A palos, no     
 
   08/05/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

8-V-73 IGLESIA PALOS, NO

LA violento interrupción de actos religiosos por un grupo de guerrilleros, la perturbación del orden que

impide la celebración de reuniones de apostolado aprobadas y presididas por la legítima autoridad

eclesiástica, el empleo de la violencia moral y de 1» agresión física con sacerdotes y fieles son hechos

demasiado graves para que ao los comentemos con breve severidad.

Por una parte, los encargados de marcar la orientación y el paso de la Iglesia son los obispos: no

incurramos en la aberración de confiar a las porras y a las bandas la defensa de la Iglesia contra la

jerarquía eclesiástica.

Por otra parte, el mantenimiento del orden público no admite bulas a favor de nadie: no hay desorden de

derecha y de izquierda. Hay fuerzas del orden, y no fuerzas paralelas, a todas luces ilegales.

Pero, finalmente, nadie ere» que la historia va a detenerse ante un grupo que desconfía tanto de su razón

como para sustituirla con palos. No debe crecer mucho el prestigio de España en el conjunto de la Iglesia

universal por la temerosa hazaña de abrir frentes y cerrar horizontes.

Traemos aqui esta nota porque las informaciones que le dan base son de carácter religioso. Pero en otro

lugur insistimo» en nuestra sincera repulsa a todo comando criminal, a, tod» intento de guerra, » todo vil

asesinato. Desorden de izquierda, tampoco.

 

< Volver