XL Aniversario de Falange Española, en el Consejo Nacional. 
 El Jefe del Estado, acompañado del príncipe, presidió la conmemoración del discurso fundacional de Jose Antonio Primo de Rivera     
 
 ABC.    30/10/1973.  Página: 25,27,?. Páginas: 3. Párrafos: 16. 

XL ANIVERSARIO DE FALANGE ESPAÑOLA, EN EL CONSEJO NACIONAL

EL JEFE DEL ESTADO, ACOMPAÑADO DEL PRINCIPE, PRESIDIO LA CONMEMORACIÓN DEL DISCURSO FUNDACIONAL DE JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA

«Lo que se dijo en 1933 fue oportuno en aquella fecha, pero en 1973 tenemos que hablar de cosas de 1973 y con lenguaje de 1973», declaró el ministro de Trabajo

Y AÑADIÓ: «A IMPULSOS DE LA OBRA RENOVADORA DE FRANCO TODO ESTA CAMBIANDO Y LA SOCIEDAD SE HACE, DÍA A DÍA, MAS PERMEABLE Y EQUILIBRADA»

Madrid. (De nuestro redactor político.) Su Excelencia el Jefe del Estado, que tenia a cu derecha a Su Alteza Real el Principe de España y a su Izquierda al vicepresidente del Gobierno y del Consejo Nacional y ministro secretario general del Movimiento, profesor Femández-Miranda, presidió ayer por la mañana en el salón de sesiones de la Alta Cámara e) acto conmemorativo de la fundación do Falange Española, histórico acontecimiento ocurrido el 29 de noviembre de 1933 en el madrileño Teatro de la Comedia. La conmemoración iba unida también al recuerdo del famoso discurso que en aquella lejana techa pronunció José Antonio Primo de Rivera, fundador y primer jefe nacional de la Falange. Franco y Don Juan Carlos, que vestían unílorme militar, llegaron en et mismo coche a la plaza de la Marina Española. Rindió honores una compañía del Batallón del Ministerio de) Ejército. Su Excelencia y Su Alteza Real fueron,cumplimentados por el Gobierno, con su presidente y el del Consejo del Reino y de las Cortes.

La presencia del Generalísimo y del Principe en el salón fue acogida con aclamaciones por los consejeros nacionales, Invitados situados en las tribunas públicas y demás asistentes al acto.

Su Excelencia abrió la sesión, concediendo la palabra al ministro de Trabajo, don Licinio de la Fuente, quien pronunció un interesante discurso, al que pertenecen en resumen los siguientes párrafos:

EL PUEBLO NO SE CONFORMA CON UNA GESTIÓN EFICAZ

La política es algo más que la pura gestión administrativa de los intereses generales, y el pueblo no se conforma, aunque lo exija y lo agradezca, con una gestión eficaz acertada y honesta, sino que siente la necesidad de integrarse ilusionadamente en una tarea colectiva, y si tal tarea no se le propone, o no conecta con sus problemas reales, se siente defraudado en una parte de su dimensión humana.

Lo que se dijo en 1933 fue oportuno, incluso en el modo de decirlo en aquella techa, pero en- 1973 tenemos que hablar de cosas de 1973, de problemas de 1973 y con lenguaje de 1973 Aunque podamos hacerla desde las mismas ideas esenciales, porque aquellas ideas tienen plena vigencia siempre que sepamos conectarlas con la realidad actual del pueblo español, una realidad que está constituida en sus tres cuartas partes por hombres que no pudieron conectar desde la madurez de su vida con el

contexto sociopolítico en que nació la Falange, y que es una realidad espléndida constituida por un pueblo trabajador responsable, maduro para cualquier tarea colectiva, a la que es un orgullo servir y se puede servir desde una realización actualizada v dinámica de nuestra doctrina.

QUEDARSE PARADO PUEDE SER PEOR QUE TROPEZAR

Una nación es no sólo el presente y el futuro, sino también el pasado Hay que apoyarse en la Historia y en la experiencia para construir sobre ellas y para no volver a tropezar mientras caminamos según dice el refrán. Pero no conviene olvidar que lo importante es el camino y el accidente que hay que evitar es el tropezón; no confundamos e invirtamos los términos, porque quedarse parado puede ser peor que tropezar, ya que tropezando y cayendo V levantándose puede andarse el camino, aunque sea a trompicones mientras que quien se para irremediablemente deja el camino sin andar y se queda atrás y desfasado por la realidad.

