El Gobierno prohibe los actos de Montejurra  :   
 El Partido Carlista mantiene, sin embargo, la convocatoria de la celebración. 
 Ya.    03/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL GOBIERNO PROHIBE LOS ACTOS DE MONTEJURRA

El Partido Carlista mantiene, sin embargo, la convocatoria de la celebración

El Gobierno pretende mediante la prohibición «preservar la conservación y el mantenimiento de la paz y

normalidad ciudadanas»

El Gobierno Civil de Navarra no ha autorizado la celebración el próximo día 8 del tradicional acto

penitencial en Montejurra, tal como había sido solicitado por la Hermandad del Vía Crucis de Montejurra.

El Gobierno Civil, en una nota oficial, hace constar "que pese al compromiso asumido por la Hermandad

solicitante de velar por el desarrollo pacífico de los actos, se ha puesto de manifiesto la existencia de

fuertes tensiones entre distintos grupos que pretenden manipular su celebración, lo que constituye

evidente riesgo para el mantenimiento del orden público y la libertad y seguridad de las personas".

Asimismo, el Gobierno Civil indica "que siendo atribución indelegable de la autoridad gubernativa

preservar en todo momento la conservación y mantenimiento de la paz y normalidad ciudadanas, es por lo

que, ante los claros intentos de perturbar el desarrollo pacífico de los actos programados y desnaturalizar

el significado espiritual de dicha conmemoración, este Gobierno Civil ha resuelto denegar la autorización

solicitada y adoptar todas las medidas precisas para evitar cualquier alteración del orden público, por lo

que en tal sentido se hace un llamamiento a toda la merindad de Estella, al pueblo de Navarra en general y

a todas cuantas personas desearan asistir a los actos se abstengan de concurrir a los mismos en virtud de

esta prohibición".

Comunicado del Partido Carlista

El Partido Carlista protestó enérgicamente a última hora de ayer por esta medida gubernamental. El

comunicado de su Comité ejecutivo dice lo siguiente: "El Gobierno ha prohibido el acto de Montejurra,

que durante los últimos treinta y ocho años se ha venido celebrando incluso en los tiempos más represivos

de la dictadura franquista. La prohibición, en 1977, pone al descubierto el verdadero carácter de un

Gobierno que se llama democrático. Reiteradamente durante las últimas semanas, el Partido Carlista y la

Hermandad Penitenciaria del Vía Crucis de Montejurra han intentado dialogar con el Gobierno para

garantizar el buen desarrollo del acto sin obtener respuesta.

En los motivos aducidos por el Gobierno para prohibir Montejurra se encuentra su propia contradicción y

el desenmascaramiento de este grave atentado al pueblo carlista. Es públicamente conocido y demostrado

que los incidentes del año pasado fueron posibles gracias al apoyo y comportamiento de las autoridades

gubernamentales, de importantes sectores del poder como de un grupo fascista armado.

Si a este hecho se añade la circunstancia de que mientras se obstruye la legalización del Partido Carlista,

se concede carta legal a las organizaciones ultras dirigidas por los responsables de los sangrientos sucesos

de 1976, la conclusión es que el Gobierno, con la no legalización del Partido Carlista y la prohibición de

Montejurra, no hace otra cosa sino legitimar el fascismo.

Esta prohibición puede demostrar la debilidad de un Gobierno que intenta ocultarla con actos de abuso de

poder. El Partido Carlista mantiene su convocatoria a Montejurra porque está en su derecho. Ha

manifestado y demostrado los propósitos pacíficos y democráticos. Todo el Gobierno es responsable de

las consecuencias que esta arbitrariedad pueda originar."

 

< Volver