Cuatro jornadas en el Tribunal Supremo     
 
 ABC.    29/04/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

VIERNES 29-4-83

Cuatro jornadas en el Tribunal Supremo

Madrid

Cuatro lomadas duró la vista, ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, de los

recursos contra te sentencia del Consejo Supremo de Justicia Militar que, en

1982, había juzgado los hechos del 23-F/1981.

Poca concurrencia de público y ausencia de incidentes procesales significativos

en dicha Sala, presidida por el señor Díaz Palos, fueron notas circunstanciales

de la vista, desarroflada los días 6, 7, 8 y 11 (lunes), con las intervenciones

principales del fiscal general del Estado, Luis Antonio Burón Barba, y el

teniente fiscal, Cándido Conde Pumpido.

La acusación del fiscal del Estado se basó, por un lado, en la aceptación de los

hechos probados por la sentencia recurrida y la correcta defensión de todos tos

procesados, que en todo momento contaron con las necesarias garantías jurídicas,

y por otro, en la impugnación de lo que —entiende la Fiscalía— es una

incorrecta, por demasiado benevolente, aplicación de los tipos penales definidos

en el Código de Justicia Militar. Esta presunta lenidad afecta a los procesados

Armada, Torres Rojas, San Martín, Mas Oliver y García Carres. En suma, los

procesados incurrieron en un delito calificable sin paliativos de rebelión

militar.

Uno tras otro, los abogados defensores de los sentenciados presentaron sus

alegatos en sentido diametralmente opuesto, e insistieron una vez más en los

móviles patrióticos, la obediencia y el «impulso regio», entre otras,

circunstancias eximentes o atenuantes. Vanos de los letrados, llegaron a afirmar

ante el Tribunal que no había habido ni conspiración —mucho menos rebelión— ni

conductas atentatorias contra el orden constitucional; muy al contrario, Tejero

irrumpió en el Congreso de los Diputados como protector del Estado de Derecho.

 

< Volver