Supuestas irregularidades en las elecciones celebradas en Santander     
 
 ABC.    19/11/1970.  Página: 32. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SUPUESTAS IRREGULARIDADES EN LAS ELECCIONES CELEBRADAS EN SANTANDER

Santander 18. Según informa hoy la edición montañesa de «La Gaceta del Norte», en varios colegios

electorales de Santander capital se admitió, por ignorancia, el voto de personas solteras y sin emancipar

en las elecciones celebradas ayer de concejales por el tercio familiar, en las que, por otra parte, participó

el 54,19 por 100 de! electorado.

El diario dice: «Él artículo 43 de la ley Electoral está—creemos—redactado de forma confusa. Dice así al

señalar quiénes tienen derecho a sufragio para la elección de concejales por el tercio familiar: «Todos los

españoles, varones y mujeres, vecinos del respectivo Municipio y mayores de veintiún años, o que,

habiendo cumplido ¡os dieciocho, se hallen emancipados, inscritos en el censo electoral de cabezas de

familia o mujeres casadas.»

Así las cosas planteadas, creemos saber de forma oficiosa que el porcentaje de votantes fue mucho más

elevado de lo previsto, siempre hablando de Santander capital, por causa de que, desconocedores de la ley

Electoral, sin haber sido debidamente impuestos en su mecanismo, numerosos presidentes de mesa

admitieron en Santander en la jornada del martes el sufragio de cifra incalculable de personas solteras, no

emancipadas ni cabezas de familia, según prevé la ley.

Un presidente de mesa reconocía noblemente ante el periodista su error: «Me limité a confrontar el

nombre del votante con la lista electoral que tenia a la vista. No medité si quien ejercía el derecho del

sufragio era soltero o casado, la verdad. Comprendo ahora mi error.»

¿Cuántas personas inscritas en el censo general, pero carentes del derecho de sufragio para la elección de

concejales por el tercio familiar emitieron su voto por error de la mesa? El número resulta, desde luego,

incalculable, aunque se supone que pudo ser muy elevado. Jóvenes mayores de veintiún años, solteros y

sin emancipar mostraron ayer al periodista la certificación de haber votado, desconociendo la ley

Electoral, lo mismo que los presidentes de mesa que habían admitido su sufragio.»—Europa Press.

 

< Volver