto pueda desencadenar graves consecuencias sobre su capacidad adquisitiva y de

ahorro.

3°. El peligro de que la inversión privada siga en una situación de estancamiento por falta de estímulo a

los empresarios y de alicientes para el ahorro, especialmente para el pequeño y mediano. Debe pensarse

que sólo por el camino de tales inversiones se afrontará verdaderamente el problema del paro, al que las

obras públicas sólo darán soluciones coyunturales.

4.° La omisión de referencias concretas al sector agrario, cuya crítica situación es bien patente, que

aminore el fuerte déficit de la balanza comercial en dicho sector y eviten que resulte penalizado por la

devaluación.

5º. Le conveniencia de que la claridad y seguridad jurídica presidan la institución del delito fiscal.

6º.Que los nuevos medios administrativos que se habiliten puedan, ser excesivamente costosos, que sea

escaso el tiempo para su preparación o que puedan representar una duplicidad técnica de medios ya

existentes.

7º. La falta de concreción, aunque se trate de una primera declaración de Gobierno, en cuanto a la política

de rentas y precios se refiere, que es clave para poder combatir la inflación.

8.º La falta de una política de contención y racionalización del gasto publico, de suerte que el sector

público sea el primero en dar ejemplo de austeridad.

9 ° La ausencia de toda referencia al fundamental problema de la productividad y del fomento de la

competencia.

Alianza Popular, que adopta una actitud constructiva y de colaboración para la solución del problema

económico de España, espera finalmente que puedan cumplirse las ayudas apuntadas a la pequeña y

mediana empresa y a los trabajadores modestos y en paro, que deben constituir la primera prioridad en las

actuales circunstancias.

 

< Volver