Autor: Moreno-Navarro, César. 
   Recuerdo de José Antonio     
 
 Arriba.    19/11/1961.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

RECUERDO DE JOSÉ ANTONIO

RESULTA difícil, por no decir imposible, a tos que hemos vivido con José Antonio horas de peligro y de lucha, decir abara, en tiempos de paz y trabajo, cosas de entonces. Eran otros tiempos. Pero aquellas nubes trajeron estas Olivias. Y esta primavera. Y no esta de más que "volvamos sin nostalgias, pero con fidelidad, la vista atrás en memoria y homenaje de los camaradas que compartieron con nosotros las horas dificiles, y especial y principalmente con el que fue modelo de hombre, de jefe y de camarada: José Antonio. En mi condición de Jefe de Centuria, de Jefe de Milicias de la provincia de Madrid y de fundador del Sindicato de Artes Graficas, tuve, naturalmente, muchísima ocasión, y hasta obligación, de tratar y despachar con José Antonio. Para todos en un ejemplo. En lo humano, porque tenia un corazón de niño, una generosidad a manos llenas, una comprensión y una cordialidad extraordinarias. Porque sabia respetar a cada uno y conocía nuestras flaquezas y nuestras debilidades y nos atentaba a superarnos y nos estimulaba a ser mejores con un ejemplo sencillo, claro, sin afanes de exhibicion. En lo valiente, porque era un hombre templado, sentado, siempre dueño de sí, seguro de lo que hacia a quien ninguna circunstancia lograba poner pervioso. No le gustaban las provocaciones. NO le gustaban los guardaespaldas. Iba solo, sin escolta, y cuando descubría alguna que, previsora y ya prudentemente, le baldamos colocado sin decírselo, la mandaba quitar y hasta se irritaba por ella Como político, parque era el Jefe nato, con condiciones naturales para el mando empezando por ser el mejor. Era el Jefe indiscutible, y todos los que estuvimos a sus ordenes, cuantos tañímos el privilegio de ser mandados por él, lo sabemos niett. En lo religioso, porque sin hacer de monaguillo predicador, sin gazmoñerías ni falsos arrebatos, nos edificaba a todos con el ejemplo de su conducta, con la firmeza de sus creencias, con la devoción varonil y autentica de sus prácticas.

Becuerdo que con Manuel Mateo, un espléndido ejemplar de nacionalsindialista que había llegado a nuestras filas procedente de la acera de enfrente y que en ese tiempo habla abandonado prácticas y devociones, era especialmente constante en su afán de atraerlo a una práctica del catolicismo, y que Mateo, hombre de mucha valia, del que poco se ha dicho, al final lo acompañaba siempre a misa cuando salía con José Antonio

En esto, como en todo. José Antonio sania ganarse a la gente, con aquella especial suerte de atractivo que ejercía. Y en lo sindical, un mundo que en cierta modo podría parecerle extraño, se cumplía igualmente su extraordinario don. de gentes. Para José antonio, los sindictos CONS, que entonces se llamaban, constiunan una especie de predileccion. Le preocupa honda, seriamente, el problema sodat El hizo, buscando trabajo para obreros de la Falange, que se asaltaran unas obras en las que se les negaba trabaje.

El hizo que millares de enmatadas nos negaran desde sectores laborales y proletarios, ganados por la claridad y la limpieza de la doctrina que predicaba. Nunca se hizo distinciones. Para el lo importante era el hombre. Y, claro el hombre español y su probtema. Cor eso la Falange fue su vida y su amor. De otras amores, de otras intimidades, nunca DOS hablaba. Estaba entregado en cuerpo y alma a la Falange. Y Junto a su talla de intelectual estaba el Jefe gallardo, varonil, sin miedo ante el peligro, que siempre comparecía en primera linea, que tenia la Tirtod de la oportunidad de estar alli donde hacia falta en el momento Justo.

Es una pena que los que le conocimos y tratamos no sepamos explicarnos mejor al hablar de éL Porque dificilmente habra va mejor ejemplo que proponer a las juventudes españolas de ahora.

Sus discípulos y camaradas queriendo recordarle de modo eficaz y activo, dejando aparte el amplio muestrario de anécdotas que todos podriamos exhibir nos hemos agrupado abara en torno al Círculo Doctrinal que lleva su nombre. Es una prueba de fidelidad y una prueba de permanencia.

Y fiel a ese propósito, alli he ido yo tambien y a que vayan animaría a ios que le conocieran en vida y a cuantos sin haberle tratado encontraron en su pensamiento la gran expresión de lo que España necesitaba.

Me gustarla, sí, al hilo de estas palabras sencillas de esta, emoción de saber qne añora se cumplen veinticinco afios de su muerte, nombrar tambien algunos de los que fueron sus mas fieles camaradas, especialmente a Julio Ruiz de Aida y a los trescientos veinte caidos que cuentan. las CONS, la mejor prueba de como la verdad de la Falange, el verbo y el ejemplo de José Antonio, prendieron en la gente trabajadora de nuestro pueblo.

César MORENO-NAVARRO

 

< Volver