Manuel Hedilla: La falange que pudo ser     
 
 Mundo.    06/12/1969.  Página: 31-32. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

Manuel Hedilla:

la Falange que pudo ser

La noticia apareció en toda la prensa nacional. Manuel Hedifla, el sucesor de José Antonio, enfermo de «cierto cuidado», fue Ingresado en la ciudad senatorial "Francisco Franco». Toda España estaba pendiente de su salud. Los largos aftbs de apartamiento de la vida pública —forzados unos, voluntarios otros— no lograron borrar del recuerdo de los espártales este nombre que, para muchos, representa !a Falange que no pudo ser.

Nosotros heñios tenido ocasión de pulsar el Interés que despierta la simple Invocación de su nombre. El anuncio de la conferencia en «Club Mundo», aplazada Indefinidamente por razones de salud, provocó Incontables ((arriadas pidiendo invitaciones para escuchar a Hedilla. El focal resultaba Insuficiente para complacer a todas las demandas.

La suspensión, por otra parte, despertó decepciones y recelos. Los maliciosos sospecharon la existencia de prohibiciones gubernativas. Nada titas Inexacto. Desde el primer momento no hemos encontrado más que facilidades por parte de los organismos oficiales para la celebración del acto. Otros pensaron infundadamente en ciertos recelos por parle de los «hedillistas». Se equivocaron también los que asi pensaban. Hedida es hombre de ¡deas firmes y de conciencia clara, no apto para las posturas equivocas, sin temores para enfrentarse a la realidad. En más de una ocasión lo ha demostrado.

En la habitación 213 de la clínica privada de la ciudad sánatorlal «Francisco Franco», en Madrid, en una mañana fria del mes de noviembre, nos hemos encontrado con Hedilla, sometido, como tantas veces, a una nueva prueba dolorosa: el enfrentamiento con su enfermedad. A su lado, dando la ´soberbia lección del amor de cada tifa, au esposa, María del Carmen. Rodeándole constantemente, sus amigos de siempre.

Y a nosotros lo que mis nos ha impresionado es, precisamente, la calidad humana de Hedilla, Independientemente de sus esquemas políticos. NI un mal gesto, ni una recriminación para nadie, ni un recuerdo amargo para sus arios de destierro y olvido. A todos y a todo justifica. Ahí está precisamente su grandeza.

La nota discordante, sin embargo, la ha dado ef biógrafo de Hedilla, García Venero, en una nota enviada al director del diario «Pueblo», con el ruego de publicación. En 1967 la editorial radicada en Francia «Ruedo Ibérico», conocida por su oposición a! régimen español, publicó un libro de mas de 500 páginas bajo el título de «Falange en la guerra de España: la unificación y Hedilla», firmado por Maximiano García Venero. En eI prólogo dice su autor que ha prescindido «de cualquier sentimiento subjetivo, a costa de gran esfuerzo espiritual, pues la glaclalldad en la exposición y en el estilo debían salvarme de ios riesgos panflelarlos que habrían desvirtuado eI valor científico y didáctico de la obra».

 

< Volver