Incongruencias     
 
   23/05/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INCONGRUENCIAS

En su numero de ayer el diario «Ya» publica el siguiente comentario:

No queremos aceptar el calificativo de «canallesca» que el notario don Blas Piñar ha regalado por su

atenta —y riesgo—r a la Prensa española, m toinar en consideración sus palabras poniendo en duda la

ortodoxia del espíritu del 12 de febrero, del que parte la programática del actual Gobierno. Hay palabras

que se comentan por sí solas. Queremos, sin embargo, volver a llamar la atención sobre el margen de

actuación que esc mismo Gobierno, cuya interpretación de las Leyes Fundamentales se pone en duda,

concede a extremismos como el que capitanea don Blas Piñar. Mientras gentes Preocupadas por la

participación creciente de los españoles en la gestión política encuentran dificultades para llevar a cabo

una labor de cohesión ideológica que pudiera traducirse más adelante en cooperación directa en las tareas

gubernamentales. los extremismos —no sólo de derecha— disfrutan de una prima especial a la hora de

«cantar sus verdades», que en nada ayudan a llevar la tranquilidad a los ciudadanos.

Lo liemos dicho muchas veces y lo repetimos hoy. Nuestra ordenación constitucional presenta

posibilidades que todavía no está» desarrolladas al máximo. Todo lo que contribuya a hacerlo será en bien

del país, Pero, desde luego, no será a través de convocatorias estridentes ni manifestaciones de fuerza, que

si es verdad que siempre existieron con carácter minoritario, lo que no resulta lógico es que sea» las

únicas.

Esa Labor de zapa que está realizándose, hoy más que nunca; desde la llamada derecha o ultraderecha,

coincide con la de la izquierda. Precisamente desde esa dimensión política que se expresa como acaba de

hacerlo don Blas Piñar llegan hoy las peticiones más inquisitoriales contra una Prensa y una opinión

pública que ejercen la crítica, pero no se rasgan las vestiduras ante las proclamas del notario de Madrid.

Usar de una libertad de expresión para suprimir la de los demás es. Por lo menos, paradójico.

 

< Volver