Un porcentaje para meditar     
 
 Informaciones.    24/10/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

UN PORCENTAJE PARA MEDITAR

CIERTAMENTE que invita a meditación, nada superficial, el bajo porcentaje de votantes registrado en

las elecciones municipales barcelonesas por el tercio familiar. Días antes de los comicios, algún periódico

catalán efectuó unos cálculos estimativos para precisar, aproximadamente, el porcentaje de votantes que

acudiría a ´.as urnas, especulando con los dos factores favorables, con respecto a las últimas elecciones

municipales, de que éstas se celebraran en día laborable y participaran las mujeres casadas La previsión

de un porcentaje oscilante entre el 30 y el 40 por 100 no ha sido válida, pues el número de votantes, según

datos no oficiales, apenas ha rebasado el 20 por 100 del censo.

A las normas del muy comentado decreto del Ministerio de la Gobernación regulando el procedimiento

electoral en lo que al tercio familiar se refiere cabe atribuír una parte importante de lo motivación del

absentismo registrado en Barcelona, y que puede ser un anticipo de lo que sucederá en Madrid y en el

resto de España. No cabe apuntar la esperanza de que tales normas sean modificadas por tria de urgencia,

pues, entre otras razones, quedarían los electores barceloneses en una situación de injusto trato. No

vemos, por otra parte, procedimiento hábil e inmediato para estimular al electorado a fin de que acuda en

mayo" número a emitir su voto en las próximas lomadas electorales.

Debemos preguntamos cuáles son los reates motivos que hayan aconsejado modificar las normes que

estaban vigentes cuando hace seis años se celebraran las ultiman elecciones municipales No tenemos

motetas de que en ellas se registraran desordenes, desorbitadas actuaciones de tos candidatos o señalados

quebrantos legales que llegaron a una nueva normativa Se produjeran tan sólo las incidencias propias de

toda elección a la que concurren, en sana competencia, ciudadanos revestidos de su calidad de candidatos

que luchan por un puesto.

Mas no sólo es atribuible al decreto regulador del procedimiento electoral el absentismo registrado en

Barcelona. Busquemos, además, otras misiones, guisa mas profundas como, por ejemplo, el escaso papel

que at concern corresponde a las Corporaciones Municipales, donde él cargo electivo esta supeditado, o

en trunca servidumbre al cargo por designación directa. En el caso concreto de Madrid y Barcelona. por

sus características de régimen especial la figura del concejal está muy desdibujada y es lógico que no

despierte interés en los electores, que tn su versión de vecinos de una ciudad saben lo poco que podrá

hacer por ellos desde el Ayuntamiento El concejal municipal hoy en muchos casos, es, como alguien lo

definiera castizamente, «un representante del Municipio en precisiones y verbenas.

 

< Volver