La JUJEM advierte de la gravedad que entrañaría adherirse al manifiesto  :   
 Los cien firmantes han incumplido el artículo 203 de las ordenanzas militares. 
 Ya.    08/12/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

La JUJEM advierte de la gravedad que entrañaría adherirse al manifiesto

Los cien firmantes han incumplido el artículo 203 de las ordenanzas militares

La Junta de Jefes de Estado Mayor advirtió ayer a los jefes, oficiales y

suboficiales de la gravedad que entrañaría adherirse ai «manifiesto de los cien

militares» difundido el sábado. Ayer por la tarde la JUJEM ordenó a todas las

capitanías generales que todos los militares se incorporaran a sus unidades para

ser informados de la nota elaborada por el órgano de la cúspide militar tras una

reunión con Alberto Oliart.

La nota de la JUJEM decía textualmente: «La Junta de Jefes de Estado Mayor, en

su orden general de fecha 7 de diciembre de 1981, calificó como acto de

indisciplina el manifiesto facilitado a la prensa por un centenar de oficiales y

suboficiales del Ejército de Tierra. Por lo que cualquier iniciativa de adhesión

al citado documento, individual o colectiva, merecerá al menos calificación

análoga a la anterior.

A estos efectos, procederá V. E. a ordenar a todos los jefes de unidad, centro o

dependencia de esa capitanía reúnan inmediatamente, dentro del dia de la fecha,

a todos los jefes, oficiales y suboficiales bajo su mando y adviertan con todo

rigor dé la gravedad del tema y la prohibición absoluta de admitir semejante

procedimiento de adhesión o protesta.

Este tipo de hechos quebranta de forma gravísima la disciplina y entraña una

marginación de la linea jerárquica del mando.. En consecuencia, cualquier

transgresión de estas órdenes será inmediatamente sancionada por. la vía

disciplinaria, sin perjuicio de la apertura del correspondiente procedimiento

judicial´.»

Tras la lectura de la nota, los militares regresaron a sus domicilios.

Oliart, con Calvo-Sotelo

El ministro de Defensa, Alberto Oliart, analizó con el presidente del Gobierno,

Leopoldo Calvo-Sotelo, la situación y las medidas a adoptar en contacto con la

Junta de Jefes de Estado Mayor, que se mantuvo reunida casi todo el día. Por su

parte, el coronel auditor, Albino Teijeiro Piño, nombrado por el capitán,

general de la primera región militar juez en este caso, estuvo en permanente

contacto con el capitán general y el ministro de Defensa. El coronel auditor

comenzó el domingo por la tarde a tomar declaración a los 100 oficiales y

suboficiales.

A última hora de la noche no se había producido ninguna reacción oficial de

partido político y sólo la UGT hizo pública una nota condenando el manifiesto.

Falta de identidad con la Constitución

Por la mañana, la JUJEM había difundido una nota entre las unidades de la

primera región militar en la qué calificaba como «una absoluta falta de

identidad con los principios constitucionales y como acto de indisciplina las

afirmaciones de los 100 oficiales y suboficiales firmantes del manifiesto.

Según la JUJEM, el procedimiento utilizado tanto en la elaboración del texto

como en la recogida de firmas y en la posterior presentación a los medios de

comunicación social supone una total omisión de los trámites reglamentarios para

el encauzamiento de las preocupaciones, propuestas o sugerencias, que siempre

han de seguir el conducto regular, sin que en ningún caso puedan adoptar las

formas de reclamaciones o peticiones colectivas, totalmente prohibidas por las

reales ordenanzas en su artículo 203».

«Todo ello —añade la nota— representa un acto de indisciplina y afecta,

asimismo, a la confianza y lealtad debidas a los mandos superiores.»

Finalmente, en la nota se formula un llamamiento- a todos los generales, jefes,

oficiales, suboficiales y tropa,para que rechacen .cualquier insinuación que

pudiera afectar al compromiso de respeto al Gobierno, acatamiento de la

Constitución y lealtad a Su Majestad el Rey, que las Fuerzas Armadas vienen

cumpliendo de manera tan ejemplar.

Mayoría de la DAC

La mayor parte de los capitanes firmantes del documento forman parte de la

División Acorazada Brúñete, de Madrid. Cincuenta y siete de ellos son de

Artillería, 31 de Infantería, cinco de Ingenieros, cuatro de Caballería, uno de

Automovilismo, uno de Especialistas y otro pertenece a Oficinas Militares.

La mayor parte de los capitanes son de las últimas promociones, ascendidas, y

entre ellos se encuentran los hijos del coronel San Martín, implicado en los

sucesos del 23-F, y el del líder ultraderechista Blas Pinar. El capitán Pinar y

en compañía de otros dos capitanes fueron los encargados de fotocopiar los

documentos en una papelería madrileña propiedad de unos amigos de la familia

Pinar. El capitán Pinar está destinado en el Gobierno Militar de Madrid en la

IMEC.

 

< Volver