Autor: Barbero, David. 
   Montejurra: los carlistas desafían a la autoridad     
 
 Informaciones.    07/05/1977.  Página: 1-2. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

Montejurra: Los carlistas desafían a la autoridad

BILBAO, 7 (INFORMA CIONES, por David Barbero).—Durante la mañana de hoy sábado han sido

establecidos ya controles de la Guardia Civil en las carreteras por las que se puede llegar a Montejurra y

en las inmediaciones de la localidad navarra de Estella. Estos controles pretenden impedir que se lleve a

cabo la concentración y los actos religiosos y políticos que habían sido programados para mañana por el

Partido Carlista, como es ya costumbre anualmente en el segundo domingo de mayo, y que fueron

prohibidos por el Gobierno Civil de Navarra mediante un comunicado oficial hecho público el pasado día

2.

El Partido Carlista, al conocer la decisión de la autoridad gubernativa, no sólo no ha retirado la

convocatoria realizada con anterioridad, sino que ha multiplicado la colocación de carteles anunciadores

en las paredes de las localidades vascas, y ha hecho pública su decisión de intentar llegar hasta

Montejurra, propósito que está siendo ya impedido por los controles antes citados. A causa de esta

circunstancia se espera que en las carreteras del País Vasco, especialmente en las de la provincia de

Navarra, se produzcan mañana largas caravanas de vehículos y que, al no poder llegar hasta la localidad

de Estella, se realicen diversas manifestaciones de protesta en Pamplona donde están también previstas

diversas ruedas de Prensa de los líderes carlistas para hablar sobre 1os incidentes que puedan ocurrir.

Asimismo, y mientras la Comunión Tradicionalista, según anunciaba ayer INFORMACIONES, ha

asegurado que no intentará llegar hasta Montejurra, la Junta de gobierno de la Hermandad del Vía Crucis

de Montejurra ha hecho público un comunicado en el que protesta por la prohibición de llevar a cabo los

actos programados y responsabiliza al Gobierno de los sucesos que por esta circunstancia puedan ocurrir.

Finalmente, la nota de la Hermandad del Vía Crucis asegura que la desautorización por el Gobierno Civil

de Navarra supone una negación de los derechos ciudadanos y manifiesta también que implica una falta

de seriedad el que una solicitud registrada el día 12 de marzo, y en la que se convocaba a los actos de

Montejurra, haya obtenido su resolución el día 2 de mayo, y a sólo cinco días de la celebración de tales

actos, dejando sin valor alguno la resolución reglamentaria de los quince días establecidos para la

normalización de actos y reuniones públicas que marca la normativa legal. Por su parte, el Partido

Carlista ha relacionado esta prohibición con la negativa a concederles su legalización como partido y ha

acusado al Gobierno de actuar de modo discriminatorio para con ellos.

LOS CARLISTAS Y MONTEJURRA

El Partido Carlista nace en 1833 como un movimiento popular a la subida al Trono de Isabel II, en lugar

de su tío Carlos V. En 1932 cambió su nombre por el de Comunión Católica Monárquica Tradicionalista.

Su cooperación en la guerra civil estableció una frágil unificación con la Falange, que se deterioró

progresivamente hasta 1950, en que se separaron, excomulgando a los «tradicionalistas» fieles al régimen

de Franco. La ruptura oficial se produjo en 1968, con la expulsión de España de don Javier y don Carlos

Hugo. Su carácter monárquico se ha diluido, y actualmente representan una ideología socialista de

autogestión. Sin embargo, la Comunión Tradicionalista reagrupa a los carlistas todavía fieles al 18 de

Julio, cuyo lema sigue siendo «Dios, Patria y Rey».

El 9 de mayo de 1976, en la celebración anual tradiciona lista de Montejurra, se produjo durante el Via

Crucis organizado por la Hermandad del Monasterio de Irache un enfrentamiento violento entre la facción

integrista de don Sixto Enrique y la de don Carlos Hugo. Dos personas murieron y resultaron numerosos

heridos. De esta forma se volvía a ensangrentar la «sagrada colina» de Montejurra, considerada por sus

dos victorias contra la República en 1835 y 1873 como el símbolo de las reivindicaciones tradicionalistas.

7 de mayo de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver