El Juicio del 23-F. Para ir. A título personal, a dirigirse a los diputados y ofrecerse como presidente del Gobierno. 
 Gabeiras asegura que desautorizó a Armada     
 
 Diario 16.    03/04/1982.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 40. 

EL JUICIO DEL 2»

Diario 16/3-abril-82

Para ir, a título personal, a dirigirse a los diputados y ofrecerse como

presidente del Gobierno

Gabeiras asegura que desautorizó a Armada

El primer testigo en ser llamado a declarar por el presidente del tribunal del

consejo de guerra por los hechos del 23-F fue el teniente general Gabeiras

Montero, entonces jefe del Estado Mayor del Ejército, quien se ratificó en su

declaración certificada que efectuó durante el proceso de instrucción. A

preguntas del defensor del general Armada indicó que éste salió hacia el

Congreso expresamente desautorizado por el presidente de la Junta de Jefes de

Estado Mayor, teniente general Alfaro Arregui, para onecerse como presidente de

un Gobierno de concentración.

1ª PARTE

Hermosilla: «¿Se consultó a La Zarzuela la propuesta de Armada de ir a título

personal a dirigirse a los diputados y ofrecerse para presidir un Gobierno de

concentración?» Gabeiras: «Lo consulté con el presidente de la Junta de Jefes de

Estado Mayor y lo desautorizó»

Madrid - A las diez de la mañana se inició la sesión vigésimo sexta de la causa

2/81 instruida por los sucesos del 23 de febrero de 1981, que culminaron con el

asalto del Congreso de los Diputados Con la jornada de ayer comenzó una nueva

etapa del juicio, la de declaración de testigos, puesto que el jueves finalizó

la declaración de todos los procesados.

Nada más iniciarse la sesión, el presidente del tribunal mandó llamar al primero

de los testigos, el teniente general José Gabeiras Montero, que el 23 de febrero

de 1981 ocupaba la jefatura de! Estado Mayor del

Ejército, del que era segundo jefe el general Alfonso Armada Comyn

En primer lugar preguntó el coronel Salvador Escande//, defensor del teniente

general Jaime Milans del Bosch y del coronel Ibáñez Inglés Las preguntas al

testigo y las respuestas de éste se desarrollaron, en síntesis

Escandell - ¿No es cierto que usted recibió una sola llamada del teniente

general Milans del Bosch el día 23 de febrero, y que esta llamada fue sobre las

siete de la tarde y en el curso de ella el capitán general de Valencia le dijo

que había ordenado acuartelar las tropas y preparaba un comunicado? ¿O es cierto

también que usted aprobó estas medidas de mi defendido? Gabeiras - No es cierto

en absoluto Hice lo que consta en mi declaración certificada

Escandell - ¿No será que no hubo una verdadera rebelión militar del teniente

general Milans del Bosch?

Gabeiras — Lo único que puedo decir es que el capitán general de Valencia, el

veintitrés de febrero, se negó reiteradamente a cumplir las órdenes que yo le

daba

Defensor de Armada

Tras el interrogatorio del coronel Escandell, tomó la palabra el abogado Ramón

Hermosilla, defensor del general Armada Hermosilla pidió por anticipado

disculpas al teniente general Gabeiras, «por si en algún momento le apeo de su

tratamiento como militar No estoy acostumbrado a ello -dijo-, porque soy un

civil» El diálogo transcurrió, en esencia, así

Hermosilla - Durante el tiempo que el general Armada estuvo a sus órdenes, ¿le

informó puntualmente de cuanto sabía y de lo que estaba relacionado con su

destino?

Gabeiras - Absolutamente de todo, salvo sus conversaciones con Su Majestad el

Rey

Hermosilla - ¿Supo usted si el general Armada hizo algo en favor de los

supuestos rebeldes durante los días 23 y 24 de febrero?

Gabeiras - Yo no capté nada que pudiera interpretarse como ayuda a los supuestos

rebeldes No cometió ningún acto de indisciplina Lo único que me hizo fue una

propuesta que yo consideré inaceptable

(El teniente general Gabeiras se refería a !a propuesta de Armada para encabezar

un Gobierno de coalición )

Hermosilla - ¿Le llamó el general Aramburu (director general de la Guardia

Civil) desde el hotel Palace (allí estaba el puesto de mando) para que Armada

fuera al Congreso de los Diputados, porque Tejero le quería como interlocutor?

