Autocrítica de Carlos Hugo en el congreso del Partido Carlista     
 
 Informaciones.    31/10/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

«Autocrítica» de Carlos Hugo en el congreso del Partido Carlista

MADRID, 31 (INFORMACIONES).

CON una declaración del presidente del partido, don Carlos Hugo de Borbón, y una rueda de Prensa, se

inauguró ayer el IV Congreso del Partido Carlista —primero que celebra el partido en la legalidad en

España—, que durante tres días celebrará sus sesiones de trabajo. A su llegada al local donde se celebra el

congreso, don Carlos Hugo de Borbón fue aclamado por los quinientos congresistas asistentes, con gritos

de «Carlos Hugo, libertad»; le acompañaban el secretario general del partido, don José María Zavala, don

Gabriel Alonso, don José Badia, don Mariano Zufía y don Carlos Carnicero.

Durante el discurso de apertura del IV Congreso, don Carlos Hugo se refirió a la nueva situación en la

que se desarrolla el partido y fijó como meta del congreso lograr el crecimiento del partido, definir la

estrategia posible y válida a desarrollar en un futuro, y la presentación de la línea ideológica carlista. Don

Carlos Hugo realizó una «autocrítica» sobre los defectos que habían afectado al Partido Carlista en alguna

época, señalando el infantilismo, la desilusión por la tardanza en la legalización y el peligro del abandono

de la tradición ideológico-histórica por el logro de una mayor y más rápida militancia.

Señaló también la necesidad de modificar las estructuras del partido para conseguir una auténtica

democracia interna y un Partido Federal con metas concretas. Carlos Hugo afirmó que «el carlismo es una

Federación de Partidos unidos por un poder comunitario que obliga a cada militante. La auto gestión —

afirmó— se construye logrando la unidad desde la base para llegar a la unidad federal». Como meta

importante del carlismo, señaló «el cambio de las bases internas de la organización económica para llevar

a España y al mundo a una democracia socialista, federal y autogestionaria».

RUEDA DE PRENSA

Mientras se iniciaban los primeros trabajos del congreso, don Carlos Hugo celebró una rueda de Prensa,

en la que estuvo acompañado por el secretario general del partido, clon José María Zavala.

Afirmó que veía lógico, aunque no había nada en concreto por el momento, mantener una entrevista con

el Jefe del Estado, al igual que con todos los que tienen alguna responsabilidad política en el país. Afirmó

que, por su parte, no hubo nunca ningún contacto con Franco para que éste le nombrara sucesor, aunque

reconoció haber mantenido dos entrevistas con él «gracias a las cuales —dijo— he podido gozar de una

cierta tolerancia durante los seis últimos años». Respecto al «pacto de la Moncloa», manifestó su

esperanza de que fuera «el primer paso para llegar al acuerdo de todos».

Afirmó que su regreso a España se ha producido sin concesiones por su parte, y que esperaba que pronto

le sea entregado el pasaporte español. Asimismo, y tras afirmar que no mantiene relación alguna con su

hermano Sixto, don Carlos Hugo puso de manifiesto que «el carlismo no plantea un pleito dinástico,

porque siente la necesidad de resolver un problema de fondo y no de forma. No se renuncia a una visión

histórica, pero se trata de aplicar ésta a la situación y realidad actual del país».

Don José María Zava1a afirmó que en la actualidad el Partido Carlista cuenta con 25.000 militantes y

varios miles de simpatizantes más.

MESA Y PONENCIAS

Tras la apertura del congreso, se procedió ayer a la votación y constitución de la Mesa del mismo, que

quedó integrada por militantes de base del partido, ya que los cargos directivos de la organización no

participan en los trabajos del congreso. Seguidamente fueron aprobadas las resoluciones que habrán de

entrar en debate en las sesiones de trabajo: mujer, juventud, alternativa municipal, alternativa sindical,

marginados, federalismo y alternativa económica. La Ponencia ideológica fue aprobada por 346 votos a

favor, uno en contra y 57 abstenciones.

PROTESTA

El Pleno del congreso del Partido Carlista ha hecho pública su protesta por «el trato discriminatorio y

parcial de que es objeto por parte de los órganos rectores de Televisión Española».

El Partido Carlista apoya su protesta en que, «tanto la llegada de nuestro líder, don Carlos Hugo, como la

apertura del IV Congreso, han sido totalmente ignorados por los actuales comisarios políticos que

monopolizan dicho centro, mientras que el despliegue de las televisiones de Alemania Federal, Gran

Bretaña, Holanda y Estados Unidos ha sido total»."

El comunicado concluye manifestando que el Partido Carlista presentará próximamente al Parlamento

una noción de censura contra Televisión Española y pedirá la dimisión de sus actuales dirigentes.

31 de octubre de 1977

 

< Volver