Autor: Santillana, Román de. 
   Y a lo lejos, las Canarias     
 
 Informaciones.    23/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

...Y a lo lejos, las Canarias

Por Román DE SANTILLANA

DE verdad Que las islas Canarias no están lejos de Madrid si se viaja en avión. La, digamos lejanía, viene

dada por falta de conocimiento y, a la vez de comprensión. Conocimiento del medio físico y espiritual

isleño y comprensión por sus problemas, que son muchos todos los que atormentan los días y las noches

peninsulares y algunos más muy específicos—. Y, desde hace poco tiempo, una sensación —que también

es problema y grande— de aislamiento y estrechamiento del espacio ital; tan vital que las islas lo

necesitan para respirar y, por ello, para vivir. Nos estamos refiriendo al abandono por España de los

territorios del Sahara occidental, y que hasta hace poco sé -decía oficialmente que «eran una provincia

española más»

El cronista hacia «ríos años que no disfrutaba del placer de vivir —y convivir— con sus amigos isleños

Ahora, una invitación gentil le ha permitido trasladarse à Canarias y recorrer durante once días cuatro de

sus islas: Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Hierro. De verdad que se ha quedado con ganas de

completar su periple y visitar las qup esta vez no ha podido ser.

Mientras el correo y ei teielonu le dicen que en la Península el frío arrecia —Incluso en sus tierras

levantinas y del noroeste—, aquí se disfruta de un sol alto, cálido y reconfortante; emplazado en un cielo

azul-blanco de una luminosidad sorprendente que acaricia el lugar donde está emplazada la finca desde la

cual tiene la suerte de escribir este artículo. El jardín jugoso es un estallido de vida, frescor y aromas

gratos. Flores bellísimas, árboles —tropicales y subtropicales, especialmente—, componen una sinfonía

donde se canta la placidez, la serenidad y la alegría de vivir/La piscina ejerce una seductora atracción que:

a la larga no será posible ignorar.

Y en este ambiente propicio a la serenidad de juicio y dé palabra, escucha las razones de sus amigos, que

le hablan «off the record», y que militan en campos plurales en lo político pero con el denominador

común.- desquerer aprovechar,. las horas premonitorias que vive la patria para trabajar con

vision de futuro por sus islas, haciéndolo a la vez por la patria grande. Hay que empezar. por decir que

todos —o mejor casi todos— se sienten muy españoles y muy europeos. Quizá, matizando, podríamos

aventurar que los que se sitúan en posiciones de izquierda —dicho esto para entendernos— son los que

con más fervor proclaman su espaflalismo y europeisme. Nadie entre nuestros Interlocutores de estos

apretados once días de vagar por el archipiélago nos ha mencionado con elogio ni casi con tolerancia al

líder independentista Antonio Cubillo.

"Este «líder» ha perdido el tren de la credibilidad al instalarse en Argel y proclamar machaconamente por

las ondas de la radío «made in Frente Nacional de Liberación Argelino», que «sus islas» son africanas y

aspiran a serlo cada día más y jugar su papel en la Organización de la Unidad Africana. Las mentiras,

cuando son de tal tamaño, hacen un daño irreparable al que las propaga. Canarias —todas las islas

Canarias— quiere seguir siendo española y europea, o, si se prefiere, europea y española. Ahora bien,

ambas cosas quiere serlo ´a su manera. Aquí y ahora, priman los problemas económicos y sociales, y si se

pone pasión .al h a b 1 a r de política pura, es cuando se toca la «política exterior» Marruecos -

Mauritania, y en medio, como el pañuelo de Reverte, su novia eterna: el Sahara. Este arenal atrayente y

subyugante, con sus fosfatos, su potencial riqueza -en crudos y minerales y, especialmente, su amplia,

rica y productiva Plataforma marítima.

El Sahara es para Oanarias una espina clavada que la España peninsular tiene el deber de quitar sin dolor

y de cauterizar la herida que forzosamente ha de quedar abierta por mucho tiempo.

En política interior q domestica parece bien y se acepta rilacenteramente la labor del Gobierno Buárez;

pero le ponen «tin pero» qué´; equivale a un suspenso total. Dicen, "y casi todos los canarios de todas las

tendencias y procedencias sociales,; y políticas se •sienten interpretados al oírlo, que Juárez y su

equipoposponen la solución del problema —problemas mil—económico y social a la reforma política.

