Autor: Correa Viera, Bernardo. 
   Los problemas de Canarias están adquiriendo carácter internacional     
 
 Ya.    11/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Los problemas de Canarias están adquiriendo carácter internacioinal

Minorías exiguas tratan de convertir el archipiélago en un avispero terrorista • La profunda crisis

económica en que se debaten las islas amenaza su supervivencia • La regionalización tributaria y la

autonomía política ayudarían a salvar la crisis y privarían de pretextos a separadores y separatistas

LAS PALMAS. (Servicio especial para YA.)

Consciente de la posición geográfica ultramarina del archipiélago canario, de su significación en la

macroeconomia del transporte del océano Atlántico, de su condición de archipiélago constituido por siete

minimercados . dispersos en 250 millas marinas del océano Atlántico, que desde los comienzos de su

historia hispánica han sido gobernadas por regímenes diferentes a los del resto de la nación (salvo un

pequeño período sin especial importancia), he consagrado los dos tercios de mi vida a luchar por los

puertos francos de mi tierra, proponiendo fórmulas que completen el sistema y io extiendan al campo

administrativo e incluso político, para tratar de corregir un olvido tradicional y abrir camino a soluciones

que nos aseguren la permanencia dentro d» la Unidad Nacional.

En estas tierras estratégicas, bellas y pobres, en tan largo tiempo —unos cincuenta años aproxima-

damente—se han producido varias crisis económicas y algunas políticas de prolija e innecesaria enu-

meración en el presente artículo.

RESONANCIA INTERNACIONAL DE LOS PROBLEMAS CANARIOS

Los problemas canarios han ido tomando una resonancia internacional creciente, que por ,su complejidad

son de difícil negociación en las caballerías, y recientemente las islas se han visto perturbadas por la

acción de minorías exiguas extremistas que han tratado de convertir aquel solar densamente poblado, que

vive hoy principalmente del turismo, en un avispero terrorista, a pesar del espíritu probadamente

hispánico, que por razones obvias está decayendo.

Después de la segunda guerra mundial y de la reciente pérdida del Sahara, que además de aumentar su

empobrecimiento ha debilitado su defensa militar, se polarizan sobre el archipiélago los intereses de

Argelia-Rusia, Estados Unidos-Marruecos (con pretensiones reivindicativas de las islas por este último

país), Mauritania-China (hasta ahora de mera plataforma para su imperialismo), el mundo árabe con sus

pretensiones energéticas y con sus veleidades características, el África descolonizada celosa de su

geografía, y Canarias es África, la América canaria (Venezuela-Cuba), cuyas poblaciones de solerá isleña

desean ayudar al archipiélago, pero qué no olvidan que el éxodo propio o el de sus mayores fue

provocado por la tierra de su /procedencia, siempre preterida por el poder central.

Kurt Waldheim, secretario de las Ilaciones Unidas, en sus declaraciones a 1a prensa, después de las

visitas que realizó al Sahara español, antes de su descolonización, dijo qué este sector geográfico

constituía uno de los puntos más conflictives del mundo.

AMENAZAS A SU SUPERVIVENCIA

Metida como está Canarias en una profunda crisis económica que amenaza con su supervivencia, y a la

que el Gobierno hasta ahora no ha podido dar soluciones reales y fiables, no debe extrañar a nadie que los

canarios de .diversos sectores pidan como solución una autonomía de carácter económico. Sé tiene

reconocida a las islas su personalidad económica como diferente a la del resto de España, y sólo se aspira

a que obrando en consecuencia de este reconocimiento se les dote de una hacienda también diferente a la

del resto de la nación.

REGIONALIZACION ECONÓMICA Y POLÍTICA

Las islas Canarias han ofrecido siempre una imagen deteriorada a todos los gobiernos de todos los

regímenes que ha tenido España, ya que aparecen tributando menos que lo que en ella se invierte, e

incluso a cuantos nos hemos acercado a los diferentes ministerios se nos ha exhibido este argumento para

repeler muchas justas peticiones de ayuda. No existiendo como no existen en la. Administración Central

órganos especializados en la problemática del .archipiélago, no cabe duda de que esa visión simplista

parece tener una lógica contundente, pero la verdad es que las grandes empresas nacionales tributan en

sus centrales que residen en Madrid, por 10 que clarificaría mucho la visión dé nuestra realidad el simple

hecho de regionalizar las tributaciones, lo que quiere decir tanto como crear un presupuesto para

Canarias, independiente del nacional y determinar de una vez para siempre el sistema financiero que

debemos aplicar a las islas.

UNA HACIENDA PUBLICA DIFERENTE

Una hacienda pública para las islas Canarias, diferente a la nacional, tiene que estar de acuerdo con el

potencial económico del archipiélago, y debe reflejar "la variedad característica ,de; las islas. Tendrá, que

huir de los impuestos indirectos en los puertos, para poder aprovechar las ventajas de la posición

geográfica. No hay que olvidar nunca que en unas tierras de tan escasos recursos los costos se hacen en

los puertos, y que todos los cargos de entrada, o sea la supresión de las franquicias tienen un efecto

multiplicador e inflacionario.

Esta autonomía tan lógica y simple ha sido comentada como seudo-independencia. A ello tenemos que

decir, razonando en sentido contrario, que aplicando el sistema vigente se llega al colonialismo y, con él,

al fomento de ,sentimientos morbosos que han estado siempre lejos de los isleños de probada, honradez y

acrisolado patriotismo.

En frase de un gran política español, don José María Gil-Robles y Quiñones, la acción que estamos

reflejando indica que "se habla de separatistas canarios y no se dice nada de que los separadores están en

Madrid".

En esté momento que viven las islas, de fuertes presiones internacionales y en este momento también de

la predemocracia, es obligado recordar otros hechos históricos y críticos, tales como la amenaza de

ocupación que el archipiélago sufrió en la segunda guerra mundial por parte de ambos bandos

contendientes, y donde hombres como don Luis Carrero Blanco, al felicitarme por mi conferencia sobre

"España y el Atlántico, las Canarias insulares y continentales", me sugería que hiciese campaña en favor

de la autonomía de Canarias.

No cabe la menor duda que el egoísmo presente mira con más obsesión los intereses materiales que los

superiores de España -y de Europa> y por eso llaman seudo-independencia a una autonomía económica

que traduce, una realidad geográfica y temen tanto la regionalización tributaria, que cambiaría la óptica

gubernamental y trazaría las líneas maestras de una política netamente nacional, en la España

transmarina, hasta ahora siempre incomprendida.

Bernardo CORREA VIERA

 

< Volver