Según un estudio de presidencia del Gobierno. 
 Canarias no tiene capacidad para una autonomía     
 
 Informaciones.    01/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

SEGÚN UN ESTUDIO DE PRESIDENCIA DEL GOBIERNO

Canarias no tiene capacidad para una autonomía

MADRID, (INFORMACIONES)

Se trata de crear un régimen financiero especien paro canarias, o la ves que se somete a una severa

revisión el actual régimen fiscal. Pero ante todo y sobre todo, se trata de rechazar por inviable el régimen

de autonomía que algunos maximalistas preconizan.» Esta es la conclusión a que llega el informe de

estudios económicos que •publica la Presidencia del Gobierno bajo el titulo «Canarias, necesidades

financieras en su desarrollo».

Canarias —añade— no tiene capacidad para una autonomía, con la que sólo se conseguiría librarse de una

dependencia (la paternal ejercida por la tutela del Estado), para caer en otra mucho peor (la

internacionalista, y explotadora).

La tasa de crecimiento de la renta del archipiélago canario ha sido superior a la media nacional, pero

insuficiente para compensar la intensificación demográfica, superior también a la media nacional (175

habitantes por kilómetro cuadrado), por lo que su renta se ha distanciado de la media nacional.

El Flan Regional para Canarias, sin embargo —dentro de los Planes de Desarrollo—, ha acortado

distancias, calculándose que, de seguir las últimas tendencias, los Ingresos «per capità» estarán Igualados

en 1980.

La actividad inversora en las Islas ha sido también superior a la media nacional, destacando el sector

público, cuyos índices confirman tasas de inversión (por habitante y kilómetro cuadrado) superior a la

media nacional, con una acción prioritaria respecto de otras zonas más subdesarrolladas del territorio

peninsular, como Galicia, Suroeste, Castilla, León y otras.

De 1968 a 1973, el archipiélago ha recibido un flujo financiero de unos 14.000 millones de pesetas, cifra

que se halla por encima de la aportación canaria, por vía fiscal, al sostenimiento de descargas del Estado.

DEBILIDAD DE LA INVERSIÓN PRIVADA

La inversión privada, por el contrario —añade el mismo informe—, no se ha decidido a instalar en las

Islas el conjunto de industrias básicas y manufactureras necesarias para un proceso de industrialización.

La culpa —se señala— puede achacarse a la falta de materias primas de base, pero también a la

Incertidumbre de los empresarios para disponer una demanda sólida y permanente para sus productos.

La situación fiscal propia de los «puertos francos», con una cantidad de productos foráneos, libres de

cargas aduaneras y fiscales, supone una ventaja para los canarios, mejorando su capacidad adquisitiva e

incrementando el volumen de ventas —aunque no todos los beneficios son para los nativos—. Pero

ofrece, al mismo tiempo, una seria contrapartida: la fuerte competitividad de estos productos, primados

muchas veces por los países exportadores, desalienta la inversión privada —que nunca podrá competa en

condiciones de igualdad— y origina Importantes pérdidas potenciales de puestos de trabajo y creación de

riqueza, que podrían penetrar en los mercados de África.

El informe no pretende suprimir esta situación, sino denunciar una situación aceptada como inevitable,

pero sobre la que caben serias dudas que serír preciso despejar mediante la protección a determinados

productos y la liberalización de otros.

El papel de las entidades oficiales de crédito ha sido menos eficaz en Canarias que en otras regiones con

superior grado de desarrollo. Pero se impone deslindar si ello sé ha debido a falta de atención para los

problemas canarios o, por el contrario, a que los propios inversores priva dos han hecho un

débil uso de las posibilidades de la Banca oficial.

Desde el sector de la Banca privada también parece confirmarse que parte del ahorro canario está

sirviendo para financiar el desarrollo de otras zonas de superior grado de desarrollo. La explicación

volvería a incidir sobre la falta de iniciativa privada para invertir en las Islas, apoyada por el hecho de que

los centros directivos de los Bancos se hallan fuera de la región.

En las Cajas de Ahorros no parece existir flujo hacia el exterior, pero sus actividades son de las más bajas

de las Federaciones Regionales. También resulta débil el flujo financiero que se produce a través del

mercado de valores.

MEDIDAS ECONÓMICAS PARA EL DESARROLLO DE CANARIAS

En orden a paliar los fallos —aunque no todos— del proceso de desarrollo canario, el informe propone

una serie de medidas de política económica para mejorar el proceso de capitalización necesario para el

desarrollo del archipiélago canario:

* Proseguir y reforzar la política de inversión de los Planes de Desarrollo, especialmente en los sectores

más necesitados (agua, educación, etc.).

* Intensificar la creación de entidades oficiales de créditos, con medidas de largo plazo y tipos de

interés preferente.

* Fomentar la creación de un Banco regional, con un trato de favor provisional.

* Crear, para la Banca de la zona, coeficientes de inversión obligatoria en títulos de renta fija que

emitan las empresas canarias, y reducir, para las Cajas de la Federación Canaria, el coeficiente de

inversión obligatoria en fondos públicos y títulos de renta fija.

* Medidas de fomento a la inversión privada y crediticias de carácter excepcional; con

independencia de los beneficios fiscales convenientes.

* Favorecer el proceso de autofinanciación de las empresas, a través de la desgravación fiscal en el

impuesto sobre sociedades a los beneficios no distribuidos.

 

< Volver