El jefe del Estado preside los actos conmemorativos de la fundación de la Falange     
 
 Informaciones.    29/10/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL JEFE DEL ESTADO preside los actos conmemorativos de la fundación de la FALANGE

MADRID, 29. (INFORMACIONES.)

«Todos esperamos los criterios y orientaciones que en el orden instrumental ha de sugerir este Consejo Nacional al contestar al planteamiento del Gobierno para acentuar la participación política de todos los españoles. El respeto a esa opinión institucional, y las recientes palabras de nuestro vicepresidente, limitan voluntariamente mi exposición, en este punto, a expresar mi confianza en el Consejo y en sus criterios para ensanchar efectivamente cada día más los canales de participación, el intercambio y la comunicación real y permanente entre el Estado y el pueblo al que sirve.»

Estas palabras han sido pronunciadas esta mañana en la sede del Consejo Nacional por el ministro de Trabajo, don Licinio ds la Puente, encargado este año de pronunciar el discurso conmemorativo de la fundación de la Falange, efemérides que cumple ahora cuarenta años.

El señor De la Fuente fue interrumpido nueve veces por los aplausos y recibió una gran ovación final. Las exteriorizaciones de entusiasmo se produjeron cuando el ministro aludió a la necesidad de avance político, de justicia social como base del funcionamiento institucional, de acción política para identificar al Principe con el pueblo, y de reactualización del ideal falangista.

El acto fue presidido por el Jefe del Estado y Jefe nacional del Movimiento, a quien acompañaban el Príncipe de España y el vicepresidente del Gobierno y ministro secretario general. Franco y el Príncipe vestían uniforme militar.

En el banco del Gobierno sólo estaban ausentes los ministros de Obras Públicas y Gobernación, señores Fernández de la Mora y Arias Navarro.

Al final del acto se cantó el «Cara al sol», que fue entonado por todos los presentes y, brazo en alto, por los ministros señores De la Fuente, Utrera, García-Ramal y Martínez Esteruelas.

Franco dijo finalmente las voces de ritual y fue despedido por los consejeros con grandes aplausos.

 

< Volver