LO CONTRARIO DEL ESTADO TOTALITARIO

El Estado no debe absorber y convertir en actividad estatal las que deben ser funciones sociales y personales, que ´es la pretensión del Estafo totalitario, sino precisamente, j por el contrario, debe potenciar las funciones sociales y el desarrollo de la personalidad defendiéndolos de las deformaciones a que vicede conducir el libre juego de unas fuerzas que, en el mundo y en la sociedad de hoy aparecen desequilibradas.

Estado fuerte no es equivalente a Gobierno fuerte. No puede haber Estado fuerte sin Gobierno fuerte, pero un Estado puede ser débü con un Gobierno fuerte; porque el Gobierno es sólo una de las instituciones políticas y sociales, una de las fuersas en juego. Si él Gobierno es fuerte, pero las demás instituciones políticas, las fuerzas sociales y la adhesión de los hombres al Estado no lo fueran, el resultado sería un Gobierno fuerte al frente de un Estado cuya flaqueza se pondría de manifiesto a la primera debilidad del Gobierno; mientras que las transitorias debilidades del Gobierno pueden ser compensadas por la fortaleza de las demás instituciones públicas y de la misma sociedad aparte de que la misma solidez institucional v social facilita sin deformaciones la fortaleza del Gobierno. No podemos concebir un Fstado fuerte sin la fortaleza, cohesión y equilibrio de la propia sociedad y sin una adhesión y participación popular adecuada sin la participación consciente y responsable de los ciudadanos. El Estado no es una monstruosa superestructura que absorba v aniquile al hombre dictándole sin más sus actitudes, sus decisiones y sus objetivos de vida personal y comunitaria. El Estado, es la síntesis creadora del proyecto aceptado y querido por toda una sociedad para ordenar racionalmente su presente y preparar colectivamente su futuro Su fortaleza no estará sólo en sus instrumentos de poder o de mando, sino en la voluntad y adhesión de sus miembros. Los individuos se hacen asi participantes del destino nacional y se convierten en verdaderos ciudadanos.

HAY QUE ACORTAR LAS DESIGUALDADES

EL DISCURSO DEL MINISTRO DE TRABAJO

NO PODEMOS CONCEBIR UN ESTADO FUERTE SIN LA PARTICIPACIÓN CONSCIENTE Y RESPONSABLE DE LOS CIUDADANOS

La participación tiene que referirse y articularse en lo económico, en lo social y en lo político

La justicia social es tal vez la aportación más sugestiva y activa de la Falange al Movimiento Nacional y entiendo con una convicción profunda, que las mayores garantías de continuidad del Régimen las mayores posibilidades de integración y de identificación del Príncipe con su pueblo, la base y fundamento de la viveza v solidez de Jas Instituciones en el futuro, están en la justicia social y en que sepamos concebir la justicia social no como tarea, adicional de la labor política, no como coste de la paz o del crecimiento, no como uno más de los distintos objetivos políticos, sino como uno de los fundamentales en torno a los cuales ha de ordenarse la acción política en su conjunto.

Es cierto que hay que crear y producir más y más. para que los frutos del desarrollo permitan mayor bienestar vara todos, pero con más o menos crecimiento hay aue acortar las desigualdades entre los hombres, en todos los órdenes, en el económicoen el social y en el político; la justicia exige repartir mejor lo que hay, además de repartir bien lo que se vaya consiguiendo: ti la justicia, como dije en otra ocasión, no pierde nada de sus intimas exigencias porque la coloquemos el apelativo de social.

TODO ESTA CAMBIANDO

A impulsos del pensamiento fundacional y de la obra renovadora de Franco todo está cambiando y la sociedad se hace, día a día, más permeable y equilibrada. La imagen de España y hasta el talante vital de los españoles son distintos y ésta es una transformación que no puede detenerse, sino que tiene que acelerarse, imponiendo, así un «humanismo social» que equilibre los avances sociales con el respeto a la dignidad y libertad del hombre.

