Autor: Martín Morales, José. 
   Supuestos carlistas (condenados por atraco a un banco) recurren al supremo     
 
 Pueblo.    28/09/1976.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SUPUESTOS CARLISTAS (CONDENADOS POR ATRACO A UN BANCO) RECURREN AL

SUPREMO

MADRID. (PUEBLO, por José MARTIN MORALES.) Ángel Martorell Pérez y Jesús Miguel Sancho

Biorrun, pertenecientes a un llamado grupo de Acción Carlista, durante 1972 y 1973 tuvieron contactos

con otro procesado, declarado rebelde y residente en Francia, del que únicamente se sabe que todos le

conocían por «El Bigotes», Jesús Miguel y Ángel hicieron frecuentes viajes para estudiar la manera de

hacerse con fondos para sufragar los gastos de la citada organización, y llegaron al acuerdo de realizr un

atraco a alguna entidad bancaria de Pamplona.

En Francia les fueron proporcionadas armas a Jesús Miguel y Angel, y todos pusieron para realizar el

atraco la sucursal del Banco Central, instalada en el barrio pamplonés de la Rochapea.

Celebraron una reunión en Biarritz y otra en Pamplona, el 30 de agosto de 1973, a la que acudieron dos

subditos franceses, Jean Pierre Bachacon y Gastón Jean Pierre Duart, que eran los encargados de llevar a

efecto el atraco con el apodado «El Bigotes». Una última reunión celebraron el 14 de octubre, domingo,

de aquel año, en el bar Miami, de Pamplona. En la noche de ese mismo día se apoderaron del turismo

NA38.083, que dejaron apartado cerca de la sucursal bancaria objeto de su proyecto, y se retiraron en otro

turismo, traído de Francia por Jean y Gastón. Más tardo, en la pensión Ibarra, se repartieron las armas.

Por último, el 13 de octubre, a las diez menos cuarto, se dirigieron al banco los tres franceses, provisto

«El Bigotes» de una metralleta, y Jean y Gastón, de sendas pistolas. Los tres llevaban su rostro

desfigurado con una media o cubierto por un pasamontaña.

Los atracadores colocaron a los empleados del banco cara a la pared, apuntándoles con las armas, y Jean

se apoderó de 1.965.000 pesetas, que había en la caja, y las metió en una bolsa. Lanzó «El Bigotes» dos

bombas de humo para proteger la huida de los tres y después desaparecieron en el turismo robado, sin que

se sepa dónde fueron.

Horas más tarde, «El Bigotes» entregó a Ángel 1.831.500 pesetas y las armas. Casi al mismo tiempo, Jean

y Gastón eran detenidos, cuando intentaban cruzar la frontera francesa, ocupándoles la Policía 35.000

pesetas, procedentes del atraco. El resto del dinero sustraído, excepto 79.000 pesetas, le fue ocupado a

Ángel.

La Audiencia Provincial de Pamplona condenó a Ángel, a Jesus Miguel, a Jean Pierre y Gastón Jean,

como autores de un delito de robo con intimidación en las personas, con agravante de disfraz, a cinco

años, cuatro meses y veintiún días de presidio a cada uno: a Gastón, como autor de un delito de robo de

uso al vehículo de motor ajeno, a cinco meses de arresto; a Jesús Miguel y Jean, como cómplices de este

delito, a sendas multas de 5.000 pesetas: a Gastón y Jean, por un delito de hurto, consistente en

apoderarse de un radiocassette y una cinta magnetofónica del coche robado, a tres meses de arresto cada

uno, y a Gastón, como autor de un delito de imprudencia temeraria, a multa de 10.000 pesetas.

Contra la sentencia de Pamplona recurrieron el fiscal. Ángel y Jesús Miguel, y esta mañana, en la Sala

Segunda del Supremo, se ha celebrado la vista de los recursos.

 

< Volver