Gabeiras - Armada salió autorizado por mí hacia el Congreso para proponer la

salida de los ocupantes. La propuesta incluía una oferta de medios para que

Tejero y sus hombres pudieran salir de España Para lo otro (el Gobierno

presidido por Armada) no iba autorizado

Hermosilla - ¿Le dijeron en algún momento de! 23 de febrero que, lo que se ha

llamado «solución

Armada» había sido sugerida por el teniente general Milans del Bosch?

Gabeiras - No, nunca

Hermosilla - ¿No se lo dijo el general Armada ?

Gabeiras - No

Hermosilla - ¿Ni tampoco los demás generales que estaban en su despacho le

manifestaron que la propuesta de un Gobierno presidido por Armada salió del

capitán general de Valencia?

Gabeiras - Tampoco

Hermosilla - ¿Se consultó a La Zarzuela la propuesta de Armada de ir a título

personal a dirigirse a los diputados y ofrecerse para presidir un Gobierno de

concentración?

Gabeiras - Lo consulté con el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, y

lo desautorizó

Hermosilla - ¿Tuvo usted sospechas del general Armada durante algún momento de

los días veintitrés y veinticuatro de febrero?

Gabeiras - No

Hermosilla - ¿ Tuvo usted la impresión de que Armada tergiversó alguna vez

sus órdenes o las desvió maliciosamente?

Gabeiras - Estando yo presente desde luego que no No lo hubiera consentido

Hermosilla - ¿Sabe usted quién hizo la propuesta de cese del general Armada?

Gabeiras - No.

Una trampa

El letrado Ángel López Montero, defensor del teniente coronel Tejero, hizo las

siguientes preguntas al teniente general Gabeiras

López Montero - ¿Es cierto que tal y como tienen declarado algunos generales de

la Jefatura del Estado Mayor del Ejército, cuando usted regresó de la JUJEM,

Armada le comunicó que en las Regiones Militares II, IV, V y VII, la situación

no era muy clara, que había que evitar la división del Ejército y que la mejor

solución era proponer un Gobierno con Armada de presidente?

Gabeiras - No Esto no es cierto A mí no se me dijo nada de eso

López Montero - ¿Por qué no fue usted con el general Armada al Congreso de los

Diputados para proponer a los ocupantes su salida del Palacio de las Cortes y de

España?

Gabeiras .- Porque lo que yo quería era, por un lado, ofrecerles la posibilidad

de salir, en los aviones, de España, y, por otro, proponerles la «solución

Armada» (un Gobierno de concentración presidido por este general) sólo a ios

efectos de que la ocupación concluyera, es decir, de modo y manera que luego no

se formara ese Gobierno Pero el general Armada se negó a hacer eso, porque dijo

que jamás engañaría a! teniente coronel Tejero

No sospechó

López Montero - Entonces, ¿usted no sospechó nunca del general Armada? Gabeiras

- No sospeché, porque en ningún momento dudé de que el general Armada hacía la

propuesta de corazón A mí me pareció, no obstante, absurda, porque era

anticonstitucional, ya que proponerte al Congreso, coaccionado por las armas,

que formara un Gobierno, iba contra la Constitución

López Montero - ¿No sospechó entonces que el general Armada estuviera

involucrado con los ocupantes de! Congreso?

El presidente del tribunal interrumpió en ese momento al letrado López Montero,

y le dijo que estaba siendo muy reiterativo en sus preguntas, y que tuviera la

bondad de no dilatar más el interrogatorio El abogado del teniente coronel

Tejero expresó su protesta, así como la mayoría de los letrados, excepto el de

Armada y los oficiales del CESID López Montero - ¿Se mandó alguna unidad del

Ejército 8 proteger el palacio de La Zarzuela donde se encontraba el Jefe del

Estado?

Gabeiras - Todo el Ejército estaba en alerta para adoptar las medidas necesarias

cuando fuera preciso.

López Montero — Es decir, que no se veía ningún tipo de amenaza contra La

Zarzuela ,

Gabeiras - La amenaza estaba en el Congreso, no en La Zarzuela, ni en el

Pentágono de Washington

En ese momento, el presidente del tribunal interrumpió el interrogatorio, para

decirle al testigo que se limitara a responder a las preguntas del letrado, y no

hiciera ningún tipo de consideraciones

 

< Volver