Los círculos José Antonio, sorprendidos por su suspensión     
 
 Informaciones.    11/12/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LOS CÍRCULOS

JOSÉ ANTONIO,

SORPRENDIDOS POR SU SUSPENSIÓN «ES NECESARIA Y URGENTE LA ADECUADA INSTITUCIONALIZACION DE LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA»

MADRID, 11. (EUROPA PRESS)

La Junta de Presidentes de los Círculos Doctrinales José Antonio ha hecho pública ana Dota, en la que dice que «estudiar y actualizar la política de José Antonio y difundir e incorporar a la misma a toda la juventud española son las finalidades .fundamentales para lo que fueron creados».

Añade la nota qne sorprendidos en la mayoría de los casos los Círculos por el hecho insólito de una suspensión, de la que se han tenido las primeras noticias a través de la Prensa, nos vemos en la precisión de manifestar las siguientes aclaraciones:

* «Que hasta tanto no recibamos (a notificación oficia) correspondiente, continuará la normal actividad délos Círculos.

* Si la suspensión se confirma, utilizaremos los canees qne el ordenamiento jurídico vigente nos permita para obtener su levantamiento.

* Esta suspensión, en caso de confirmarse, la estimamos lesiva para el régimen español, la vida política nacional, los falangistas y para España misma.

* Estimamos que es gravemente atentatorio a los principios que inspiran el Estado español el intento de suprimir las opiniones, los criterios y los pareceres de los seguidores de la doctrina política de José Antonio Primo de Rivera.

* Esta situación muestra la necesidad absoluta y urgente de ana adecuada institucionalización de la participación política en nuestro país, por la que siempre, y en todas sus declaraciones, estos Círculos se han pronunciado. Participación que debe ser encauzada en el marco de un estatuto que haga efectivo e! derecho de los españoles a asociarse. , Los Círculos afirman que todo lo anteriormente expuesto tiene cabida en el marco de la Constitución española, y que es nn error grave suprimir toda manifestación de disconformidad y crítica, que, indefectiblemente, supone arrojarlas a la clandestinidad o al silencio.»

 

< Volver