Autor: Domenech, Jordi. 
 En el municipio de Barcelona. 
 Tensas relaciones entre socialistas y comunistas     
 
 ABC.    07/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EN EL MUNICIPIO DE BARCELONA

TENSAS RELACIONES ENTRE SOCIALISTAS Y COMUNISTAS

Barcelona, 6. (De nuestro corresponsal.)

Las relaciones entre socialistas y comunistas en el marco de los gobiernos que comparten en algunos

casos con Convergencia Democrática de muchos Municipios catalanes, especialmente el de Barcelona, no

son especialmente cordiales, sino qué se caracterizan por una constante tensión política, lo que, según

medios bien informados, pone de manifiesto la voluntad del partido de los Socialistas de Cataluña de

mantener la Iniciativa y no dejarse arrastrar por la voluntad del PSUC.

Ese desacuerdo se ha explicitado, en los últimos días, en el «impasse» al que se ha llegado para el

nombramiento de nuevo gerente de la Corporación metropolitana de Barcelona, al no haber concluido

positivamente las negociaciones entre ambos colectivos por no ser coincidente la persona que proponen

para desempeñar -esta responsabilidad y también en el bloqueo que los. comunistas están efectuando de la

reforma administrativa del Ayuntamiento barcelonés preparada por el teniente de alcalde socialista

Pascual Maragall.

GERENTE DE LA CMB.-

En cuanto al nombramiento del gerente de la Corporación metropolitana, hay que destacar, según círculos

bien informados, que los candidatos con mayores probabilidades son: Alfonso Rodríguez, ingeniero

industrial especializado en urbanismo, del PSUC; Tomás Pou, de Convergencia Democrática, abogado

administrativo; Carles Ponsa, ingeniero; Juan Rafols, economista, índepen-dente; José Antonio Solans,

arquitecto diseñador del plan comarcal; Luis Carreño, secretario general del CIDOC, y Jacinto Ros

Ombradella, economista, ex funcionario de la. Corporación metropolitana, y, según todos los indicios, el

más firme candidato del PSC. Los comunistas no renuncian a que el gerente sea un hombre de confianza

de su-colectivo o, por lo menos, un independiente. En este sentido, fuentes del PSUC han manifestado:

«Negociar la Gerencia debe ser posterior a llegar a un acuerdo conjunto sobre el equipo dirigente de la

CMB. Hay que encontrar una fórmula para compensar el carácter poco representativo de las comarcas en

la actual Comisión Permanente de la Corporación.» Con ello, los comunistas vuelven a repetir la misma

estrategia que ya pusieron en marcha cuando tuvo que elegirse al presidente de la Corporación.

Queda ahora por resolver, además del nombramiento del gerente, la designación de los dos

vicepresidentes, tema éste también polémico entre los dos partidos, ya que los socialistas pretenden

nombrar como vicepresidente primero a un miembro de su equipo, el señor Urenda, y como segundo

vicepresidente, muy posiblemente, al ex miembro de Convergencia Democrática y especialista en temas

de urbanismo el ingeniero señor Serratosa.

Por su parte, el PSUC pretende que el primer vicepresidente sea sin discusión alguna un hombre de su

partido.

PACTO CON CDC.—

Estos continuos enfrentamientos, que de hecho no han cesado desde la constitución del consistorio de-

mocrático, explicarían, según fuentes solventes, la rápida respuesta del alcalde Serra a Convergencia

Democrática cuando el jefe de esta minoría municipal, señor Millet afirmó que su partido se retiraría del

Gobierno, pasando a la oposición, cuando se cumplieran los seis meses previstos.

La respuesta del alcalde, calificando a Convergencia de irresponsable, por dejar el gobierno municipal

barcelonés cuando faltan tantos problemas por resolver, fue contestada, a su vez, por Jordi Pujol de forma

enérgica al señalar que Convergencia, ya había manifestado en su día que el pacto era sólo temporal,

concretamente para medio año.—

Jordi DOMENEcH.

 

< Volver