Autor: Vieitez Pérez, Manuel Ángel. 
   No hay dos facciones carlistas     
 
 El Alcázar.    25/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

NO HAY DOS FACCIONES CARLISTAS

• Hay verdaderos Tradicionalistas y otros que usan el nombre de carlistas pero se manifiestan socialistas.

• Nota de la Hermandad Nacional de Antiguos Combatientes de Tercios de Requetés.

El Presidente de la Hermandad Nacional de Antiguos Combatientes de Tercios de Requetés envió el día

26 del pasado mes de octubre una carta al entrañable colega, el diario "Ya", que al no ser publicada nos

remite ahora con el ruego de que vea la luz pública.

"EL ALCÁZAR", portavoz de la Confederación Nacional de Combatientes, en la que la Hermandad

Nacional de Tercios de Requetés está integrada, acoge gustosamente en sus páginas esta nota aclaratoria

que, insistimos fue dirigida a nuestro colega "Ya", en su día:

Madrid, 26 de octubre de 1976 SR. D. Alejandro Fernández Pombo Director de "YA"

Muy distinguido Sr. Mio:

Con fecha 22 del actual, fue publicado en el periódico de su muy digna dirección, un artículo de D. Ángel

Antonio HERNÁNDEZ, en el que se hace un nuevo comentario a los sucesos de Montejurra, en relación

con el expediente incoado, calificándolos como enfrentamiento entre dos facciones carlistas; destacando

la presencia de destacadas personalidades. Artículo en que fue aludida esta Hermandad. Asimismo en el

día 23, se publica una nota de precisiones del denominado Partido Carlista en las que manifiesta que el

Carlismo no está dividido, sino identificado con D. Carlos Hugo; que no hubo enfrentamiento sino

agresión y que no es marxista.

Sin ánimo de polémica, ya que tal procedimiento se encuentra "sub iudice" y esta Hermandad confía

plenamente en la rectitud de la autoridad judicial, y sin necesidad de hacer uso del derecho de réplica —

ya que confía en la probidad informativa de ese diario para evitar confusionismos y malentendidos,

prestando un servicio objetivo a la opinión pública, aunque es muy difícil en unas breves líneas, aclarar ni

siquiera en sus puntos fundamentales la verdad sobre Montejurra, tan politizada, esta Hermandad se cree

en el deber de manifestar lo siguiente:

1 °. — Se atiene al contenido de la amplia nota de esta Hermandad, dirigida a las Agencias Informativas

de esta capital y de las que, en su día, se publicó un extracto en ese periódico. Se manifestaba en esencia

que el Via-Crucis de Montejurra se erigió para recuerdo permanente de los mártires y héroes del Requeté

que, en número superior a los 30.000 ofrendaron su vida en lucha abierta, frente al liberalismo,

separatismo y marxismo. Que, entre los que anunciaron públicamente su asistencia para sumarse al

homenaje anual de rezar por los muertos del Requeté a lo largo de dicho Via-Crucis se encontraba el

Príncipe D. Sixto Enrique de Borbón-Parma, hoy abanderado de la Comunión Tradicionalista. Que

reestructurada esta Hermandad, y acordado por su parte la asistencia a Montejurra como había efectuado

durante varios años, máxime al tener noticia de que se pretendía desvirtuar dicho acto profundamente

religioso y patriótico, por otro de signo netamente separatista y marxista, dirigió un llamamiento para

asistir, como hacía constar en el mismo, a rezar en paz por nuestros muertos. Aun bajo la amenaza del

llamado "Partido Carlista" que respondió asegurando que consideraría la presencia de personas ajenas a

su disciplina, como un acto de provocación, acudieron diversos grupos de carlistas tradicionalistas o

simplemente tradicionalistas, leales al ideario de siempre de DIOS, PATRIA, FUEROS, REY, sin atender

tal amenaza que había de conducir a los deplorables hechos que somos los primeros en lamentar.

Que creemos es necesario aclarar, como decíamos literalmente en el apartado 12 de la citada Nota: "que

no se trata de una confrontación entre "dos facciones" carlistas, sino de los que utilizan ese nombre, pero

que desde hace unos años se han declarado netamente socialistas y aliados con todos los enemigos

de la Cruzada, y por el otro lado, auténticos carlistas tradicionalistas que continúan leales a sus ideales y a

la Cruzada, por lo que es obvio lucharon y murieron los Requetés".

