Actos de Alianza Popular en Albacete y Valladolid. 
 Duros ataques a comunistas y socialistas  :   
 Fraga: Stalin fue el Atila del siglo XX, y Carrillo, su discípulo. 
 Pueblo.    18/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

ACTOS PE ALIANZA POPULAR EN ALBACETE Y VALLADOLID

DUROS ATAQUES A COMUNISTAS Y SOCIALISTAS

Fraga: "Stalin fue el Atila del siglo XX, y Carrillo, su discípulo"

Al igual que otros partidos políticos, Alianza Popular aprovechó este fin de semana, como viene siendo

normal, para desplazar a sus dirigentes más destacados fuera de la capital. Esta vez le tocó el turno a

Albacete el sábado, y a Valladolid, ayer, localidades en las que no más de 2.000 personas asistieron en

cada una de ellas a sendos mítines, en los que predominó la dialéctica anticomunista.

En Valladolid, según informa nuestro redactor Francisco CANTALAPIEDRA, los hombres de Alianza

Popular no lograron llenar el recinto del polideportivo, pese a la intensa campaña realizada desde días

antes por toda la ciudad, y pese también a la relevante personalidad de los participante: Silva, Fraga y

Ruiz Gallardón, este último en sustitución de López Rodó, que no pudo acudir por sufrir una ligera

indisposición.

Precisamente fue Ruiz Gallardón el primero en dirigir la palabra a los asistentes. Refiriéndose al Partido

Comunista y en concreto a las declaraciones de su secretario general sobre la fidelidad a la Corona de

España, dijo que «Alianza Popular no necesita proclamar su fidelidad a la Corona porque los hombres de

Alianza Popular hicieron posible, a veces en circunstancias harto difíciles, que se sentara en el Trono de

España Su Majestad el Rey Don Juan Carlos».

Tomó la palabra seguidamente el ex ministro Federico Silva Muñoz, que durante su discurso escuchó

algún silbido. Silva dijo que nuestro país tiene una amarga experiencia de república federal, añadiendo

que "no hay más nacionalidades que la de España, aunque para ello sea preciso regionalizar el país, y ahí

está el programa de Alianza Popular".

Más adelante dijo que Alianza Popular quiere la paz y la reconciliación, pero no el revanchismo. «Estoy

deseando —dijo— que no se vuelva a hablar de las checas, pero tampoco de las torturas o de las cárceles

de Franco. Deseo que se hagan homenajes a Federico García Lorca; pero también a Ramiro de Maeztu, a

Ramiro Ledesma Ramos o a Pedro Muñoz Seca, muertos por los sicarios de la república.»

El último en intervenir en el acto de ayer fue Manuel Fraga Iribarne, que pronunció un discurso de más de

cincuenta minutos, en el que comenzó haciendo un resumen de la historia de España desde el comienzo

de la primera república hasta 1974, cuando se inicia la segunda gran crisis económica, para añadir que a

la sociedad española actual «no se la puede venir amenazando ridiculamente con la hoz y el martillo,

porque ya está en el tractor y la cosechadora». Dijo también que estaban allí los que no hicieron la guerra,

«y que incluso llegamos a ministros casi diría yo por concurso-oposición». Lanzó varios ataques al

Partido Comunista Español, al decir que algunos han entrado en el país «con peluca, montando después

en un Cadillac para despreciar al obrero español, que sigue con un seiscientos fabricado con su sudor».

En un momento de su discurso, Fraga dijo que «no nos vamos a dejar quitar España», para añadir más

adelante que «gobernar no es decir que sí a todo el mundo y dar palmaditas. Gobernar es tener

imaginación y autoridad».

Finalizado el acto político, Fraga y Ruiz Gallardón contestaron las preguntas de los informadores 1ocales,

no asistiendo Silva, que había tenido que partir con urgencia. Fraga fue en realidad quien llevó la voz

cantante en la reunión informativa, calificando de «ociosas» o «innecesarias» varias de las preguntas

hechas por los periodistas locales. Preguntado sobre si Alianza Popular habría aceptado la legalización del

Partido Comunista Español si ésta hubiera venido del Tribunal Supremo, Fraga Iribarne dijo que ellos

fueron «el único grupo que dijo que aceptaría esa legalización» de haberse producido en las

circunstancias descritas; pero que de esta forma, el citado acto es como «un pequeño y pintoresco golpe

de Estado».

