Autor: Domenech, Jordi. 
 Barcelona. 
 Crisis abierta entre comunistas y socialistas en el Ayuntamiento  :   
 La respuesta del alcalde a la actitud del PSUC puede provocar la salida de los concejales de este partido. 
 ABC.    22/09/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

BARCELONA

CRISIS ABIERTA ENTRE COMUNISTAS Y SOCIALISTAS EN EL AYUNTAMIENTO

La respuesta del alcalde a la actitud del PSUC puede provocar la salida de los concejales de este partido

Barcelona, 31, (De nuestro corresponsal.)

La firme respuesta del alcalde barcelonés, el socialista Narcís Serra, a lo que en medios políticos

responsables es calificado de «contradicción y ambigüedad inadmisible de los comunistas» —apoyar, por

ejemplo, y como ya se indicó en crónica anterior los concejales del PSUC, la subida de tarifas de los

transportes públicos y al mismo tiempo este partido hacer pública una nota contraria a los mismos—

puede tener espectaculares e inmediatas consecuencias, entre las que cabe destacar la salida de la minoría

comunista del Gobierno municipal de la Ciudad Condal, que entonces quedaría reducido a PSC, CDC y

ERC.

En este sentido, hay que destacar que Serra, y según fuentes próximas a la minoría nacionalista, quedaría

satisfecho del incidente registrado con los comunistas. .Precisamente esta mañana, y para dejar en claro

esta postura, el alcalde se ha reunido con los portavoces de las minorías comunistas, nacionalistas de

Convergencia Democrática y Ezquerra Republicana en el Ayuntamiento para aclarar la situación y fijar

sin ambigüedades su postura política inflexible en este aspecto.

Asimismo, hay que señalar que esta evidente crisis entre socialistas y comunistas en el Gobierno

municipal barcelonés ha sido acogida con satisfacción por el sector de Convergencia Democrática,

favorable al mantenimiento del partido en el Gobierno municipal barcelonés, toda vez que la otra, la del

partido, la capitaneada por el profesor y presidente, de Convergencia, don Ramón Trías Fargas, es

favorable a pasar a la oposición cuando se cumplan los seis meses, que es el tiempo que este colectivo

fijó para su permanencia en el equipo de Gobierno de la Ciudad Condal al formularse el pacto municipal

tras los comicios locales.

CONVERGENCIA, SATISFECHA

Satisfacción de este sector, cuya cabeza más visible es el teniente de alcalde, señor Puyel, que se derivan

del lógico distanciamiento del PSUC y PSC y al hecho más que previsible de que los socialistas necesiten

los votos nacionalistas para sacar adelante, sus proyectos. Lo que evidentemente restaría fuerzas al sector

de Convergencia opuesto al mantenimiento del pacto al quedar ante la opinión pública de manifiesto que

la colaboración con el partido de los comunistas catalanes es nula. En todos los círculos políticos del

Principado se sigue con expectación el desenlace de la crisis abierta en el seno del Ayuntamiento

barcelonés, ya que en buena medida se considera en estos medios, pueda ser todo un anticipo de cómo va

a configurarse definitivamente el Gobierno autónomo en el marco de la Generalidad definitiva, después

de las elecciones al Parlamento catalán. Es decir, si el Gobierno de la Generalidad definitiva contará o no

con la presencia comunista, siendo por ello más análogo a un frente popular ampliado o por el contrario a

una alternativa de centro izquierda paralela a la que existe en. diversos países de la Europa democrática.

O en caso de presentarse a la reelección el presidente Tarradellas a un Gobierno de unidad con la

presencia de todas las fuerzas parlamentarias durante la primera legislatura de la Cámara autónoma. En

este aspecto es obvio que las dos fórmulas que se contemplan con mayor optimismo y suscitan más

esperanzas en amplios sectores de la ciudadanía catalana son las referidas las dos últimas y por este

orden: Gobierno de unidad presidido por el honorable Tarradellas o un Gobierno de centro izquierda

compuesto por socialistas, nacionalistas de Convergencia Democrática e Izquierda Republicana e incluso

centristas de Cataluña.

ENFRENTAMIENTO UGT-PSC

Por último, y en relación con los socialistas catalanes, hay que destacar que la elección de los delegados

de este colectivo que asistirán al Congreso extraordinario del PSOE, de los dieciocho la inmensa mayoría

pertenecen al antiguo PSC —Congreso—, ha sido muy mal recibido por amplios sectores, sobre todo los

dirigentes, de la UGT de Cataluña, ya que_ consideran que la representación de los antiguos miembros de

la Federación catalana del PSOE es mínima y no se corresponde, por lo tanto, con la fuerza que ellos

deberían tener dentro del actual partido de los socialistas de Cataluña.—

Jordi DOMENECH.

 

< Volver