El caso del atraco al Banco Atlántico. 
 El señor Alcazar de Velasco rompe con su abogado defensor     
 
 Informaciones.    10/07/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL CASO DEL ATRACO AL BANCO ATLÁNTICO

EL SEÑOR ALCÁZAR DE VELASCO ROMPE CON SU ABOGADO DEFENSOR

MADRID, 10. (.INFORMACIONES.» — La redacción fio «Cruz Ibérica» publicación de ultraderecha.

de la que es director don Fernando Alcazar de Velasco. procesado como presunto autor inductor del

atraco al Banco Atlántico de la plaza del Callao de Madrid, nos envía copia ele uaa í-a.r-ta del señor

Alcázar de Velasco a su abogado defensor, don Roberto Reyes, en ¡a que le comunica que prescinde de

pus servicios como letrado El señor Alcázar de Velasco ¡señala como motivos de su escisión una carta

que el abogado don Roberto Reyes envió a sus padres. Dice el señor Alcázar cíe Velasco que en diena

carta el abogado deja patente ia falta de confianza, en sus declaraciones y que en secundo término dicha

carta trata materias de exclusivo interés de su defensa, por lo que considera improcedente la

comunicación a terceros de estos asuntos «muy privados». El señor Alcázar de Velasco añade en su carta

a su abogado que le resulta «muy extraño» que en tres meses de relaciones no presentara ninguna

objeción al contenido de la doctrina de «Cruz Ibérica» y que en la carta que el letrado envía a sus padres

la califica de «confusa». La carta del señor Alcázar de Ve-lasco dice textualmente: «No sé cómo un

supuesto viejo falangista como usted cae en llamar confuso un ideario que propugna la liberación de

Gibraltar, la supresión de la usura bancaria y de la Masonería. Entre otras cosas. ¿Cuál de todas ellas le

parece la más confusa? Cualquiera que fuese le aleja a usted instantáneamente de lo que entiendo servicio

a España, por lo que, repito, no puedo admitir ni un solo momento que se haga usted cargo de mi

defensa.» Finaliza el señor Alcázar de Velasco diciendo que ignora si encontrará algún abogado que

coincida con la doctrina de «Cruz Ibérica», aunque esto no le inquieta, pues puede siempre afrontar su

procedimiento con un abogado de oficio, «en la seguridad de las rectas conclusiones del Tribunal

competente».

INFORMACIONES

 

< Volver