Autor: Díaz Güell, José Carlos. 
   Los partidos de izquierda, las Cajas y la política económica del Gobierno     
 
 El País.    28/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Martes 6-septiembre 77/DIARIO 16

Desde hoy

LAS CAJAS YA SON COMO BANCOS

MADRID, 6 (D16). — Tras largos años pidiendo su equiparación .con los bancos, las Cajas de Ahorro

han visto materializada esta vieja aspiración. Hoy entra en vigor un decreto del Ministerio de Economía

—cuyo titular, Fuentes Quintana, fue director de Estudios y Programación de las Cajas—. en el que se

establece que "las Cajas de Ahorro podrán realizar las mismas operaciones que las autorizadas a la Banca

privada".

Hasta hoy, las Cajas no podían descontar electos (letras) a sus clientes ni actuar en operaciones de

comercio exterior. También estaban excluidas de los mecanismos de regulación monetaria, especialmente

de los créditos que para regular la liquidez del sistema comedia el Banco de España en volúmenes

cuantitativos a la Barca privada.

Todas estas limitaciones —"discriminaciones", afirmaban reiteradamente los representantsa de las

Cajas— desaparecen hoy con la entrada en vigor de las nuevas normas.

Avalancha de papel

"En estos primeros días se espera una verdadera avalancha de papel nacia las Cajas", vaticinaron a D16 en

medios financieros. "Todo aquel que haya vendido a plazos y tenga letras de cambio firmadas por sus

clientes acudirá a las Cajas de Ahorra como una exhalación para que se las descuente, ya que la Banca

estaba poniendo serias dificultades a estas operaciones en los últimos tiempos."

"Si las Cajas actúan con rapidez y flexibilidad es evidente que esta disposición supondrá un profundo

alivio para la economía de muchas empresas, que verán mejorar sustancialmente su tesorería. Asimismo

se aliviará la enorme presión de papel sobre los bancos, que no tenían posibilidad de atender tanta

demanda de descuento."

Regionalización de inversiones

Por otro real decreto del Ministerio de Economía, se da satisfacción a otra aspiración largamente sentida

por las Cajas: una mayor libertad financiera dentro del. ámbito regional de actuación. El coeficiente legal

de caja, unido con el alto coeficiente de inversión obligatoria de las Cajas de Ahorros, daba como

resultado el que sólo el 29 por 100 de los recursos ajenos pudiera actualmente invertirse libremente en el

mercado. Sin embargo, las Cajas no parecía que hicieran un buen uso de esta exigua parcela de libertad,

ya que superaban los cuantiosos recursos que las Cajas mantenían ociosos —ociosos para ellas, aunque

no para los bancos— en depósitos en estas entidades.

El argumento de las Cajas era que tan elevados coeficientes de inversión obligatoria —con una

asignación, claramente centralizada desde el punto de vista geográfico— impide un alternativo empleo en

el ámbito local de los recursos obtenidos, generando, además, corrientes de fondos —de las regiones

pobres a las ricas— que afectan de modo negativo al necesario equilibrio regional. Estas limitaciones

desaparecen. A partir de hoy, "las Cajas destinarán a inversiones en la región o zona geográfica en que se

desarrolla su actividad financiera, .al menos la mitad de sus inversiones en valores mobiliarios, excluidas

las obligatorias que hayan de materializarse en cédulas para inversiones, y las tres cuartas partes, como

mínimo, de sus restantes inversiones, excluidas las cuentas financieras y las de tesorería.

Más pasivo para las Cajas La mayor libertad operatoria, la misma que los bancos —dijeron a D16 en

medios financieros—, Junto con la específica vinculación regional, puede generar un importante trasvase

de fondos de instituciones bancarias hacia las Cajas de Ahorro. A ello contribuirá, sin duda, la peculiar

psicosis regional que.afecta al país en los últimos tiempos. "Muchos bancos nacionales con nombre

regional —Vizcaya, Cataluña, Bilbao, etcétera— van a sufrir fuera de su ámbito regional algún revés en

su positivo."

De los dos decretos que reseñamos, la parte más amplia corresponde al nuevo sistema de

representatividad en las Cajas.

En las Cajas tendrán representación los impositores y los representantes del personal, y los de

instituciones, políticas, culturales y benéficas del ámbito de actuación de las Cajas.

Los órganos de las Cajas serán la asamblea general y el Consejo de Administración.

Para el nombramiento de los representantes de los impositores se arbitra un sistema —"objetivo", dice el

real decreto— que está a caballo entre la democracia censitaria y los Juegos de azar.

En primer lugar se sortean entre los impositores los compromisarios para elegir sus representantes en la

asamblea general. El sorteo elegirá entre diez y quince compromisarios por cada puesto a elegir. Los

compromisarios deberán ser impositores desde tres años antes y haber mantenido como mínimo en el

último semestre antes de la elección un saldo de 25.000 pesetas en la cuenta de ahorro. La asamblea

general también tendrá representantes del personal y de las instituciones benéficas, culturales y políticas y

científicas de arraigo en la región de actuación de laa Cajas. En el ámbito nacional se establecen las

competencias de la Confederación Española de Cajas de Ahorros y se crea un organismo nuevo, el

Consejo Superior del Ahorro —que recuerda en el nombre al Consejo superior bancario— que será el alto

órgano consultivo de las Cajas.

 

< Volver