Ayer declararon otros dos tenientes de la Guardia Civil. 
 Los dos últimos acusados también alegan que el 23-F era un servicio     
 
 Diario 16.    02/04/1982.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 32. 

Diario 16 2-abril-82

EL JUCIO DEL 23-F

Los dos últimos acusados también alegan que el 23-F era un servicio

Ayer declararon otros dos tenientes de la Guardia Civil

Los dos últimos oficiales procesados por los hechos del 23-F cerraron ayer el

ciclo de declaraciones con los mismos tics, justificaciones y argumentos que han

sido denominador común en días anteriores: la obediencia a una autoridad

superior, la ignorancia

de lo que estaba ocurriendo realmente, la convicción de que la operación contaba

con el beneplácito del Rey. No faltó tampoco la afirmación de que aquello era un

servicio. Para el teniente Carricondo, el último en declarar, se trataba de «el

primer servicio».

1ª PARTE

Madrid - Santiago Vecino Núñez y Vicente Carricondo Sánchez, tenientes de la

Guardia Civil, declararon ayer, a primera hora de la mañana, ante el consejo dé

guerra seguido por los hechos del 23 de febrero

Para Santiago Vecino pide el fiscal cuatro años de prisión militar y separación

del servicio Ayer explicó su intervención en el asalto al Congreso con estas

palabras

Vecino - Mi capitán me convocó en la tarde del 23 de febrero y me dijo que había

que prestar un importante servicio, poco después, el capitán Abad y sus

tenientes subimos al despacho del coronel Manchado, donde el teniente coronel

Tejero explicó que había que prestar un servicio querido por el Rey, y mandado

por el teniente general Milans, y por el general Armada, que ese día comería en

La Zarzuela

Armada

Fiscal - Esa autoridad militar ¿sabía usted quién era?

Vecino - No, pero como estuvo en el Congreso el general Armada, y Tejero dijo

que iba a comer con el Rey, yo deduje que !a autoridad era el general Armada

Fiscal - ¿Quién mandaba las fuerzas que ocuparon el Congreso?

Vecino — A mí las órdenes me las dio siempre mi capitán (Abad), quien supongo

que estaría a las órdenes del teniente coronel Tejero

Fiscal - ¿Qué hizo usted durante las dieciocho

horas que duró la ocupación?

Vecino - Estuve dando vueltas de un lado para otro, y decir a las fuerzas que no

se preocuparan, que todo iba a arreglarse

Fiscal - ¿Vio usted la entrada del general Armada?

Vecino - No, me dijeron que había estado en el Congreso Y como me habían dicho

antes que el general Armada iba a estar reunido con el Rey, pensé que habría ido

al Congreso a llevar algún recado de Su Majestad

Fiscal ¿No preguntó usted qué había pasado con el general Armada y para qué

había estado en el Congreso?

Vecino — No Yo pensé que ya me lo comunicarían. Muy avanzada la madrugada me

dijeron que nos había ofrecido dos aviones para irnos

Fiscal - ¿Nada más?

Vecino — Nada más. El resto, lo del Gobierno de concentración, lo he oído

después aquí

Fiscal - ¿Conoció usted el mensaje de Su Majestad el Rey?

Vecino — Yo no me enteré de eso, como creo que nadie se enteró Habrá quien

piense que no me enteré de nada, pero cuando las cosas son de esta manera

El más joven

Fue luego interrogado el teniente Vicente Carricondo, el más joven de los

oficiales procesados

Fiscal - ¿Cómo entró usted a formar parte del servicio que después intervendría

en la ocupación del Congreso de ¡os Diputados?

Carricondo - Hacia las cinco y cuarto de la tarde del veintitrés de febrero, mi

capitán me ordenó cambiarme de uniforme y ponerme el traje de paseo, porque

teníamos que prestar un servicio que dijo había encomendado la Dirección General

de la Guardia Civil Luego, junto con los hombres del escuadrón de la Comandancia

Móvil, montamos en un solo autobús del Cuerpo y nos dirigimos hacia Madrid.

Se comentó en el autobús que íbamos hacia el Congreso de los Diputados. Luego,

mi capitán, me dijo

a mí, personalmente, que la operación en la que se enmarcaba nuestra misión en

el Congreso era querida por el Rey, la mandaba el capitán general de la Tercera

Región Militar y el general Armada en Madrid

Esto ocurrió ya dentro del Palacio de las Cortes

Fiscal - ¿Qué misión se le encomendó a usted?

Carricondo - Que no dejara salir a nadie de la planta de arriba del Congreso de

los Diputados, salvo orden en contrario

Fiscal — ¿Se enteró usted del bando difundido en Valencia por el teniente

general Milans del Bosch?

Carricondo - No

Fiscal - ¿Y del mensaje de Su Majestad el Rey?

Carricondo — No

Fiscal — Y si le dijo su capitán que el servicio era querido por el Rey, ¿no

sintió curiosidad por conocer el mensaje de Su Majestad?

Carricondo — Mi capitán me dijo que me quedara en la planta de arriba del

Congreso de ¡os Diputados, y que no bajara bajo ningún concepto, yo ignoraba,

además, si el Rey iba a dirigir o no un mensaje

«Mi primer servicio»

El abogado Santiago Segura, defensor del teniente Carricondo, le preguntó más

adelante

Segura — ¿Qué opinión le merece el capitán Muñecas?

Carricondo - Es un excelente oficial, con gran prestigio en la Guardia Civil y

que se hace querer y respetar.

-Segura - ¿Siguió usted en todo momento las órdenes que le dio su capitán el 23

de febrero?

Carricondo - Sí Además era el primer servicio de mi vida.

 

< Volver