Autor: Roldán, Adolfo. 
 Declaraciones de Carlos Hugo. 
 Espero que mi regreso a España sea pronto     
 
 Ya.    20/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Declaraciones de Carlos Hugo

"ESPERO QUE MI REGRESO A ESPAÑA SEA PRONTO"

"Viviré en Madrid por una razón práctica, pero viajaré mucho, porque la vida política es, sobre todo,

periférica" • "No puede existir un Estado democrático hasta que no se base en la fórmula federal" • "Creo

que la evolución actual ha sido positiva y muy hábil, pero deben hacerse aún grandes progresos para

legitimar del todo el sistema actual"

BILBAO. (De nuestro corresponsal, Adolfo Roldan.)

Hace apenas una semana, el Gobierno Suárez decidió legalizar a un partido que tiene ciento cincuenta

años de vida, el Partido Carlista. Precisamente este fin de semana, en el sur de Francia, se ha reunido el

comité nacional del Partido Carlista, haciendo al término del mismo Carlos Hugo de Borbón unas

declaraciones en las que, entre otras cosas, ha dicho:

"Estoy harto de tener que hacer las reuniones del partido en suelo francés. Confío en que esto cambie

rápidamente, puesto que estamos en un momento en el que el proceso democratizador´ de España llevará

inevitablemente a que se acabe respetando los derechos humanos, y entre esos derechos, por supuesto, el

de los líderes políticos a residir en el país donde ejercen su actividad. Como saben, este problema afecta a

mi familia desde hace mucho tiempo. Fui expulsado en Navidad de 1968 y desde entonces ha sido mi

preocupación constante e1 regresar a España, porque es donde ejerzo mi actividad, donde me llama mi

deber. No he vuelto porque contra la fuerza no se puede luchar. Actualmente estamos en un momento

muy favorable, porque creo que los mismos sectores democráticos establecidos en el poder, los hombres

que han luchado por la democracia están ya en puestos de ministros y van a seguir luchando por la

normalización democrática del país. Espero que mi regreso a España sea pronto; no me gusta vaticinar

sobre el futuro, pero creo que será pronto. Este es el deseo no sólo de todos los carlistas, sino de todos los

demócratas. El que se resuelvan estos problemas es una necesidad para la evolución democrática del país.

Viviré en Madrid con toda probabilidad por una razón práctica: en España, la actividad política sigue

estando muy centralizada; de todos modos, viajaré mucho, porque creo que la vida política, no la

actividad, sino la vida política, es sobre todo periférica; el 80 por 100 de la población española vive en

una franja de menos de cien kilómetros de espesor que bordea la Península; por tanto, mi preocupación

principal como líder de un partido popular es organizar la vida política, en toda la realidad sociológica

nacional que bordea la Península."

HACIA UN ESTADO FEDERAL

Preguntado sobre cómo concretaría el tipo de autonomía que su partido ve, dice:

"Creo que la soberanía de un pueblo o de una comunidad es la base de la soberanía de un Estado, es decir,

que si no hay una aceptación verdaderamente democrática de Estado no puede hablarse de éste como de

algo real; por eso nosotros proponemos siempre que la solución de la unidad sea una solución general.

Esto quiere decir, por una parte, que no puede existir un Estado español completamente democrático hasta

que no se base en la fórmula federal. Quiere decir también que los países federados ellos mismos interna-

mente tienen que respetar el mismo principio de la autonomía de las comunidades que los constituyen.

Esta es la base del concepto foral que defendió el carlismo durante ciento cincuenta años, esta es la base

del concepto federal: que cada comunidad tenga su autogobierno. Luego el conjunto de esos

autogobiernos constituirán los escalones intermedios hasta el escalón nacional, el federal y luego el

internacional.

"LA EVOLUCIÓN HA SIDO POSITIVA Y MUY HÁBIL"

Sobre la actuación de Juan Carlos como Jefe del Estado español, ha dicho:

"Yo no quiero opinar respecto a las actuaciones de las personas en concreto, puesto que es

responsabilidad compartida con un Gobierno; creo, de todos modos, que la evolución actual ha sido

positiva y muy hábil frente a una presión popular arrolla-dora y han sabido, con un sentido muy práctico,

ceder en muchos terrenos y conceder unas libertades que eran realmente unos derechos. Creo que éste es

un avance positivo y que quienes lo niegan quieren cerrar los ojos a la evidencia. Ahora—ya se lo decía

antes—estamos en el principio de la democracia, y creo que muchos elementos del régimen anterior están

aún integrados en el nuevo sistema; la libertad no ha sido total, de modo que, en mi opinión, deben ha-

cerse aún grandes progresos para legitimar del todo el sistema actual.

 

< Volver