Autor: Planas Sanmartí, Jacinto. 
 Conferencia contestada y con incidentes en Palma de Mallorca. 
 Don Blas Piñar, contra las asociaciones y el centrismo     
 
 Informaciones.    25/01/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

CONFERENCIA «CONTESTADA» Y CON INCIDENTES EN PALMA DE MALLORCA

Don Blas Piñar, contra las asociaciones y el centrismo

Por Planas SANMARTI PALMA DE MALLORCA, 25.

FRAGA, De la Cierva, Garrigues Walker, Camuñas, Jo» treintao de Bruselas», el actual Gobierno Arias,

las grandes empresas y el gentismo en- general —«ios tibios, los vomitagravios»— fueron los principales

puntos de diferencia donde se apoyó don Blas Piñar ayer en el transcurso de «us dos intervenciones ya

programadas desde hace tiempo.

A la conferencia anunciada —que 61 calificó de acto político— asistió un numeroso público heterogéneo.

£3 salón de actos del Colegio Franciscano en que se celebró resultó totalmente insuficiente y hubo de

abrirse puertas de acceso y ventanas para que la gente pudiera seguir el desarrollo de los acontecimientos

desde pasillos, vestíbulos, dependencias anejas, escaleras, ventanas que dan al viejo claustro y otras

enrejadas que dan a la calle. Siseos, abucheos, carcajadas y murmullos de desaprobación por parte del

mundo joven, que ocupaba la parte posterior del salón y otros lugares del Centro fueron contestados de

forma inmediata por Blas Piñar, ante el entusiasmo de sus seguidores, que aplaudían y ovacionaban estas

contraofensivas del notario y consejero nacional.

PRESIDIO EL GOBERNADOR

Con la presencia del subjefe provincial del Movimiento como autoridad representativa, aunque sentado

entre el público, el acto iba desarrollándose con alternativas, cuando, a mitad del parlamento de don Blas

Piñar, llegó el gobernador civil, quien subió al escenario y se sentó en el lugar preferente de la

presidencia, formada por los hombres de Fuerza Nueva. Ira primera autoridad civil, que en una

entrevista que me concedió a poco de tomar posesión de íu cargo, se confesó admirador de don Blas

Piñar, portaba la clásica corbata con los colores azules y granates dé Fuerza Nueva, como algunos de los

instalados en la presidencia, y aplaudio algunas de las respuestas que el notario ofrecía a los con-

testatarios.

AGRESIONES

Mientras don Blas Piñar desgranaba un parlamento imposible de resumir por su complejidad y los

muchos temas abordados, el sector joven seguía mostrando su disconformidad en determinados

momentos del acto, hasta que el orador perdió la paciencia y gritó: «Si hay alguien que esté disconforme,

que suba aquí a discutirlo y a pegarse conmigo.» Una señorita que estaba a mi lado intentó subir al

estrado, pero se le impidió hacerlo. Mientras los abucheos seguían y los aplausos rubricaban los gestos y

frases de don Blas Piñar, éste, con media sonrisa, decía: «Este es un ejemplo de democracia.» Pero, en el

mismo momento, un muchacho era agredido por varios hombres en el portal del colegio sin que los

espectadores se enteraran de ello.

En un momento del parlamento se refiere a los centristas.

Luego afirmó que los hombres de Fuerza Nueva no son unos «enchufados del sistema», que «a los tibios

les vomita Dios», que «hoy, ser neutral, es tanto como ser traidor». Y que «no es posible que una mujer

esté un poquitín embarazada o que un señor sea moderadamente cornudo.» Aludió a don Ricardo de la

Cierva con ironía, e intentó desacreditar con humor las opiniones vertidas por el ex director general:

«Tengo miedo porque humano es el tenerlo; lo que hay que hacer es dominarlo, pero, desde luego, a don

Ricardo de la Cierva no le tengo miedo de ninguna clase.» A la hora y media de haber comenzado, -don

Blas Piñar terminó su parlamento con el grito de «¡Arriba España!». £1 gobernador y los hombres de

Fuerza Nueva le abrazan efusivamente y el público abandonó la sala en orden. Fuera, varias personas

levantan el brazo y entonan el «Cara al Sol».

LA CENA

En un restaurante modesto, y con 250 pesetas como techo máximo del menú, se celebró 1& anunciada

cena de amistad. Don Blas Piñar ocupo la presidencia junto al gobernador´ civil y «subjefe provincial del

Movimiento. Asistieron 134 comensales. Uno de ellos, don José María Rebate, catedrático en Castellón,

tomó la palabra para decir que se había intentado impedir que él asistiera a este acto, no consintiéndole

que nadie le sustituyera, y que a las cinco de la tarde había dado su última dase. Aludió a los que «lian ido

a Bruselas a vender la piel de toro, y para vender la piel antes hay que matar ai toro».

NUEVOS ATAQUES

Don Blas Piñar tomó la palabra para referirse a los centristas. Hizo mención de hombres como los señores

Garrigues "Walker, Fraga o Camuñas. Habló de los 1.000 millones de Garrigues Walker, de las 1.500

pesetas del cubierto del Ritz de Barcelona, de la reunión de Bruselas y de que «quienes produjeron los

fallos del sistema pasan ahora por liberales y cambian de chaqueta». «En estos momentos ´—dijo—, a

esas personas les conviene botar sobre otros la pelota del fascismo y el inmovilismo.»

NO A IAS ASOCIACIONES

Explicó que es atacado y vilipendiado por defender sus ideales con grave riesgo de su honor, «y espero

que dentro de muy poco tiempo con riesgo de la propia vida». Los hombres de Fuerza Nueva —dijo— no

formarían una asociación porque se han opuesto a las asociaciones. Luego añadió los motivos por los

cuates están en contra de los asociaciones, diciendo que son «anticonstitucionales»: «Está claro su

contrafuero sé. gún la ley —dijo—, porque el proyecto no fue a las Cortes, y he aquí "cómo los partida-

rios de la democracia se alegran de que la democracia se imponga por decreto", porque el pueblo no

quiere asociaciones, como lo prueba la falta de asistencia del pueblo a las deliberaciones del Consejo

Nacional, porque es una injusticia que el modesto contribuyente tenga que pagar la asociación del señor

Garrigues Walker, y porque se puede ser hombre del Movimiento sin tener que pasar por ¡aa horcas

caudinas del asociacionismo, que en realidad va a Jugar el papel de partidos políticos, tal como se ha

asegurado en fuentes gubernamentales al adelantar que eran tan sólo un punto de partida.» Por fin, dijo

que oficialmente se discriminaba al conceder un trato de favor a Fraga y considerar a los demás

cuidadanos de segunda clase.

Finalmente se entonó el «Cara al Sol», brazo en alto, por casi todos los presentes. Hoy y mañana don Blas

Piñar se entrevistará con los hombres de Fuerza Nueva en Mallorca.

 

< Volver