23-F: Sentencia Definitiva. 
 Doce expulsados del Ejército     
 
 ABC.    29/04/1983.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

VIERNES 29-4-83

Doce expulsados del Ejército

Doce de los procesados han sido expulsados automáticamente de! Ejército al ser

condenados por el Tribunal Supremo a penas superiores a tres años y un día de

prisión. De ellos, Jaime Miláns del Bosch, Alfonso Armada Comyn y Antonio Tejero

Molina sufren la pérdida de empleo, que supone la baja definitiva, privación de

grados, sueldos, honores y derechos militares, así como la incapacidad para

obtenerlos en lo sucesivo, excepto los derechos pasivos que puedan

corresponderles por sus años de servicio.

A los otros nueve procesados con penas superiores a tres arios y un día, pero

inferiores a doce años y un día, se les aplica la accesoria de separación de

servicio, con la baja en el Ejército y pérdida de derechos adquiridos en el

mismo, excepto los pasivos. En esta situación se encuentran Luis Torres Rojas,

Pardo Zancada, San Martín, Manchado García, Mas Oliver, Gómez Iglesias, Muñecas

Aguilar y Abad Gutiérrez.

El resto de los procesados sufren la suspensión de empleo durante el tiempo que

dure la extinción de sus condenas, al haber sido sentenciados a penas no

superiores a los tres años de prisión. La suspensión de empleo supone la

privación de funciones propias del mismo y la pérdida de puestos en el

escalafón. Es decir, podrán regresar al servicio activo, tras el cumplimiento de

la condena, los capitanes Alvarez Arenas, Pascual Gálvez, Lázaro Corthay

González, Dusmet, Cid Fortea, y los tenientes Ramos Rueda, Carricondo Sánchez,

Álvarez Fernández, Núñez Ruano, Izquierdo Sánchez, Vecino Núñez, Boza Carranco y

Alonso Hernáiz. Lo mismo ocurre con el capitán de navio Camilo Menéndez.

Tres procesados, los comandantes Cortina y Batista, y el capitán Román,

resultaron absueltos.

Quedarán en libertad inmediatamente todos aquellos condenados a menos de dos

años, por haber permanecido en prisión preventiva un plazo superior. Sin

embargo, el teniente Ramos Rueda, que fue absuelto por el Consejo Supremo de

Justicia Militar, tendrá que regresar a la cárcel para un plazo de cuatro meses,

ya que ha sido condenado por el Supremo a dos años. Por su parte, ei civil

García Carrés queda definitivamente en libertad, ya que también cumplió prisión

por tiempo superior a los dos años que le ha impuesto el Tribunal Supremo,

condena que coincide con la señalada por el Consejo Supremo de Justicia Militar.

 

< Volver