El Partido Carlista replica al Gobierno. 
 No hay motivos para prohibir Montejurra     
 
 Informaciones.    21/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PARTIDO CARLISTA REPLICA AL GOBIERNO

«NO HAY MOTIVOS PARA PROHIBIR MONTEJURRA»

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

EL Partido Carlista no tiene información alguna, ni oficial ni oficiosa, de que el Gobierno haya decidido

prohibir la celebración de los actos de Montejurra 77, previstos para el próximo día 8 de mayo, según

afirmaron ayer sus dirigentes en el transcurso de una rueda de Prensa. Los portavoces carlistas —que

habían convocado inicialmente la rueda de Prensa para informar a los periodistas de la situación creada al

partido a causa de su no legalización— pusieron de manifiesto que el Gobierno no puede alegar como

motivo para la prohibición los sucesos del año pasado, ya que «las condiciones no son las mismas ni hay

riesgo de que se puedan producir las provocaciones ocasionadas por los grupos fascistas que actuaron en

Montejurra 76».

«El Gobierno —señaló don José María de Zavala, secretario general del Partido Carlista— no tiene

argumentos legales ni de ningún tipo para prohibir este año la celebración de los actos carlistas de

Montejurra.» «El Gobierno —agregó— no puede arriesgarse al escándalo internacional y, por otra parte,

no puede alegar como se dice en la Prensa motivos de orden público. El propio gobernador civil de

Navarra ha afirmado que no existen problemas de operatividad para mantener el orden y además nosotros

estamos dispuestos a aportar un servicio de orden de mil personas para controlar la situación... Pero, sobre

todo, es preciso tener en cuenta que las condiciones este año no son las del pasado: ni el Gobierno actual

consentirá la pasividad de las fuerzas del orden si fuera precisa su intervención, ni en las condiciones

actuales la Internacional Fascista se atreverá a hacer acto de presencia en Montejurra. Además, el

Gobierno Suarez, que se autodefine como democrático no puede prohibir un acto que se ha venido

celebrando durante los últimos treinta y ocho años en el franquismo... Tenemos casi la seguridad de que

el Gobierno no prohibirá los actos de Montejurra, pero en cualquier caso no tenemos información alguna

ni oficial ni oficiosa respecto a que se haya tomado va alguna decisión.»

CANDIDATURAS INDEPENDIENTES

Con respecto a su situación de ilegalidad, los dirigentes del Partido Carlista que intervinieron en la rueda

de Prensa, don José María Zavala, don Carlos Carnicero.

don Mariano Zufía, don Luis Doreste y don Miguel Alvarez Bonald, afirmaron que el Partido proseguirá

su campaña por la legalización, pero que, de no llevarse a efecto, se optaría finalmente por participar en

las elecciones en candidaturas independientes. En un documento elaborado por la Comisión Permanente

del Partido Carlista, dirigido a la opinión pública, se afirma que «el Gobierno, con su reforma política,

está impartiendo indiscriminadamente credenciales de democracia, al legalizar a algunos partidos y

marginar a otros del juego político que él mismo ha establecido». Tras señalar que el proceso de tra-

mitación documental seguido por la Administración para con el Partido Carlista es similar al determinado

para el P.C.E., ya legalizado, el documento señala las graves consecuencias que la. ilegalidad ocasiona al

Partido, ante la imposibilidad de participar en la ya inminente campaña electoral.

En otros de sus puntos, el Partido Carlista acusa de in solidaridad a la oposición democrática, poniendo de

manifiesto que aquella «estableció un compromiso formal de no aceptar un planteamiento democrático

por parte del Gobierno sin el reconocimiento de todos los partidos políticos y organizaciones sindicales

sin exclusión alguna». «Estas dos condiciones —denuncian los carlistas— no se han dado. La abdicación

de estos dos principios elementales para el desarrollo democrático, representa una falta total de

solidaridad y puede producir graves trastornos en la convivencia del país para el futuro.»

LEGALIDAD SECUESTRADA

Los dirigentes del Partido Carlista calificaron de «secuestro» la no resolución en cualquier sentido de su

expediente de legalización, precisando que si bien el abogado del Estado afirmaba en sus alegaciones en

contra «que el Partido Carlista pretende instaurar una Monarquía distinta a la proclamada», esta ar-

gumentación no se ha confirmado oficialmente ni el Gobierno la ha hecho suya en ningún momento... No

podemos aceptar la alegación de que cuestionamos el orden monárquico, porque a ningún partido

legalizado se le ha exigido declaración pública de adhesión a la Constitución vigente, a la forma de Go-

bierno establecida, ni a personas determinadas. El Partido Carlista, además, ya ha manifestado que no

plantea pleito monárquico ni dinástico, porque su fin es la construcción de una sociedad socialista y

democrática, que en su día será la que determine, en el pleno ejercicio de su libertad, la Constitución que

responda a sus intereses.

En relación con la posible prolongación de su ilegalidad los dirigentes del Partido Carlista afirmaron que,

en ese caso, optarían por presentarse en candidaturas independientes y no en coalicciones con grupos

situados a la izquierda del P.C.E., aunque la imposibilidad de identificarse públicamente como carlistas

significa un grave perjuicio, sobre todo en las zonas en que mayor influencia ideológica tiene el Partido

Carlista.

 

< Volver