Don Blas Piñar, en Badajoz. 
 El franquismo no ha muerto     
 
   02/12/1975.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DON BLAS PIÑAR, EN BADAJOZ:

«El franquismo no ha muerto»

BADAJOZ, 2. (Resumen de EUROPA PRESS.)—«Aunque Franco ha muerto, no ha muerto el

franquismo», dijo don Blas Piñar, en un acto organizado por Fuerza Nueva en el teatro pacense Lope de

Ayala. El fundador de esta entidad y consejero nacional, don Blas Piñar, dijo también que en un sistema

democrático y liberal, donde los partidos políticos se permitan, no seremos nosotros los últimos en

comparecer; seguramente —añadió— seamos da los primeros en recoger el pálpito de la opinión pública,

canalizarla y organizaría. Poro no buscamos satisfacción personal ni aplausos del auditorio. Por encima

de esto está España, nuestra unidad, nuestra grandeza y nuestra libertad, y a ella nos anticipamos todos».

A esta primera intervención pública del señor Piñar desde que el pasado 9 de noviembre participó en un

acto de «afirmación patriótica» en Zaragoza, y al que asistieron unas 1.800 personas, hombres y mujeres,

en un 50 por 100 menos de cuarenta años. En su alusión a los partidos políticos, había dicho también:

«No somos enemigos de los partidos políticos porque no sepamos enfrentarnos con el pueblo, entender

sus ideas interpretar sus sentimientos, tenerlos en pie, embanderarlo tras unos grandes ideales. Nos

oponemos a los partidos políticos porque éstos suponen el enfrentamiento de unos españoles con otros,

porque conocemos la idiosincrasia, el temperamento d e 1 español, que hace todo bomba y qt;j se enfrenta

por cuestiones minúsculas.»

Don Blas Piñar inicio su disertación con los temas a los que más espacio dedicó: la muerte de Franco y la

proclamación de don Juan Carlos corno Rey de España. Afirmó que si se había dado sepultura al cuerpo

sin vida de Franco, ello no supone el enterramiento del franquismo, ya que éste se encuentra enraizado en

el pueblo español. Señaló asimismo que el 22 de noviembre no es fecha de inauguración de un Estado

nuevo, sino el complemento del período, de la etapa fundacional, ya que si se ha enterrado el cuerpo sin

vida de Franco, ello ha supuesto la siembra en el surco de España de una semilla que espigará y dará con

creces sus frutos.

Tras Indicar que él no ha sido lacayo nd adulador del Régimen, sino que con valor y gallardía ha

denunciado pública y privadamente las infidelidades al sistema, el consejero nacional se refirió a loa

sentimientos e ideas del pueblo español, demostrados por última vez —dijo— en el plebiscito ante el

cadáver de Franco, donde todas las clases sociales, en especial las más modestas, le rindieron el tributo

de gratitud.

Al aludir a la proclamación de don Juan Carlos como Rey de España, afirmó que los españoles tenemos

que reflexionar sobre el significado de la Monarquía, instaurada con el sentido de la unidad de mando y

unidad de orden, k> que, obra de frente sólo ello puede garantizar el presente y el futuro próspero ya en

marcha.

Si hace falta hacer retoques a nuestras Leyes Fundamentales —prosiguió—. No seríamos nosotros

quienes nos opusiéramos a la reforma. Al contrario, siguiendo la línea del pensamiento del Rey,

pediríamos las mejoras y las rectificaciones precisas.

 

< Volver