"Es igualmente de hacer notar en clara contradicción de informaciones apasionadas, en que se pretende

justificar a los huguistas y echar la culpa a los tradicionalistas, que reconocen, sin embargo, la mayor

parte de los periódicos, la presencia de fuerzas comunistas con el puño en alto y de separatistas, incluidos

comandos de la ETA; banderas separatistas y hasta el Polisario; cantos libertarios y la presencia

clandestina del propio D. Hugo, al que expresamente se le tenía prohibida la entrada en España, y

asimismo como recoge "YA", en su crónica fechada en Pamplona el día 12, relatando los funerales

celebrados por el muerto —Ricardo García Pellejero— en el atrio de la Catedral había sido colocada una

gran pancarta roja, con la siguiente inscripción en letras rojas muy grandes: "Hay que proseguir la lucha

para derrocar el régimen fascista". A un lado la hoz y el martillo .

Para comprender el verdadero significado de los hechos, basta leer, pese al natural apasionamiento, el

libro MONTEJURRA 76 escrito por el miembro del partido carlista D. Josep Carles Clemente y Carles S.

Costa, en cuya página 97, reproduce una de las varias hojas de convocatoria del citado Partido y que dice

lo siguiente: "MONTEJURRA 76. EL GRITO DE LOS PUEBLOS POR LA LIBERTAD".

EUSKADIKO KARLISTA SOCIALISMO ETA AUTOJESTIOA ALDE ALDERDIA 9 DE MAYO

Que más que una confrontación entre dos hermanos o entre dos "facciones" carlistas, fue algo mucho más

serio: un enfrentamiento entre defensores de la MONARQUÍA TRADICIONAL, CATÓLICA, SOCIAL

Y REPRESENTATIVA, o sea, del orden constitucional vigente, aprobado en las Leyes Fundamentales, y

otros, claramente enemigos del mismo.

Y prueba de ello es que ninguno de los dos muertos fue, ni había sido nunca carlista, manifestando la

misma prensa denominada democrática que García Pellejero era comunista.

Y es que el citado Partido Carlista, según se reconoce en la página 95 del mencionado libro ! "EL

PARTIDO CARLISTA INVITO AL CITADO ACTO DE MONTEJURRA A TODA LA OPOSICIÓN

DEMOCRÁTICA".

Lo que cabría preguntar es ¿Por qué se permitió convertir Montejurra, la montaña sagrada de la

Tradición, en una concentración marxista separatista, con el consiguiente insulto a los mártires carlistas

representados en el Via-Crucis?.

Respecto a la asistencia de D. Antonio Oriol al Via-Crucis de Montejurra, nada más natural en quien tiene

un hermano capitán de Requetés que dió su vida por España, así como propio del que fue valiente oficial

de Requetés que mereció la Medalla Militar individual. Zamanillo nada menos que Jefe Nacional del

Requeté en el Glorioso Alzamiento. Y Guinea también excombatiente Requeté, y así todos los demás que

se citan.

2°.— Que los incidentes no se iniciaron, como se afirma en el comentario, "cuando los partidos de D.

Carlos Hugo intentaban el acceso a Montejurra", sino cuando D. Sixto, con varios de sus partidarios,

intentó entrar en el monasterio de Irache (situado en la falda de la montaña a varios kilómetros de la

cumbre de Montejurra) impidiéndoselo violentamente las fuerzas de D. Hugo, según se ve claramente en

las fotografías publicadas en la prensa, al pie de las cuales "YA", con toda objetividad, había de hacer el

siguiente comentario: "La actitud amenazante de los que impiden el paso es clara"

3°.— Referente a la calificación de ultraderechista a esta Hermandad y a los carlistas tradicionalistas en

general, ignoramos la causa, dada que su doctrina es esencialmente católica y social y enemiga declarada

del gran capitalismo liberal.

4°.— Respecto a la nota del mencionado Partido Carlista, preferimos no hacer comentarios. Solamente

que de carlistas no tiene más que el nombre. Basta conocer un poco el glorioso ideal tradicionalista del

carlismo, su himno y el Real Decreto de 23 de enero de 1936, en el que al instituir con carácter de

Regente, el Rey carlista Alfonso Carlos, a D. Javier de Borbón-Parma, padre de D. Carlos Hugo, le exige

el juramento de guardar los principios de la Comunión Tradicionatista y ordenando a todos la unidad más

desinteresada en la gloriosa e insobornable Comunión Católica-Monárquica-Legitimista, por difíciles que

sean las circunstancias futuras.

Madrid, fecha ut supra

LA JUNTA NACIONAL DE LA HERMANDAD

CERTIFICO: Que es copia exacta del original.

EL SECRETARIO NACIONAL

Manuel Viéitez Pérez

25 — NOVIEMBRE — 1976

 

< Volver