La participación, según nuestra doctrina, es exigencia de la dignidad humana, condición de la unidad nacional y de la fortaleza del Estado y objetivo fundamental de la Justicia Social. Tiene que referirse y articularse en lo económico, en lo social y en lo político. Sus prtjupuestos están en la ordenación .económicosocial. Su instrumentación ha de ser a la vez auténtica y flexible, y ha de referirse a todas las unidades e instituciones económicas, sociales y políticas donde el hombre vive, trabaja y construye su destino comunitario. Ha de ofrecer efectivas posibilidades para todos, compensando o superando en la forma necesaria las desigualdades que la pura imagen y el contexto social entrañan. Ha de ordenarse en forma que procure más unidades dialogantes y síntesis integradoras que radicalismos y enfrentamientos intransigentes. Y ha de permitir a los hombres, desde su libertad y responsabilidad humana, social y política, y en el cuadro de las instituciones y principios que estructuran y orientan el orden político, procurar el tdeal de vida comunitaria que alienta en su alma.

ENSANCHAMIENTO DE LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA

Mientras se producen los criterios y orientaciones sobre la participación política solicitados por el Gobierno al Consejo, el respeto a esa opinión institucional, limita voluntariamente mi exposición en este punto a desear que estas sugerencias se produzcan y sircan para ensanchar, efectivamente, cada día más los canales de participación política, el intercambio y la comunioactóa real v permanente entre el Estado y

el pueblo al que sirven. Y al insistir en que él instrumental y lo puramente político es, sólo una parte del problema, y que. sin dejar por ello de atenderlo, hay que atender también a los condicionamientos de base que están en las estructuras eeonómicosociales y en la distribución en ellas de bienes, rentas y oportunidades, con el fin de que los instrumentos de participación estén efectivamente a disposición de todo el pueblo y no como privilegio v manipulación de unos cuantos.

Hemos de pensar que lo que llena el alma del hombre no es un salario más alto y una, capacidad de consumo más amplia. El hombre quiere un buen salario y los bienes de consumo que ofrece su tiempo.

Pero su alma de hombre no se conforma con esto Quiere saber, ser considerado, influir, ofrecer a sus hijos posibilidades que él no ha tenido, participar en la constitución del mundo en que sus hijos van a vivir, y participar no sólo haciendo tornillos, rascacielos o cobrando o pagando letras de cambio, sino interviniendo en los planteamientos y en tes decisiones a iodos los niveles y preparando con ello un mundo mejor que sea precisamente su mundo.no el mundo que los demás le regalan para su disfrute, sino su mundo, porque él lo ha querido v ha contribuido a forjarlo.

LA BANDERA QUE ALZO JOSÉ ANTONIO

De ninguna manera José Antonio hizo bandera de su Movimiento de la defensa de situaciones de privilegio, de intereses de partido o de grupo, o del mantenimiento de una situación social injusta que beneficiaba a un sector reducido de la sociedad a costa del sacrificio de los demás. Ello

explica el abandono cíe algunos y la hostilidad de otros Y explica también que le combatieran con mes saña que a nadie !as posiciones extremas del marxismo a Jas que daba la batalla en su propio terreno y con un Imiauaje que entendía el pueblo V respondía a sus auténticas aniracinnes.

José Antonio se propaso arrebatar al marxismo sus banderas de revolución de cambio social, de liberación de un proletariado sometido de siglos a la servidumbre de la inseguridad, de la incultura v del hambre Pero no porque esas banderas no debieran estar levantadas. Quería arrebatárselas porque se levantaban teñidas de odio, de afanes vindicativos, con errores esenciales en lo personal y en lo nacional. Y había y hay que arrebatárselas vara levantarlas en todo lo que tenían y tienen de noble, de justo y de revolucionario.

Dios quiera que no olvidemos esto nunca. 7 que nuestras banderas sigan al viento de España en defensa, de la dignidad del hombre y de la Patria y de la Justicia Social que las haga posible.

Concluido el discurso, Interrumpido varias veces con largos aplausos, el Caudillo, que es presidente del Consejo Nacional, levanta la sesión. Fue cantado el «Cara al sol» (saludado, brazo en alto, desde e) banco azul, por cuatro ministros) y Franco dio los gritos da ritual.

Nuevas aclamaciones se produjeron dentro y fuera de la Alta Cámara, al abandonar el edificio Su Excelencia y Su Alteza Real, despedidos a) pie del coche por el Gobierno y oirá» autoridades.

José BARO QUESADA.

 

< Volver