XXVI Aniversario de la fusión de Falange española con las J.O.N.S.  :   
 Imposición de condecoraciones a un grupo de falangistas. 
 ABC.    08/03/1960.  Página: 40. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

XXV! ANIVERSARIO DE LA FUSIÓN DE FALANGE ESPAÑOLA CON LAS J. O. N. S.

Pronunció un discurso en Valladolid el delegado nacional de Prensa del Movimiento, señor Fueyo

IMPOSICIÓN DE CONDECORACIONES A UN GRUPO DE FALANGISTAS

Valladolíd 6. Varios millares de falangistas llegados de toda la provincia, a los que se han uñido representaciones de Madrid y otras capitules, se han concentrado en el teatro Calderón de ía Barca para asistir al vigésimo sexto aniversario de! histórico acto del 4 de marzo de 1934, en el que José Antonio, Onésimo Redondo, Ruiz de Aida y Ramiro Lédesma Ramos hicieron sobre este mismo escenario la proclamación de la fusión pública de Falange Española con las J. O. N. S. El acto se celebró a las doce de la mañana.

El escenario del gran teatro cerraba, su fondo con una monumental bandera roja y negra con el yugo y las flechas y, sobre ella, 3a enseña nacional. Frente al teatro formó durante el acto una centuria de la Guardia de Franco.

En la mesa presidencial tomaron asiento: en representación del ministro secretario general del Movimiento, imposibilitado de asistir por encontrarse enfermo, el delegado nacional de Prensa, Propaganda y Radio del Movimiento, D. Jesús Fueyo; eí gobernador civil de Valladolid, D. Antonio Ruiz Ocaña; delegado nacional de Juventudes, don Jesús López Cancio; delegado nacional de Organizaciones, don Alberto Fernández Galar; secretario técnico de la Secretaría General del Movimiento, D. Luis Gómez de Aranda; lugarteniente general de la Guardia de Franco, D. Nicolás Murga; inspector nacional de la Vieja Guardia, D. Pablo Arredondo; los gobernadores civiles de Falencia, Burgos, Zamora, León y Salamanca; el director general de Trabajo, D. Luis ,Filgúeira, y el director general de la Vivienda, señor García Lomas.

En los palcos se encontraban el arzobispo de la archidiócesis, capitán general de la séptima Región, el jefe del Estado Mayor de la división y otras autoridades. Uno , de ellos era ocupado por una hermana de Onésimo Redondo y otros parientes.

IMPOSICIÓN DE CONDECORACIONES

Al comenzar el acto las jerarquías nacionales y autoridades procedieron a la imposición de condecoraciones a los siguientes falangistas: Gran Cruz de Caballero de la Orden de Cisneros, a D. Fernando Velasco Andrés, delegado provincial del Frente de Juventudes; D, Félix del Campo, jefe local de Corrales de Duero; D. Edmundo de Pablos, jefe local de Montemayor de Pinillas; D. Félix de Jesús Frutos, jefe local de Vilfebáñez; don Enrique Martín Hernández, vicesecretario de Ordenación Social, y D. Enrique Hernández, secretaria provincial de Ordenación, y medallas de oro de la Orden de Cisneros, a D. José Ruiz Pérez, D. Manuel Santander y D. Francisco Casares. También se impusieron condecoraciones a otros mandos del Frente de Juventudes.

A continuación, hizo uso de la palabra el gobernador civil, Sr, Ruiz Ocáña, quien evocó con fidelidad a Onésimo Redondo, ´hombre providencial—dice—que surgió en Castilla, y que, en este mismo teatro, dijo cosas grandes y profundas, las cuales permanecen en lo más hondo de nuestros corazones.

HABLA EL DELEGADO NACIONAL DE PRENSA DEL MOVIMIENTO

A continuación ocupa la tribuna el delegado nacional de Prensa, Propaganda y Radio del Movimiento, D. Jesús Fueyo, quien se refiere al acontecimiento histórico del 4 de marzo de 1934.

"Por primera vez en mucho tiempo —dijo—se planteaba cara a todo el horizonte de España una unidad, sin negociación de programas, sin fulanismos, sin regateo de posiciones; una unidad planteada exclusivamente sobre la permanencia de España como nación y como pueblo. Y allí nadie pedía nada o lo que pedían era el puesto de vanguardia para el sacrificio. Pedían, corno Onésimo, sencillamente, un puesto entre los hombres para salvar a España. Pedían y exigían un movimiento político fundado, como decía Lédesma Ramos, en la necesidad imperiosa de Infiltrar patriotismo en la sociedad española. Pedían, como José, Antonio, que toda nuestra conducta, la privada y la pública, estuviesen fundamentalmente inspiradas por un sentida total de la vida, de la historia y de la patria. Esos eran los planteamientos emocionales de aquella unidad entre las fuerzas políticas que llevaban en la espalda el futuro de la Historia."

