Autor: Nieto, María del Carmen. 
 AP en el pueblo de Vallecas. 
 Fraga: ataques a Suárez y al PCE  :   
 Cuando llegue la hora de los puños, ya se sabe quien tiene más. 
 Pueblo.    05/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

A.P. en el Pueblo de Vallecas

FRAGA: ATAQUES A SUAREZ Y AL P. C. E.

«Cuando llegue la hora de los puños, ya se sabe quien tiene más»

MADRID (PUEBLO, por Mari Carmen NIETO.)

La populos barriada del pueblo de Vallecas se vio ayer enormemente concurrida debido al mitin, primero

de su campaña electoral en Madrid, que el secretario general de Alianza Popular, señor Fraga Iribarne, dio

en un salón de la barriada vallecana, profusamente abarrotada de propaganda de dicha federación.

Antes que el señor Fraga, tomó la palabra Gabriel Elorriaga, también candidato por Madrid, quien dijo

que «el comunismo no ha cambiado, aunque haya cambiado de peluca. Quien ha cambiado ha sido el

candidato Suárez». A lo largo de su exposición el señor Elorriaga manifestó que Alianza Popular no

explicaba sus planes a través de Méjico o Washington, sino recorriendo cada pueblo de España, y afirmó

que el centro ha sido organizado artificialmente desde las esferas del Poder y que está integrado por

«tránsfugas, indefinidos y pactistas».

Atacó la opción de centro del presidente, así como su explicación ante las cámaras el pasado martes sobre

la legalización del P.C.E. Al hablar sobre el protagonismo que el P.C.E., daba a la bandera nacional desde

su legalización, aseguró que «a este paso, podríamos esperar que Carrillo reconozca la existencia de Dios,

una vez que el Vaticano canonice a un santo marxista».

A continuación de su intervención, María del Carmen Martín Rubio, coordinadora del distrito hizo la

presentación del señor Fraga, mediante un hermoso y admirativo panegírico de su persona, en el que

aludió a su valentía, su gran capacidad para el trabajo, su honestidad, su genialidad y, sobre todo, la

sencillez y humanidad que de él se desprendía.

Cuando el secretarlo general de A.P. se acercó a los micrófonos sonaron estruendosos aplausos y gritos de

«Fraga al Poder».

El señor Fraga afirmó en su intervención que la imparcialidad gubernamental ha quedado destruida con la

presencia de Suárez en los comicios. También dijo que el Gobierno no estaba haciendo nada en materia

económica, añadiendo que la política internacional no consiste en «palmaditas» en la espalda ni viajes

oficiales.

Al hacer alusión al mensaje del presidente, manifestó que el señor Suárez se había limitado a justificar la

legalización del P. C. E. Y prosiguió afirmando que A. P había presentado cara a los comunistas y que

«por eso seremos inaceptables». Señaló que los comunistas siempre "han querido destruir las fuerzas

nacionales de cada país". Más adelante, «don Santiago Carrillo ha dicho que Suárez es aceptable y que

Fraga el un demente. Lo que en términos comunistas significa: a Fraga hay que liquidarlo; de Suárez ya

nos ocuparemos después».

El líder de A. P. criticó las posturas marxistas sobre la religión, la familia y la patria: «Os hemos abierto

la puerta, los brazos también y ahora vosotros veréis lo que hacéis con vuestros puños. Porque cuando

llegue la hora de los puños, ya se sabe quién tiene más.»

Al referirse al centro, expresó que éste es algo cambiante todos los días y que necesita recurrir a la

Administración para que los dirija. Manifestó que A. P defiende un estado fuerte y la unidad, compatible

con la autonomía. Que el pueblo de España ahora ya no acentuará la dictadura de la bomba ni la del

terror. Y con voz estentórea aseguré: «Vamos a luchar limpiamente por las ideas y por España. Alianza

Popular es la única fuerza nacional seria.»

En uno de los párrafos de su discurso —no estaba escrito, sólo esbozados ligeros apuntes— tuvo un

lapsus y en lugar de referirse a Alianza Popular dijo Alianza Nacional, con lo cual produjo alguna

hilaridad en la sala.

El mitin, cuya entrada era por invitación, tuvo una concurrencia de aproximadamente unas ochocientas

personas. Entre el público se pudo ver a los señores Martínez Emperador y Enrique Villoria, entre otros.

En el interior de la sala, el público aplaudió con entusiasmo. Al abandonar el señor Fraga el salón donde

se celebró el mitin se oyeron gritos de «fuera, fuera» de algunos grupos de vallecanos.

5/V/1977

 

< Volver