Girón puntualiza a Carlos Arias  :   
 Era posible la más rigurosa democratización de España sin destruir el sistema orgánico. 
 El Alcázar.    25/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

GIRÓN PUNTUALIZA

CARLOS ARIAS

"Era posible la más rigurosa democratización de España sin destruir el sistema orgánico"

NUESTRO querido colega "ABC", en su edición de ayer domingo, publicaba una puntualización de José

Antonio Girón a las alusiones que el expresidente del Gobierno, D. Carlos Arias, había vertido en una

entrevista concedida al diario de la calle de Serrano, publicada el pasado día 22.

En servicio de la verdad en tema que tiene trascendencia política y aun histórica, reproducimos la

puntualización hecha por José Antonio Girón, así como los párrafos concretos de la entrevista de Carlos

Arias, a los que da réplica Girón. A la vista de uno y otro texto, nuestros lectores podrán apreciar, con

suficiente contraste de datos, la actitud de uno y otro, y podrán darse cuenta, asimismo, de las razones que

abonan los comentarios que "El Alcázar" viene publicando en los últimos días en torno a las

declaraciones hechas por el señor Arias.

PUNTUALIZACIONES DE GIRON

Señor director de ABC

Mi distinguido amigo:

He leído con toda atención las declaraciones que don Carlos Arias Navarro ha formulado a don Pedro J.

Ramírez y que ABC recogía en su edición del viernes, 22. En ellas se hace una alusión directa a mi

conducta política de estos últimos años, y mis concretamente a la que adopté en las reuniones de la

Comisión Mixta Gobierno-Consejo Nacional.

No está en mi ánimo en entrar en polémicas, pero si ruego que acoja en las páginas de su periódico unas

breves precisiones a esas palabras. Nunca hubiese roto el secreto de aquellas reuniones que constituían

materia reservada, pero ya que quien las presidia ha supuesto que transcurrido el tiempo no hay por qué

mantener en silencio lo tratado, diré tres cosas:

1ª. Jamás me mostré monolítico en las reuniones de la Comisión Mixta, como en ningún otro sitio.

Muchos años antes de que muriese el Caudillo (4 de mayo de 1972) fui quien proclamó la necesidad de la

apertura política y el reconocimiento de unas pluralidades ideológicas que ya existían.

2º En la Comisión Mixta GobiernoConsejo Nacional —y tengo pruebas documentales de ello— quien

aportó los textos de Francisco Franco fui yo.

3o Esos textos estaban destinados, en mi intención, a demostrar con exactitud que era posible ta más

rigurosa democratización de España y la elección por sufragio inorgánico, secreto y directo de todos y

cada uno de los cargos públicos, desde el más modesto concejal al presidente del Gobierno, sin necesidad

de destruir, en orden a las vías de representación, el sistema orgánico postulado, entre otros españoles por

Unamuno, Madariaga, José Antonio y Franco.

En cuanto a la afirmación del señor Arias Navarro de que yo pedia su cabeza, me gustaría que precisase

cómo y cuando. Creo que si alude a la declaración del 28 de abril de 1974 en "Arriba ", le bastará con

releerla para comprobar la inexactitud de sus afirmaciones. En aquella declaración traté de salvar a toda

costa el prestigio y la figura del presidente del Gobierno, que yo estimaba en aquellos instantes muy

necesaria para España.

Sin motivo para más, y con el ruego de que acoja esta carta en las páginas de ese prestigioso diario, le

saluda muy cordialmente suyo afectísimo, José Antonio GIRÓN DE VELASCO.

ESTO DIJO CARLOS ARIAS

—¿Don Carlos, usted cree que de haber seguido la operación reformista que su Gobierno convirtió en

anteproyecto de ley todos estos males que ahora denuncia se hubieran evitado? —El otro día le

comentaba a Fraga que una de las pocas cosas que guardo son las actas de la Comisión mixta

GobiernoConsejo Nacional, en cuyas sesiones intervinieron destacadamente el propio Fraga, que era un

huracán, y Torcuato Fernández Miranda, con la autoridad propia de su cátedra de Derecho Político y sus

famosos recursos de los "maniqueos" sacando al Príncipe siempre a relucir. Al final, Torcuato Fernández

Miranda fue el que impuso su criterio y el que llevó el toro al corral.

Y quienes más le apoyaron fueron Adolfo Suárez y Osorio. Todo eso está ahí en las actas ¿Que ha pasado

entonces para que al día siguiente de mi cese arrinconen ese proyecto y saquen otro totalmente distinto?.

Yo había hablado muchas veces con el Caudillo del tema de la reforma. El era un hombre inteligente y de

gran perspicacia. Aunque no se puede decir que el Caudillo fuera vertiginoso, tampoco fue inmovilista.

En las reuniones de la Comisión mixta, el único que estaba hecho un monolito y no se avenia a razones

era Giron.

Le leyeron incluso pasajes de discursos del Caudillo. Como si le leyeran a Julio Verne. El tenia su

filosofia y no había quien le apeara de ella. El hombre estará pasando malos dias, como estamos

pasándolos todos. ¿Y qué dirá ahora? Pensar que pedia mi cabeza, que pedia casi que me la cortaran a

nivel de la cintura, por aquel discurso del 12 de febrero.

Había que encontrar una solución. Yo sabía que el Caudillo pedia que las reformas se hicieran muy

pausadamente... ¡Si, pero el tiempo también apremiaba!

ABC (22IV77)

 

< Volver