Cubillo, por el imperio     
 
 Diario 16.    29/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Cubillo, por el imperio

Ni es oro todo lo que reluce ni todo es una maravilla en la amistad hispano-árabe. Mientras nuestro

ministro de Asuntos Exteriores rpltera siempre verbalmente esa secular amistad, un Estado árabe y

mediterráneo, Argelia, continúa haciendo alardes de enemistad respecto de España sin que hasta ahora

tengamos noticias de la adecuada respuesta oficial.

Era grave que Argelia se hubiera convertido en refugio y ayuda de las alucinaciones separatistas de

Cubillo. Era grave que Argelia permitiera el uso de sus instalaciones radiofónicas para las emisiones en

las que Cubillo hace continuas demostraciones del caos mental y político en que se debate. Todavía más

grave fue que, con la connivencia argelina, la verborrea cubillesca pasase a la acción terrorista

dedicándose al criminal deporte de la colocación de bombas en establecimientos públicos canarios. Y no

menos grave es que, según parece, Argelia sea también el escondite de un presunto delincuente común

como "El Rubio".

Por muchas menos razones se han producido en las relaciones internacionales situaciones de ruptura

diplomática. Es cierto que las actividades políticas de Cubillo carecen de la más elemental seriedad y no

pasan de ser una broma pesada. Pero precisamente por eso es intolerable que un Estado que se dice amigo

arrope y ayude una acción sistemática contra nuestro país: Una acción que si ahora es inocua puede llegar

a ser trágica sí persisten los métodos terroristas.

Todas estas continuas muestras de falta de amistad por parte de Argelia han llegado a su punto culminante

al resultar que también el GUAPO encuentra en aquel país la ayuda y el estímulo para sus acciones

criminales en nuestro suelo. La emisión de anoche de La Voz de Canarias Libre, de obediencia

bumedianocubillesca, fue utilizada para transmitir el último mensaje del GRAPO, atribuyéndose los

atentados de ayer. Este nuevo hecho, real o producto de la guerra psicológica que padecemos, colma en

cualquier caso la medida. ¿Hasta dónde quiere llegar Bumedian? ¿Hasta cuándo van a aguantar nuestras

autoridades?

Cubillo se ha hecho cómplice del imperialismo de Bumedian que a toda costa quiere llegar al Atlántico.

Fracasada, al menos por ,el momento, la ilusión de un Estado vasallo en el Sahara, el dirigente argelino

sueña ahora con unas Canarias convertidas en Estado satélite con Cubillo de jeque máximo. Es curioso

que algunos países que han derramado tanta sangre en su lucha anticolonialista no sean capaces de resistir

a la tentación de convertirse a su vez en potencias colonialistas. Utilizando para ello a algún genio

político como el llamado Cubillo. Cada cual puede jugar a los imperios como le plazca y le dejen, pero la

sistemática violación de las normas y los usos internacionales por parte de las autoridades argelinas exige

del Gobierno español una respuesta adecuada.

 

< Volver