Para este Gobierno, asegurar, lo primero es la política, y deja para un después indeterminado las

soluciones —si tan largo me lo fías-- de la economía en cambio y en crisis profunda.

Por supuesto —vaya esto por delante—, casi todos los .hombres y mujeres que son líderes en los

negocios, la agricultura, el turismo, la pesca y los servicios, quieren un «Régimen Especial» que les

permita autogobernar su Hacienda y sus actividades de cada día, que son la razón de su vida activa. El

énfasis de_nostalgia, sentimentalismo y folklore" -—éste salvo cuando sirve al turismo— están

prácticamente ausentes de sus planteamientos de autonomía. Visto que la Administración central va de

tumbo en tumbo en el regimiento de :la cosa isleña y ha culminado su poca afortunada labor con la

solución de la «crisis sahariana», donde no pudo, no quiso o no supo lograr una solución que fuese menos

perjudicial para estas tierras atlánticas, la alternativa, estiman, no es otra que una autonomía amplísima en

el aspecto socioeconómico y la promesa —cumplida sin pausa— de trabajar para que la «pifia» sahariana

sea remediada en lo posible. Aquí,, ahora, se entiende qué ambas cosas son .posibles y de forma

inmediata.

Dado este planteamiento de la situación, creen que la labor del actual Gobierno er. tan crucial aspecto del

vivir cotidiano no es ni buena ni mala; simplemente no es. Opinan que cuando los problemas se hacen

acuciantes y amenazan tensiones agudas de imprevisible repercusión, acude al remedio de siempre desde

hace más de cien años: enviar en oleadas sucesivas a varios ministros para que disfruten del clima y la

hospitalidad canaria y prometan soluciones foto-grafíándose sonrientes con sus interlocutores isleños. Y

se preguntan, ¿de qué se sonreirán los ministros, que no aciertan a resolver los problemas cuya gestión les

está encomendada?

Por oficinas y despachos, tanto in sulares como centrales, andan desperdigados muchos proyectos de

"Régimen Especial b de Autonomía administrativa. Al parecer, los presidentes de las dos

Mancomunidades de Cabil dos insulares —Tenerife y Gran Canaria—. ,y sus colaboradores oficiales y

privados, están de acuerdo en poner al día todos, los proyectos y de entre todos conseguir. un texto

sencillo y operativo que pueda empezar a funcionar sin demora, ya que más pausas podrían ser fatales.

Detrás de ellos están casi todas las personas que cuentan en la vida isleña, y ello por su condición de

«motores» de la actividad comunitaria canaria.

Al saber —y creer—de los interlocutores que te salen al paso en las islas, que lo que digan será

aprovechado pero sin desvelar nunca su personalidad ni ponerle nombres propios a las opiniones

escuchadas todos, absolutamente todos, derechas, izquierdas y centro quieren una amplia autonomía

administrativa que les permita relanzar su actividad global como comunidad y, tácitamente, admiten que

el día .que la vida comercial, industrial, pesquera y turística esté estabilizada cara al progreso, todo lo

demás se les dará por añadidura, y en esta añadidura tendrá cabida importante un renacer cultural a todos

los niveles que les permita ocupar primeros planos entre las demás regiones españolas.

Ahora ponen la proa de su esperanza en que la Reforma Política sea un hecho inmediato y las elecciones

no tarden en llegar para que el Gobierno que emane de la voluntad popular se ponga en seguida a la tarea

que estiman le es propia: la de trabajar y procurar resolver los problemas de cada día y los de siempre, tan

atrasados.

Las «medidas» acordadas en reciente Consejo de ministros, son —sobre el papel— aspiraciones viejas,

pero que tienen la pega que casi todas están en vías de proyecto —las que lo están—, y su realización

inmediata, que es lo que realmente les daría operatividad cara a la problemática isleña, está por ver.

"Canarias de verdad ansía que el pueblo hable y lo haga sin tardanzas innecesarias, y después que los

elegidos empiecen su tarea de gobernar —a ser posible bien-- enseguida.

 

< Volver