El Vía Crucis de Montejurra     
 
 ABC.    06/05/1969.  Página: 35. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

El Vía Crucis de Montejurra

Pamplona 4. Con buen tiempo y animación desbordante se ha celebrado la tradicional romería al histórico

Montejurra en homenaje a los requetés que en la Cruzada Nacional dieron sus vidas.

Había representaciones muy numerosas de casi todas las regiones españolas, como Andalucía,

Extremadura, Cataluña, las dos Castillas, Santander, Canarias, etc. Los contingentes que en mayor

número concurrieron los han dado, después de Navarra, las provincias vecinas principalmente,

Guipúzcoa, Vizcaya, Aragón y la Rioja. Verdaderas caravanas de autobuses y automóviles llegaron ya la

víspera por todas las carreteras que afluyen a Estella, llenándose los pueblos de toda aquella comarca, y

durante la madrugada y mañana de hoy continuó la llegada de representaciones de toda la geografía

española.

Desde primeras horas de la mañana se celebraron misas en el monasterio de Irache, distribuyéndose

durante ellas millones de comuniones. A las diez y media de la mañana, desde el mismo monasterio, se

emprendió la marcha para la ascensión al Montejurra. Iban delante las banderas de los antiguos tercios y

nacionales dando guardia a las cruces de campaña. Dirigieron varios sacerdotes los rezos del "Via Crucis"

ante las cruces que ostentan los nombres de todos los tercios de requetés que lucharon en los distintos

campos de batalla. Muchas madres, esposas y hermanas de los caídos depositaron ramos de flores ante las

cruces de las unidades a que pertenecieron sus deudos,

A la llegada a la cumbre de la montaña se celebró la misa de campaña, que ofició el capellán de la

Hermandad de Montejurra, don Joaquín Vitriain. En el momento de la consagración, las bandas de

música y cornetas y tambores interpretaron el Himno Nacional y la multitud cantó después himnos

eucarísticos.

Terminada la misa se ofició un responso por todos los muertos por Dios y por España. También se rezó

una oración por el alma de doña Carmen Varela Iglesias de Arana, hermana del finado teniente general

Varela, que acababa de fallecer en Madrid. El acto religioso terminó con unas palabras del capellán de la

Hermandad de Montejurra.

Seguidamente se inició el descenso, pero millares de personas quedaron en el monte para comer, mientras

el resto se dirigieron a Estella y pueblos de los alrededores con el mismo objetivo.—Resumen de Cifra.

 

< Volver