Garicano Goñi: Normalidad absoluta en toda España durante la jornada electoral de ayer  :   
 Sólo una nota luctuosa se produjo en Valladolid, donde un candidato murió arrollado por el tren cuando recorría los Colegios. 
 ABC.    18/11/1970.  Página: 25-26. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

ABC. MIERCOLES 18 DE NOVIEMBRE DE 1970.

GARICANO GOÑI: «NORMALIDAD ABSOLUTA EN TODA ESPAÑA DURANTE LA

JORNADA ELECTORAL DE AYER»

Sólo una nota luctuosa se produjo en Valladolid, donde un candidato murió arrollado por el tren cuando

recorría los Colegios

EN MADRID, DE UN CENSO DE 802.082 ELECTORES, VOTARON 264.224, LO QUE EQUIVALE

A UN 30 POR 100 DEL TOTAL

Madrid. (ABC.) "Acaso la nota más destacada de la jornada electoral que hoy ha vivido España sea la

normalidad absoluta con que el día ha transcurrido. Las incidencias que se han registrado pueden

calificarse de mínimas, ya que han consistido en algunas impugnaciones o reclamaciones que las Juntas

del Censo se encargarán de ir resolviendo. Sólo un hecho realmente doloroso se ha producido en

Valladolid, donde un candidato a concejal, don Narciso Barrenechea Miguel, murió arrollado por un tren

de maniobras, precisamente cuando recorría los colegios electorales."

Con estas palabras Inició ayer el ministro de la Gobernación, don Tomás Garicano Goñi, las Impresiones

generales que, sobre las elecciones celebradas en toda España, comunicó a los representantes de los

medios informativos, poco después de las nueve de la noche. Acompañaban al señor Garicano el ministro

secretario general del Movimiento, don Torcuato Fernández Miranda; los subsecretarios de la

Gobernación, señor Cruylles; de Información y Turismo, señor Hernández Sampelayo, y vicesecretario

general del Movimiento, señor Ortí Bordáis, así como los directores generales de Prensa, señor Fernández

Sordo, y de Radio y Televisión, señor Suárez González, con otros directores generales, delegados

nacionales y altos cargos de diferentes Ministerios.

En cuanto a la afluencia de votantes, el ministro de la Gobernación aseguró:

Puede calificarse de bastante numerosa. Según los datos recibidos en el Ministerio hasta este momento, el

promedio nacional de votantes en las capitales de provincia y ciudades de mayor importancia es superior

al 45 por 100 del censo, siendo Albacete, Badajoz y Huesca las provincias de votación máxima, con un 70

por 100, en tanto que Bilbao, Lérida, Murcia y Sevilla han registrado la concurrencia menos nutrida. En

Sevilla, concretamente, parece que apenas se ha rebasado el 15 por 100.

Subrayó el señor ministro que en las provincias se han registrado porcentajes más altos que en las

capitales, y añadió que, en general, ha podido comprobarse que ha votado mucha más gente que en 1966.

Incluso en Barcelona, donde sólo se alcanzó, en su día, un 21,6 por 100 de votantes con relación al

censose da el caso de que en las elecciones de 1966 sólo acudió a las urnas el 13 por 100.

LA JUVENTUD HA DICHO SI A LA PARTICIPACIÓN

El ministro secretarlo general del Movimiento, señor Fernández Miranda, destacó, por su parte, la gran

afluencia de jóvenes registrada no sólo en la elección de consejeros locales del Movimiento, sino también

entre los candidatos.

—Lo importante—subrayó—es que en el caso de estas elecciones de consejeros no se trataba de un

votoobligación, sino de un voto-derecho o definitorio. Los Estatuios del Movimiento definen el voto

como un modo de participación en el Movimiento. La gente joven, con su afluencia a las urnas, ha dicho

sí a la participación en el Movimiento. Esto es no sólo una satisfacción, sino también una esperanza para

el país. A la gente de determinada edad—dijo también el señor Fernández Miranda—le cuesta trabajo

creer en la eficacia de nuestro sistema. La gente joven, en cambio, parece que cree en nuestro sistema;

quiere jugar dentro de él y ganar. Ya el elevado número de candidatos presentados evidenciaba el interés

despertado por estas elecciones, cuyos resultados han rebasado, ciertamente, loa cálculos más optimistas.

Como un corresponsal extranjero preguntara por qué no se celebraban las elecciones en domingo, como

se hace en casi todos los países, el señor Fernández Miranda le hizo ver que en Norteamérica se celebran

en lunes o en martes y en otras naciones también tienen lugar las elecciones en un día de semana.

—El español—manifestó—entiende que el domingo es algo personal, es suyo, es de su familia; es un día

que se ha ganado después de trabajar durante toda una semana y piensa que ese es un día para hacer su

real gana. Nosotros respetamos ese derecho y consideramos más psicológico, por eso mismo, celebrar la

elección en un día de trabajo.

En cuanto al hecho de que no se registren porcentajes más altos, subrayó ata» en la última elección

celebrada en Francia, pese a enfrentarse el jefe del Gobierno con un destacado líder de la oposición,

tampoco se produjeron porcentajes muy elevados. Recordó también que actualmente en España no nos

jugamos nada en una elecciones municipales que, además, dado el sistema de tercios, representan sólo la

renovación de una sexta parte de las Connotaciones locales, lo que evidentemente hace que el interés sea

menor.

El señor Garicano Goñi afirmó su creencia de que a la gente le gusta votar y ofreció luego algunas cifras

concretas: el total de Concejalías del tercio familiar a proveer en esta elección era de 9.890; para estas

sacantes se presentaron cerca de 33.400 candidatos; en 1966, para un número análogo de Concejalías sólo

se presentaron 21.350, lo que representa un aumento del 52,22 por ciento de candidatos. El número de

mujeres aspirantes a concejales ha sido también mayor en esta convocatoria que en cualquiera de las

anteriores, acercándose a 1.200.

 

< Volver