Continuó analizando e! pensamiento político de Onésimo Redondo, Ramiro Lédesma y Jose Antonio Primo de Rivera, afirmando que en primer lugar lo que querían era un Estado con conciencia de su responsabilidad ética frente a la nación y a la sociedad, capaz de ser fiel a la tradición histórica del pueblo español y por virtud del cual no tuviéramos que estar dimitiendo permanentemente a lo largo del siglo XIX frente al juego de los intereses ajenos.

En relación con las corrientes históricas de. los últimos cincuenta años, el Sr. Fueyo, estudiando el concepto de la democracia, afirmó lo siguiente; ´´La palabra democracia expresa una verdad profunda y traduce el sentimiento del hombre de la cultura occidental de no ser cosa cara al poder,político, sino de ser protagonista del drama hondamente humano de la política, pero no significa necesariamente que esa forma de arotagonismo y de participación sea la de depositar cada cuatro años un papelito en las urnas. No significa tampoco que una forma de estar representado y de participar tenga que limitarse a una declaración plaiáriica en los textos legales. Un orden político verdaderamente representativo es tria ice ion política de mucho tiempo que exige el engarce paulatino, día a día, de mentalidades, de estructuras, de piezas orgánicas de la sociedad para conseguir una dialéctica con profundidad de sentido entre la sociedad y el Estado. El fallo capital de la mentalidad liberal es que esta relación se ha montado sobre el artificio político del individua desprendido de todo .lazo social, desligado de toda preocupación del contorno, haciendo la poética en función de su puro arbitrio espiritual y material, que es una magnitud no susceptible de representación, política.

El orador añadió, que muchas veces nuestra crítica del sistema de la representación liberal era presentada injustamente coma una exaltación o defensa de una actitud política vuelta de espaldas a todo, mecanismo representativo. Creo que el Movimiento—dijo luego—lo mismo que ha cristalizado en un principio de autoridad aí estilo del concebido en los puntos clave de la .doctrina, ha avanzado de modo muy sustancial en las posibilidades de un esquema representativo de una sociedad verdadera. mente orgánica. Ha sido un paso verdaderamente decisivo esta movilización de las estructuras verdaderamente naturales de la sociedad española poniéndolas cara a las responsabilidades del poder.

Terminó D. Jesús Fueyo su discurso di. ciendo que "para bien o para mal, el mundo vive en permanente revolución, Y a lai revoluciones se las domina o nos arrastran. En esta dramática coyuntura, la verdadera respuesta a nuestro problema, es el de dai una solución nacional, no nacionalista, fiel a los valores de la historia de nuestro pueblo, para hacer frente al problema inexorable de la transformación dé las estructuras de la economía y de la cultura, procurando al mismo tiempo una promoción hasta, la raíz de los valores espirituales, de estos atributos de la persona que tienen que ser uo concepto entrañablemente vivido para todos, desde el último camarada hasta la máxima jerarquía. La Falange ha sido siempre vocación de Movimiento, germen y génesis di una gran empresa política que fuese actuada no por un grupo de iluminados, sino por todos los cerebros y fos brazos del pueble español, y en esa línea es menester estar y permanecer siempre, porque jamás se han pedido hojas de filiación para ingresar es las filas del heroísmo. Pero junto a esa misma política de acogida de todo el que quiera servir, es menester una interpretación disciplinada del Movimiento, que no puede quedar reducido a una especie de comunidad espiritual invisible, sino rute tiene que ser un orden político en disciplina, tanto más cuanto que si nosotros podemos mi. rar ya ilusionadamente las páginas de la historia con la satisfacción y el orgullo de haber estado mandados por un hombre como Franco, con magnitudes absolutamente de excepción, precisamente los que podéis tener una conciencia más exacta de ese sen. tido de autoridad, de ese estilo da gobierno, sois los que habéis sido en todas las horas los bombres más fieles a la disciplina".

Los asistentes, puestos en pie y "bruzó en n´to, cantaron el "Cara al Sol", dando los aritos de ritual D. Jesus Fueyo. Terminado el acto las jerarquías nacionales y provinciales y gran número de asistentes se trasladaron al cementerio municipal y ante la tumba cíe Onésimo Redondo se rezó un resncnso.

Cifra.

 

< Volver