Autor: Izquierdo Ferigüela, Antonio. 
   Aclaración necesaria     
 
 El Alcázar.    25/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EL Alcázar

25/IV/77

ACLARACIÓN NECESARIA

EL señor Arias Navarro (don Carlos) acaparó legítimamente la atención pública durante el último fin de

semana. Sus declaraciones en "ABC" han dado mucho que hablar y que pensar, lo cual es lógico. Son

como la guinda del enorme pastel en que se ha transformado la política española en el transcurso de los

últimos meses. En rigor, habrá que señalar que la actualidad circula a toda prisa y uno no sabe con certeza

a que carta quedarse. La inesperada dimisión del señor Calvo Sotelo (don Leopoldo), que concurrirá a las

elecciones por Centro Democrático, conforma otro gran tema. Mucho más si se considera que con el

tratamiento que le ha otorgado RTVE, la campaña electoral se ha iniciado, fuera de programa, en favor de

un Centro que va a sufrir, como acontece en las grandes urbes, una clara congestión. No importa, sin

embargo, el centralismo termina volatizado por la expansión periférica. Otro indicativo de actualidad es el

viaje del señor Suárez González (don Adolfo) que según cuentan va dispuesto a tomar la alternativa. Lo

que no se sabe con claridad es quien será su padrino en el ruedo internacional.

Con todo, como digo, la cuestión de más campanillas reside en las declaraciones del señor Arias Navarro.

Este veterano político, que ha ingresado sin que apenas lo advirtamos, en la ancianidad, ha sorprendido en

una triple dimensión; en un triángulo cuyos vértices dan que pensar: uno, porque nadie esperaba su

retorno al activo, después de tantos y tantos años de servicios y honores; dos, por el tono agresivo y

desenfadado de sus afirmaciones, que contrasta con la severa meticulosidad y precisión de otros tiempos;

tres, por un párrafo que ha llamado o, ha conducido a la perplejidad aun buen número de compatriotas,

aunque, sin duda, y a pesar del entrecomillado con que "ABC" lo transcribía bien pudiera ser el resultado

del tono de desorden dialéctico en que se manifiesta el ex presidente del Gobierno. Me refiero al párrafo

en que, tras subrayar una actitud de lealtad al Caudillo Franco, Arias Navarro asegura que asi se lo dijo al

Rey. Y añade: "Señor: no me pida lo que yo no podré hacer nunca. Decirle al Caudillo que ha llegado el

momento de que entregue sus poderes. El Caudillo tendrá que salir con las botas puestas. De eso no cabe

duda".

Por simples razones de higiene espiritual para España, ese párrafo merecerla, históricamente, una

aclaración. No exagero al decir que ha llenado de dudas a muchas buenas gentes. Nunca como en estas

circunstancias, en que tantas cosas se someten a revisión y debate, estaría más justificada la técnica de

poner correctamente los puntos sobre las íes.

Antonio IZQUIERDO

 

< Volver