Torcuato Luca de Tena, en el Club Siglo XXI. 
 No sabemos dónde estamos, adónde vamos o adónde pretenden llevarnos  :   
 El conferenciante hizo un análisis de las causas, individuales o provocadas, de confusión preelectoral. 
 ABC.    01/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. MIÉRCOLES, 1 DE JUNIO DE 1977.

ULTIMA HORA EN A B C

TORCUATO LUCA DE TENA, EN EL CLUB SIGLO XXI

«NO SABEMOS DONDE ESTAMOS, ADONDE VAMOS O ADONDE PRETENDEN LLEVARNOS»

El conferenciante hizo un análisis de las causas, individuales o provocadas, de confusión preelectoral

Madrid. (De nuestra Redacción.) «La radical transformación del panorama político español desde la

muerte de Francisco Franco; la, para mí, excesiva velocidad impuesta por el Gobierno al viraje político; la

brusquedad misma de este viraje y la tendencia innata de los españoles —y muy especialmente de sus

clases políticas y dirigentes— a la disgregación, a la atomización y a los personalismos, nos han llevado a

un punto en el que no sabemos dónde estamos, ni adonde vamos, ni quiénes son con exactitud los otros,

ni adonde van, o, con mayor precisión, adonde pretenden llevarnos.»

Con estas palabras comenzó don Torcuato Luca de Tena su conferencia: "Ante las próximas elecciones:

frente a la confusión, claridad», pronunciada en el Club Siglo XXI dentro del ciclo «La Corona y la nueva

sociedad española ante un año histórico», en la que alertó sobre la desorientación electoral de la gran

mayoría del pueblo español, que aún ignora a quién otorgará su voto.

CONFUSIONISMO. Para él conferenciante son perceptibles dos tipos de confusionismo ante las

próximas elecciones: el involuntario y el provocado. En el primero incluye actitudes individuales, la

publicidad de algunos partidos, los medios de comunicación, las coaliciones que él denomina «ajenas a la

lógica». En el capítulo del confusionismo «provocado» contempló la dialéctica marxista y la deformación

que de la verdadera imagen de algunos partidos realizan quienes pretenden zancadillearlos.

Sin rodeos, el señor Luca de Tena concretó actitudes individuales que oscurecen las posibilidades de

inteligencia del momento: desde la militancia comunista de sacerdotes católicos, en abierta desobediencia

a su credo y jerarquías, hasta la inelegibilidad de los alcaldes y la elegibilidad del presidente del

Gobierno. En el punto de la «ferocísima flora política, con más de ciento noventa partidos legalizados», el

conferenciante retó al más agudo observador a que le explicase «las matizaciones que distinguen, por

ejemplo, a la Unión de Juventudes Maoístas del Partido Comunista Español... Y sus diferentes

denominaciones de unificado, renovado, histórico..., «al que precisamente hemos conocido en nuestras

propias carnes y en nuestros propios lutos». Pero como connotación de mayor gravedad en el confuso

momento, señaló el brusco y veloz viraje político impuesto por el Gobierno, y en su análisis se detuvo

con acierto y nitidez.

NECESIDAD DE LA REFORMA.—Tras afirmar la necesidad de una reforma de los esquemas y modos

anteriores, denunció la falta de prudencia y energía en los cirujanos de la transición. Enumeró episodios

como la disolución de la Brigada Social, especializada en terrorismo, cuando este tipo de violencia más

fuertemente azotaba nuestra sociedad; la amnistía «bis»; la legalización del P. C. E. sin deliberación

previa en Consejo de Ministros: el uso y abuso de la palabra democracia; la tergiversada interpretación de

las posturas y programas de los partidos y alianzas.

A la hora de las definiciones dijo que Alianza Popular no reconoce otra autoridad que la emanada de las

leyes, ni otras leyes que las promulgadas en las Cortes, ni otras Cortes que las emanadas de la voluntad

del pueblo." «Si Alianza estuviese en la oposición —agregó— defendería la autoridad del Gobierno,

aunque éste le fuese hostil, y si estuviera en el Gobierno, defendería con la Ley en la mano la autoridad

que el pueblo le hubiese concedido, porque sin autoridad no hay orden, sin orden no hay justicia, sin

justicia no hay paz y sin paz la convivencia y el desarrollo se hacen imposibles. Este es nuestro

autoritarismo; señores.»

LAS ACUSACIONES A ALIANZA POPULAR.—Rebatió a continuación, con buenos argumentos, las

acusaciones que sobre Alianza Popular se arrojan a diario: nostalgia del pasado, utilizar la palabra

«nacional», ser centralistas por contradecir las tendencias federalistas, ser partido clasista y burgués... y

querer incitar al Ejército de impedir el proceso constituyente. Y sólo aceptó una: la fobia antimarxista.

Refiriéndose al comunismo, le calificó de «pavorosa utopía económica», y acerca de la guerra civil

española dijo, casi al término de su alocución, «no fue contra unos hermanos nuestros, cuya

reconciliación sinceramente deseamos, salvo al precio de la claudicación, sino contra unas ideas

aberrantes y. nefastas, obedientes a la consigna de Lenin: «Contra los cuerpos, la violencia. Contra las

almas, la mentira.» El marqués de Luca de Tena puso punto de término a su conferencia recomendando la

prudencia en el voto que, en definitiva, entronca con el instinto de conservación y la voluntad de

supervivencia, que nos evite exclamar, cuando ya sea tarde: «¡No es ésto! ¡No es ésto! ¡No es ésto!»

 

< Volver