Argelia y España     
 
 Informaciones.    01/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

INFORMACIONES

ARGELIA Y ESPAÑA

UN portavoz oficial de la Embajada de Argelia declaraba ayer en Madrid que su país, «como es bien

sabido, apoya a todos los movimientos independentistas». Uno de esos movimientos, presumiblemente, es

el M.P.A.I.A.C., separatismo canario de Antonio Cubillo, cuya emisora está instalada en Argel Cubillo

declaraba ayer a una agencia de noticias española —declaración posteriormente «anulada», pero no

desmentida, por esa agencia— que el M.P.A.I.A.C. tiene por objetivo «la destrucción del Estado español

por la vía de la violencia». Cubillo también ha reivindicado varios atentados terroristas en suelo canario,

según ban publicado los periódicos, cosa que no ha desmentido el interesado, por lo que hay que suponer

que, como es público y notorio, el M. P. A. I. A. C. es responsable de esos atentados.

Todo ello viene a confirmar lo que INFORMACIONES decía hace tres días: que Argelia protege a grupos

de terroristas españoles y muy particularmente al señor Cubillo: En cuanto a la cuestión más específica

del entrenamiento de terroristas en cuarteles argelinos, el portavoz argelino decía ayer que prefería ano

desmentirlo siquiera, para evitar dar importancia a algo tan lejos de la realidad». Curiosa respuesta, que se

une a la negativa del propio Gobierno de Argel a hacer comentarios sobre el asunto.

Por lo visto, basta con tildarse a uno mismo de «independentista» para obtener el visto bueno y la patente

de corso argelinos. Y para Jactarse desde una emisora argelina de actos terroristas contra un Estado amigo

de Argelia. Ademas, ¿qué es el «independentisme» reconocido en Argel? ¿El normando, el plamontés, el

flamenco? ¿Qué características debe tener un movimiento pro Independencia para que un campeón del

tercermundismo, como Argelia, le preste su apoyo incondicional? Parece, desgraciadamente, que no hace

falta gran cosa para gozar de ese privilegio. T la irresponsabilidad de un movimiento folklórico —pero

terrorista— como el del señor Cubillo se ve correspondida por la irresponsabilidad cómplice de un Estado

constituido, con estrechas relaciones con España, Estado que grupos como el M.P.A.I.A.C. pretenden

destruir.

 

< Volver