EN ALBACETE

También, como ya dijimos, fueron unos 2.000 los asistentes al acto organizado en Albacete por Alianza

Popular, aunque en esta ocasión la asistencia tuvo más mérito por ser sábado, día laborable.

Según informa nuestro redactor León CUENCA, encargado de cubrir la información, el primero en

intervenir fue Martínez Esteruelas (Fraga, como, casi siempre, se reservó para el final), quien dijo que

más que ganar unas elecciones. Alianza Popular pretende crear una fuerza para el futuro con el fin de

defender a España de sus enemigos.

Atacó la legalización del Partido Comunista, explicando todo el proceso seguido hasta llegar a ella,

afirmando que «el eurocomunismo es una careta táctica y estratégica del comunismo». Dijo después que

Alianza pretende una España de clases medias, «pues ni la herencia ni la revolución resolverán nuestros

problemas». Rechazó las acusaciones de inmovilistas, «pues buscamos la reforma no ruptura. para España

cuya alternativa es o una sociedad humanista, con esperanza o un socialismo sin ninguna esperanza para

el hombre».

FRAGA, APLAUDIDO

25 VECES. — Habló a continuación Manuel Fraga, cuya presencia fue acogida con grandes aplausos,

manifestando en" primer lugar que España se encuentra en estos momentos en una encrucijada de su

historia. Hizo un análisis de los acontecimientos sucedidos en el país en el último siglo, habiendo

hincapié en la revolución de 1934, «otra guerra civil —dijo— declarada por los socialistas, de la que

ahora no se quiere hablar», para afirmar que el período comprendido entre los años 1953 y 1973 fue uno

de los más brillantes de España «y cuando se le ataca a ese período no sólo se pretende manchar un

nombre ilustre, sino insultar a vosotros, españoles, que sois los que lo habéis llevado a cabo». Dedicó un

caluroso elogio a las Fuerzas Armadas, que fue subrayado con grandes aplausos, y añadió que se estaba

intentando la división política, militar, administrativa y económica de España, para decir a continuación

que «Stalin fue el Atila del siglo XX. ex seminarista, ladrón de caballos, autor de las matanzas de

oficiales polacos en Katin, y Carrillo, su discípulo, como se demuestra en Paracuellos». «Cuando Carrillo

ve las cosas mal pone junto a su bandera la de España.» Añadiendo después: «Carrillo no duda en vestirse

con la piel de cordero del eurocomunismo, como se vestiría de abad mitrado.»

«El socialismo es una forma respetable de entender la sociedad», diría en otro párrafo de su discurso.

«Pero hay socialismos de origen cristiano y otros de carácter marxista-leninista, y éste es el caso del

socialismo español.» Aludió después a los partidos del centro español y manifestó: «No voy a meterme

con el centro, porque nosotros somos centro, pero hay en él algunos sectores cuyos componentes caben

todos en uno o dos taxis, que se acogen a los faldones del Poder para que vayan a ayudarles.» Finalizó

Fraga su discurso, que fue interrumpido en veinticinco ocasiones por los aplausos de la concurrencia,

afirmando que «no vamos a dejar que nadie nos rompa a España».

A VUELTAS CON CARRILLO — Finalizado el acto, Martínez Esteruelas y Fraga Iribarne se

trasladaron a La Roda, donde se reunieron en un almuerzo con unas doscientas personas. El

señor Fraga manifestó «lo ridículo que resulta enarbolar la bandera de la hoz y del martillo cuando no

hay hoces en nuestros campos ni martillos en las industrias, y el insulto de exhibirse el líder de

los comunistas en un cadillac, frente a los "600" que han sabido conquistar los obreros con su trabajo».

Respondiendo a preguntas de PUEBLO, Fraga se refirió a las declaraciones de Felipe González en el

sentido de que Alianza Popular tendría un quince por ciento de los votos y los socialistas un cuarenta.

«Que Dios conserve la vista al señor González lo mismo que se la conservó en el referéndum cuando

propuso la abstención.»

18-IV-1977

 

< Volver