Orden Público. 
 Brutal atentado contra un grupo de profesionales     
 
 Informaciones.    07/11/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Brutal atentado contra un grupo de profesionales

RESULTARON HERIDOS, ENTRE OTROS, DON ANTONIO GARCIA-TREVIJANO, DON

JAIME CORTEZO Y DON EURICO DE LA PEÑA

MADRID, 7. INFORMACIONES

Seis abogados y dos periodistas venezolanos fueron ayer agredidos brutalmente por un grupo de

individuos armados y encapuchados, cuando se encontraban reunidos en el bufete del abogado don Juan

Manuel Muñoz Salvadores, en la calle Claudio Coello, 50, cuarto piso. Los profesionales presentes -don

Antonio García Trevijano, don Jaime Cortezo, don Eurico de la Peña, don Eduardo Moreno, don José

Figueroa y don Manuel Muñoz Salvadores— habían sido convocados por el periodista venezolano don

Jesús Losada Ronsón, del diario «La Nación» de Caracas y cronista del palacio presidencial de

Venezuela, en una rueda de Prensa para expresar su opinión sobre el momento político actual. Se hallaba

presente también en la reunión el redactor gráfico de La Nación, don Juan García Solís.

A los tres cuartos de hora de comenzar la reunión irrumpió en el local un grupo de individuos armados de

pistolas y metralletas y encapuchados, quienes amenazaron a la secretaria, obligándola a tumbarse en un

sofá. Instantes después, uno fe ellos, que, según testigos presenciales era joven, de unos veinte años,

vestido de oscuro y encapuchado, «con buen aspecto y parecía bien alimentado», irrumpió pistola en

mano en el despacho donde se estaba llevando a cabo la rueda de Prensa y obligó a los presentes, con

amenazas de muerte, a ponerse cara a , la pared con las manos en Alto.

Tras proferir amenazas e Insultos, como «se os van a acabar las ruedas de Prensa con periodistas

extranjeros» y «esto os lo hacemos porque sois unos cerdos antifranquistas», los encapuchados —se sabe

que al menos uno de ellos iba armado con metralleta— obligaron a los allí reunidas a tumbarse en el suelo

boca abajo. "En ese momento sonó un disparo —efectuado con silenciador— que rompió una cristalera, y

acto seguido los enmascarados comenzaron a golpear a los presentes con las culatas de las metralletas,

fuertes puntapies, cadenas y una maza de armas —una bola de hierro con pinchos.

Después de la agresión, calificada por alguno de los presentes como de «una brutalidad salvaje», los

encapuchados rociaron a los presentes con «sprays» de gases lacrimógenos, y antes de abandonar el local

hicieron estallar una bomba de humo, que se extendió rápidamente por todo el edificio.

Varios vecinos del inmueble, al observar el humo, acudieron al piso y pudieron socorrer a los heridos, así

como avisar a la Policía y a los bomberos. Minutos después se personaron en el lugar varios coches de la

Policía Municipal, de orden público, un coche de bomberos y varias ambulancias.

Los señores Cortezo, Muñoz Salvadores y Figueroa fueron trasladados a la Residencia Sanitaria

Francisco Franco, donde se les apreció diversos hematomas en todo el cuerpo, una profunda brecha en la

frente. Los dos periodistas venezolanos fueron atendidos en la Clínica San Ignacio. A don Jesús Losada le

tuvo que ser escayolado el brazo por rotura de antebrazo, y el señor García Solís presentó una ligera

fractura de cadera. A don Antonio García Trevijano se le apreció rotura de dos costillas y del borde del

homoplato y a los restantes, contusiones y hematomas diversos. Al parecer, alguno de los agredidos

presentó la correspondiente denuncia al rellenar el atestado de la Policía en el Hospital Francisco Franco.

PROTESTA DEL GOBIERNO VENEZOLANO

Los daños ocasionados en el local son también cuantiosos: la moqueta y el mobiliario se quemaron en

parte por los gases lacrimógenos; los teléfonos tenían los cables arrancados, y vasos, libros, ceniceros,

etc., quedaron totalmente destrozados, así como el equipo fotográfico del periodista venezolano.

Al tenerse noticias de la agresión, el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela telefoneó a los dos

periodistas —que ayer noche abandonaron nuestro país para dirigirse a Venezuela— para interesarse por

sus lesiones. También el señor Ballesteros, funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores llamó a los

periodistas para ofrecerles sus disculpas. Finalmente se sabe que el embajador de Venezuela en Madrid ha

presentado una protesta oficial al Gobierno.

Por el momento, se desconoce la identidad de los autores de esta bárbara agresión.

En fuentes policiales se ha afirmado que todavía no se puede establecer una motivación clara del

atentado, así como de los autores del mismo.

 

< Volver