Sin avenencia entre El Pensamiento Navarro y el jefe regional carlista     
 
 Madrid.    02/09/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

SIN AVENENCIA ENTRE "EL PENSAMIENTO NAVARRO" Y EL JEFE REGIONAL CARLISTA

PAMPLONA.—En un Juzgado Municipal de Pamplona se ha celebrado el acto de conciliación, que

terminó sin avenencia, promovido por don Miguel San Cristóbal, jefe de la Junta Regional Carlista,

contra el director accidental de "El Pensamiento Navarro", don Juan Indave.

La demanda fue presentada por el señor San Cristóbal, y la misma arranca de un articulo publicado en

"El Pensamiento Navarro", el día 25 de agosto, bajo el título "Debemos acusar". Dicho editorial salió

después de que el periódico fuera objeto de un atentado.

El demandante sostenía que el artículo en su conjunto contenía gravísimas acusaciones contra él, y pedía

que el director accidental del periódico se retractara una vez reconocido el carácter calumnioso del

mismo.

La parte demandada contestó que el editorial se limitó a transcribir conceptos vertidos por el señor San

Cristóbal el 30 de julio, mediante su petición a los suscriptores y lectores del periódico para que la no

colaboración con "El Pensamiento Navarro" se llevara a todos los terrenos. Según la parte demandada,

estos conceptos atañen a un problema de responsabilidad moral, por todo lo cual consideró que no era

preciso rectificar nada.

Carta de siete concejales

Por otra parte, siete concejales del Ayuntamiento de Pamplona, entre ellos tres tenientes de alcalde, han

enviado a la Dirección del diario "El Pensamiento Navarro" la siguiente carta:

"Aunque han transcurrido varios días desde que se produjo el atentado en los talleres y Redacción de ese

periódico, por los enemigos de la paz y del orden, todavía está latente en nuestro ánimo la repulsa a un

hecho vandálico perpetrado en pleno corazón de nuestra ciudad.

No queremos imaginar el riesgo que han corrido nuestros queridos pamploneses, los propios empleados

del periódico, también pamploneses, y nuestros bomberos municipales, que actuaron heroicamente aun a

sabiendas de que con su intervención podían correr otros riesgos superiores, todo ello además de los

cuantiosos daños materiales.

Queremos reiterar por todo lo expuesto nuestra repulsa, y condenaremos siempre estos actos como el que

desgraciadamente ha tenido lugar en un periódico que tradicionalmente ha defendido los intereses de

Pamplona y Navarra." — Europa Press.

7 DE SEPTIEMBRE DE 1978

 

< Volver